/ domingo 27 de septiembre de 2020

Don Manuel lleva cerca de 30 años como vendedor ambulante

Empaqueta chile en bolsas de plástico para lograr captar la atención de los transeúntes, quienes son sus principales clientes potenciales

De a cincuenta la bolsita, ¡llévele, llévele!. Don Manuel Vázquez oferta chile del árbol, ajo y especias en la calle Colegio en la zona centro de la ciudad, desde hace tres décadas.

RECIBE LAS NOTICIAS DE PORTADA DE PARRAL, CHIHUAHUA Y JUÁREZ ANTES QUE NADIE EN TU EMAIL, ¡SUSCRÍBETE GRATIS!

Don Manuel es un vendedor ambulante de 68 años, y se ha dedicado casi la mitad de su vida a ganarse unos pesos vendiendo productos de temporada en el centro de la ciudad.

Dependiendo de la época del año, los productos que se encuentran disponibles también son manzanas, frijol e incluso miel de abeja.

De esta manera, empaqueta los productos en bolsas de plástico para lograr captar la atención de los transeúntes, quienes son sus clientes potenciales.

Mencionó que en la actualidad ya no sólo las mujeres realizan sus compras, puesto que ahora les vende a todos, desde jóvenes y pequeños hasta mujeres y hombres.

Para él, ya es una tradición acudir a su punto de venta, donde incluso comentó que ya tiene clientes que acuden porque saben que se pone allí.

Ante la pandemia de Covid-19, aseguró que su economía no se ha visto tan tocada, pues las ventas de sus productos no han disminuido dado que no son alimentos que se consideren caros.

En este sentido, detalló que en un buen día ha llegado hasta sacar un aproximado de 300 pesos, sin embargo, varía la ganancia, dependiendo de factores como la fecha, el clima y hasta la temporada del año por la que se atraviese.

De a cincuenta la bolsita, ¡llévele, llévele!. Don Manuel Vázquez oferta chile del árbol, ajo y especias en la calle Colegio en la zona centro de la ciudad, desde hace tres décadas.

RECIBE LAS NOTICIAS DE PORTADA DE PARRAL, CHIHUAHUA Y JUÁREZ ANTES QUE NADIE EN TU EMAIL, ¡SUSCRÍBETE GRATIS!

Don Manuel es un vendedor ambulante de 68 años, y se ha dedicado casi la mitad de su vida a ganarse unos pesos vendiendo productos de temporada en el centro de la ciudad.

Dependiendo de la época del año, los productos que se encuentran disponibles también son manzanas, frijol e incluso miel de abeja.

De esta manera, empaqueta los productos en bolsas de plástico para lograr captar la atención de los transeúntes, quienes son sus clientes potenciales.

Mencionó que en la actualidad ya no sólo las mujeres realizan sus compras, puesto que ahora les vende a todos, desde jóvenes y pequeños hasta mujeres y hombres.

Para él, ya es una tradición acudir a su punto de venta, donde incluso comentó que ya tiene clientes que acuden porque saben que se pone allí.

Ante la pandemia de Covid-19, aseguró que su economía no se ha visto tan tocada, pues las ventas de sus productos no han disminuido dado que no son alimentos que se consideren caros.

En este sentido, detalló que en un buen día ha llegado hasta sacar un aproximado de 300 pesos, sin embargo, varía la ganancia, dependiendo de factores como la fecha, el clima y hasta la temporada del año por la que se atraviese.