/ domingo 28 de abril de 2024

Alternancia del poder en Chihuahua, así se vivió en 1983 y 1986

En el año 1983, en Chihuahua se produjo un cambio trascendental en el ámbito político con la irrupción de la oposición, particularmente del Partido Acción Nacional

Memorias de Chihuahua

En el año 1983, en Chihuahua se produjo un cambio trascendental en el ámbito político con la irrupción de la oposición, particularmente del Partido Acción Nacional (PAN), que logró por primera vez conquistar una cantidad considerable de presidencias municipales en áreas clave del estado como Juárez, Delicias e Hidalgo del Parral, marcando asi la alternancia del poder. Además, municipios como Camargo, Casas Grandes, Nuevo Casas Grandes, Meoqui y Saucillo también se sumaron a la lista de triunfos del PAN en esta histórica jornada electoral.

Durante este proceso, el Partido Revolucionario Institucional (PRI) impugnó los resultados de las elecciones en Juárez, Nuevo Casas Grandes, Saucillo e Hidalgo del Parral, desencadenando tensiones y disputas. Finalmente, el PRI y el gobierno estatal, liderado por el gobernador del estado Óscar Ornelas, reconocieron las victorias del PAN en la mayoría de los municipios impugnados, a excepción de Nuevo Casas Grandes y Madera. Este desacuerdo condujo a la convocatoria de una elección extraordinaria al año siguiente, en la que el PRI ganó en Madera, mientras que la alcaldía de Nuevo Casas Grandes permaneció desierta durante todo el período, siendo dirigida únicamente por el presidente del concejo municipal, Florentino Ávila.

La situación en el estado de Chihuahua alcanzó tal nivel de tensión que provocó una reprimenda al estilo priista por parte del presidente de la República, Miguel de la Madrid Hurtado, y del líder de la Confederación de Trabajadores de México, Fidel Velázquez. Ambos dirigentes exigieron una limpia total dentro del PRI y criticaron severamente al gobernador Oscar Ornelas Kuchle, a quien señalaron de ser un gobernante alineado con el PAN y los intereses económicos locales, llegando a denominarlo como un "desgobernador".

El 12 de septiembre de ese mismo año, Fidel Velázquez expresó a la prensa la necesidad de despojar a Chihuahua de sus poderes gubernamentales "simplemente porque no hay gobierno". En respuesta, el Comité Directivo Estatal del PRI emitió al día siguiente un comunicado oficial llamando a la unidad de los chihuahuenses y solicitando lealtad al Poder Ejecutivo del estado esto parecía una súplica de respeto al gobernador.

Finalmente, el 19 de septiembre de 1985, el gobernador Ornelas tras la presión de la cúpula de su propio partido presentó ante el Congreso de Chihuahua una solicitud de licencia por tiempo indefinido, lo que en la práctica significaba su renuncia definitiva al cargo. El Congreso aceptó la petición de renuncia y designó como gobernador interino al tesorero estatal, Saúl González Herrera. Sin embargo, los diputados del PAN, señalaron que la decisión de aceptar la renuncia equivaldría ceder al chantaje de Fidel Velázquez, considerándola una imposición que atentaba directamente contra la soberanía de Chihuahua.

De esta forma quedaba claro que la política chihuahuense se manejaba desde Los Pinos, ya con los ojos del sistema político mexicano de esa época puestos en el estado de Chihuahua parecía haber una regresión política el PRI por medio del del secretario de gobernación de ese momento Manuel Barlett había puesto en práctica un sistema de fraude electoral en el estado para garantizar la contienda del 1986, en donde la elección del candidato Fernando Baeza Meléndez, asumió la gubernatura en un contexto electoral que suscitó numerosas sospechas. Durante esta elección, el PRI fue fuertemente señalado por fraude electoral por parte del candidato del PAN, Francisco Barrio Terrazas. Incluso se llegaron a registrar huelgas de hambre, y el comité estatal del PAN decidió no ocupar los puestos plurinominales que les correspondían, la única victoria del Partido de Acción Nacional la tuvo el municipio de Nuevo Casas Grandes, donde el doctor Salvador Bautista del PAN fue elegido como presidente municipal para el período 1986-1989. Bautista convocó a un plebiscito para ratificar su elección, lo que provocó un distanciamiento entre el PAN y el alcalde al momento de asumir el cargo por no seguir la decisión del partido de no tomar ningún puesto público.

Aunque el artículo 115 de la Constitución, referente al municipalismo y aprobado en febrero de 1983, establecía las bases legales para que el gobernador Fernando Baeza se negara a transferir el control de la Junta Municipal de Agua y el departamento de tránsito al municipio de oposición, el gobernador decidió finalmente otorgar esta facultad al alcalde, lo que contribuyó a crear un clima de paz en la región.

Las elecciones de 1983 y 1986 en Chihuahua marcaron un antes y un después en la historia política del estado, evidenciando tanto la emergencia de la alternancia como los desafíos y disputas que acompañaron este proceso de cambio. No sería hasta las elecciones del 1992 que Chihuahua vería a un gobernador de la oposición con el triunfo de Francisco Barrio terrazas.

En colaboración con Cesar M. Fernández

Facebook: Archivo Histórico Municipal NCG

Memorias de Chihuahua

En el año 1983, en Chihuahua se produjo un cambio trascendental en el ámbito político con la irrupción de la oposición, particularmente del Partido Acción Nacional (PAN), que logró por primera vez conquistar una cantidad considerable de presidencias municipales en áreas clave del estado como Juárez, Delicias e Hidalgo del Parral, marcando asi la alternancia del poder. Además, municipios como Camargo, Casas Grandes, Nuevo Casas Grandes, Meoqui y Saucillo también se sumaron a la lista de triunfos del PAN en esta histórica jornada electoral.

Durante este proceso, el Partido Revolucionario Institucional (PRI) impugnó los resultados de las elecciones en Juárez, Nuevo Casas Grandes, Saucillo e Hidalgo del Parral, desencadenando tensiones y disputas. Finalmente, el PRI y el gobierno estatal, liderado por el gobernador del estado Óscar Ornelas, reconocieron las victorias del PAN en la mayoría de los municipios impugnados, a excepción de Nuevo Casas Grandes y Madera. Este desacuerdo condujo a la convocatoria de una elección extraordinaria al año siguiente, en la que el PRI ganó en Madera, mientras que la alcaldía de Nuevo Casas Grandes permaneció desierta durante todo el período, siendo dirigida únicamente por el presidente del concejo municipal, Florentino Ávila.

La situación en el estado de Chihuahua alcanzó tal nivel de tensión que provocó una reprimenda al estilo priista por parte del presidente de la República, Miguel de la Madrid Hurtado, y del líder de la Confederación de Trabajadores de México, Fidel Velázquez. Ambos dirigentes exigieron una limpia total dentro del PRI y criticaron severamente al gobernador Oscar Ornelas Kuchle, a quien señalaron de ser un gobernante alineado con el PAN y los intereses económicos locales, llegando a denominarlo como un "desgobernador".

El 12 de septiembre de ese mismo año, Fidel Velázquez expresó a la prensa la necesidad de despojar a Chihuahua de sus poderes gubernamentales "simplemente porque no hay gobierno". En respuesta, el Comité Directivo Estatal del PRI emitió al día siguiente un comunicado oficial llamando a la unidad de los chihuahuenses y solicitando lealtad al Poder Ejecutivo del estado esto parecía una súplica de respeto al gobernador.

Finalmente, el 19 de septiembre de 1985, el gobernador Ornelas tras la presión de la cúpula de su propio partido presentó ante el Congreso de Chihuahua una solicitud de licencia por tiempo indefinido, lo que en la práctica significaba su renuncia definitiva al cargo. El Congreso aceptó la petición de renuncia y designó como gobernador interino al tesorero estatal, Saúl González Herrera. Sin embargo, los diputados del PAN, señalaron que la decisión de aceptar la renuncia equivaldría ceder al chantaje de Fidel Velázquez, considerándola una imposición que atentaba directamente contra la soberanía de Chihuahua.

De esta forma quedaba claro que la política chihuahuense se manejaba desde Los Pinos, ya con los ojos del sistema político mexicano de esa época puestos en el estado de Chihuahua parecía haber una regresión política el PRI por medio del del secretario de gobernación de ese momento Manuel Barlett había puesto en práctica un sistema de fraude electoral en el estado para garantizar la contienda del 1986, en donde la elección del candidato Fernando Baeza Meléndez, asumió la gubernatura en un contexto electoral que suscitó numerosas sospechas. Durante esta elección, el PRI fue fuertemente señalado por fraude electoral por parte del candidato del PAN, Francisco Barrio Terrazas. Incluso se llegaron a registrar huelgas de hambre, y el comité estatal del PAN decidió no ocupar los puestos plurinominales que les correspondían, la única victoria del Partido de Acción Nacional la tuvo el municipio de Nuevo Casas Grandes, donde el doctor Salvador Bautista del PAN fue elegido como presidente municipal para el período 1986-1989. Bautista convocó a un plebiscito para ratificar su elección, lo que provocó un distanciamiento entre el PAN y el alcalde al momento de asumir el cargo por no seguir la decisión del partido de no tomar ningún puesto público.

Aunque el artículo 115 de la Constitución, referente al municipalismo y aprobado en febrero de 1983, establecía las bases legales para que el gobernador Fernando Baeza se negara a transferir el control de la Junta Municipal de Agua y el departamento de tránsito al municipio de oposición, el gobernador decidió finalmente otorgar esta facultad al alcalde, lo que contribuyó a crear un clima de paz en la región.

Las elecciones de 1983 y 1986 en Chihuahua marcaron un antes y un después en la historia política del estado, evidenciando tanto la emergencia de la alternancia como los desafíos y disputas que acompañaron este proceso de cambio. No sería hasta las elecciones del 1992 que Chihuahua vería a un gobernador de la oposición con el triunfo de Francisco Barrio terrazas.

En colaboración con Cesar M. Fernández

Facebook: Archivo Histórico Municipal NCG

Parral

Este jueves el “Homenaje a José Alfredo Jiménez” en el Foro Villista de Parral

Unirán sus talentos para disfrutar de una velada inolvidable, los músicos de la Orquesta Filarmónica del Estado de Chihuahua (OFECh), el barítono Juan Carlos Heredia, el grupo Los Titos y el Mariachi San José 2000

Doble Vía

¿En qué cambio? Así lucía la calle Jesús García hace 100 años en Parral

La famosa avenida fue conocida como Arroyo de la Viborilla, Del Canal y 14 de Julio, mantiene su esencia como zona comercial, pero ahora en la modernidad de sus edificios dejando atrás los de la época colonial

Parral

Vaqueros y vaqueras disfrutan del Rodeo Botas Rotas en el Lienzo Charro

Cientos de turistas y parralenses sacaron sus botas para disfrutar de una tarde increíble, esperando la presentación del grupo country "8 Segundos"

Doble Vía

Jornadas Villistas: ¿Cuándo y dónde será el Sotol Literario en Parral?

Conoce todo sobre esta bebida de carácter fuerte, su gradación va de 38 a 45 por ciento de alcohol, con un sabor ahumado que recuerda leña y tierra

Chihuahua

Continúa Fiscalía Anticorrupción con análisis de lo asegurado en alcaldía de El Oro

La carpeta de investigación se abrió luego de que la Auditoría Superior del Estado presentará la denuncia por hechos ocurridos en el año 2022

Parral

Vive la Feria de las Jornadas Villistas 2024 hasta el 21 de julio

Disfruta de 20 emocionantes juegos mecánicos en la explanada de Mina La Prieta, en horario de seis de la tarde a las 23:00 de lunes a viernes y hasta 00:00 horas el fin de semana