/ miércoles 15 de septiembre de 2021

Todo el mundo es tu maestro | La riqueza de la migración

Dejar el lugar de residencia en busca de mejores oportunidades no sólo es un derecho natural e inalienable, también es la causa de nuestra evolución como especie. Además de que ampliar horizontes puede ser muy divertido e interesante. A mayor migración, mayor conocimiento y más desarrollo. Por ejemplo Estados Unidos tiene la capacidad de ser líder en cuanto a desarrollo científico y tecnológico gracias a que es un país de migrantes, grandes mentes maestras desarrollarán su trabajo en E.U.A. Y fueron migrantes, solo por nombrar unos pocos de millones: Nicolas Tesla, Tomas Alva Edison, Albert Einstein, la lista continúa grandísima hasta nuestros días, solo que ya no son en su mayoría europeos, sino qué hay una gran cantidad de asiáticos, hindúes, latinos, entre otros de cada rincón del planeta.

La historia no miente en cuanto a que el origen de las civilizaciones se basa en la migración. Los seres humanos migran en busca de mejores condiciones de vida.

Los primeros grupos de humanos en movimiento comenzaron a desplazarse siguiendo el cauce de los ríos. El agua es vida. La otra fuente de vida es la agricultura que finalmente depende del agua y en gran medida del clima. Se comenzó siguiendo ríos.

Los grupos humanos se extendieron por la gran masa euroasiática de lado a lado, de océano a océano, con muchísima menos variación climática, lo cual facilitaba la migración, en cambio en América que fue de Norte a Sur, donde además las cadenas montañosas lo impidieron de costa a costa, la migración se complicó y quedaron más aislados.

La población aumentó más rápido en el primer caso, pues los individuos dejaron más pronto su aislamiento y comenzaron a COMPARTIR, no siempre por la buena, pero no hubo más que compartir primero ideas y conocimiento, luego semillas, animales, herramientas, descubrimientos y bacterias.

Las civilizaciones Americanas estuvieron más aisladas, por eso que cuando llegan los españoles lo primero que empieza a matar a los indígenas son las bacterias que trajeron del viejo mundo. La viruela, el sarampión, la peste bubónica, la difteria, el tifus, la escarlatina, la varicela, la fiebre amarilla… todas ellas eran enfermedades con las que los indígenas nunca habían tenido contacto y que, por lo tanto, no habían tenido posibilidad de desarrollar inmunidad contra ellas.

Los europeos se sintieron superiores sin embargo ni siquiera cabe hablar de superioridad o inferioridad con base a conceptos europeos, pues cada civilización se desarrolla como su entorno lo exige y lo permite.

La migración genera intercambio de conocimientos y de ideas, por lo tanto propicia el desarrollo. La mayor parte de las migraciones en la historia de la humanidad fueron espontáneas, sin que un grupo supiera a dónde iba a ciencia cierta; pero la migración hacia América fueron realizadas con conocimiento de causa, los dos principales grupos que fueron los Españoles y los Ingleses, principalmente, sabían lo que querían, venían a enriquecerse. Aquí también influyeron de manera determinantes los paquetes de ideas del hispano católico medieval y del anglosajón protestante y moderno.

Los españoles trajeron la Edad Media y la prolongaron 300 años en América. Mientras que los anglosajones venían huyendo de las viejas ideas. Y ellos sí que hicieron muy nueva la parte del nuevo mundo que les tocó habitar. La historia es un tanto sarcástica y como es escrita por los ganadores debemos tomar nuestras precauciones para que la tiranía de las ideas no nos infecte, porque “cada vez que un ser humano rompe las estructuras y sale de la prisión de la identidad es una buena noticia”. (Zunzunegui Juan Miguel).

Adalberto Gutiérrez Chávez | Ing. Agrónomo

Dejar el lugar de residencia en busca de mejores oportunidades no sólo es un derecho natural e inalienable, también es la causa de nuestra evolución como especie. Además de que ampliar horizontes puede ser muy divertido e interesante. A mayor migración, mayor conocimiento y más desarrollo. Por ejemplo Estados Unidos tiene la capacidad de ser líder en cuanto a desarrollo científico y tecnológico gracias a que es un país de migrantes, grandes mentes maestras desarrollarán su trabajo en E.U.A. Y fueron migrantes, solo por nombrar unos pocos de millones: Nicolas Tesla, Tomas Alva Edison, Albert Einstein, la lista continúa grandísima hasta nuestros días, solo que ya no son en su mayoría europeos, sino qué hay una gran cantidad de asiáticos, hindúes, latinos, entre otros de cada rincón del planeta.

La historia no miente en cuanto a que el origen de las civilizaciones se basa en la migración. Los seres humanos migran en busca de mejores condiciones de vida.

Los primeros grupos de humanos en movimiento comenzaron a desplazarse siguiendo el cauce de los ríos. El agua es vida. La otra fuente de vida es la agricultura que finalmente depende del agua y en gran medida del clima. Se comenzó siguiendo ríos.

Los grupos humanos se extendieron por la gran masa euroasiática de lado a lado, de océano a océano, con muchísima menos variación climática, lo cual facilitaba la migración, en cambio en América que fue de Norte a Sur, donde además las cadenas montañosas lo impidieron de costa a costa, la migración se complicó y quedaron más aislados.

La población aumentó más rápido en el primer caso, pues los individuos dejaron más pronto su aislamiento y comenzaron a COMPARTIR, no siempre por la buena, pero no hubo más que compartir primero ideas y conocimiento, luego semillas, animales, herramientas, descubrimientos y bacterias.

Las civilizaciones Americanas estuvieron más aisladas, por eso que cuando llegan los españoles lo primero que empieza a matar a los indígenas son las bacterias que trajeron del viejo mundo. La viruela, el sarampión, la peste bubónica, la difteria, el tifus, la escarlatina, la varicela, la fiebre amarilla… todas ellas eran enfermedades con las que los indígenas nunca habían tenido contacto y que, por lo tanto, no habían tenido posibilidad de desarrollar inmunidad contra ellas.

Los europeos se sintieron superiores sin embargo ni siquiera cabe hablar de superioridad o inferioridad con base a conceptos europeos, pues cada civilización se desarrolla como su entorno lo exige y lo permite.

La migración genera intercambio de conocimientos y de ideas, por lo tanto propicia el desarrollo. La mayor parte de las migraciones en la historia de la humanidad fueron espontáneas, sin que un grupo supiera a dónde iba a ciencia cierta; pero la migración hacia América fueron realizadas con conocimiento de causa, los dos principales grupos que fueron los Españoles y los Ingleses, principalmente, sabían lo que querían, venían a enriquecerse. Aquí también influyeron de manera determinantes los paquetes de ideas del hispano católico medieval y del anglosajón protestante y moderno.

Los españoles trajeron la Edad Media y la prolongaron 300 años en América. Mientras que los anglosajones venían huyendo de las viejas ideas. Y ellos sí que hicieron muy nueva la parte del nuevo mundo que les tocó habitar. La historia es un tanto sarcástica y como es escrita por los ganadores debemos tomar nuestras precauciones para que la tiranía de las ideas no nos infecte, porque “cada vez que un ser humano rompe las estructuras y sale de la prisión de la identidad es una buena noticia”. (Zunzunegui Juan Miguel).

Adalberto Gutiérrez Chávez | Ing. Agrónomo