/ miércoles 13 de diciembre de 2023

Una despensa para Navidad, es todo lo que desea la señora Dolores

La señora Dolores y su esposo Abelardo desean obtener una despensa y una alacena para esta Navidad, pues su condición no les permite obtener más de lo que tiene

Ante la aproximación de la Navidad, una celebración en donde las familias suelen reunirse para compartir y disfrutar de los recuerdos, hay quienes debido a las condiciones económicas, familiares y sociales, es un día más, tal es el caso de la señora Dolores, quien ha tenido que enfrentar la lastimosa muerte de un hijo, que con la época se vuelve más nostálgica; sin embargo, junto a su esposo Abelardo Salinas, todos los fines de semana, a las afueras de su vivienda, colocan un bazar en donde encuentran su sustento, a pesar del paso del tiempo y de las enfermedades se dedica a limpiar casas por la mañana con lo cual logran “vivir al día”.

Recibe las noticias más importantes directo a tu WhatsApp

En una casa de color verde, ubicada en la calle 10 de Junio, de la colonia Emiliano Zapata, radican la señora Dolores Herrera, de 73 años y su esposo Abelardo, de 58 años, quienes han permanecido juntos a lo largo de ocho años, y a pesar de que dicha casa no es su propiedad, han hecho de ella su hogar.

Al ingresar a la vivienda se siente el frío que trae consigo la temporada; sin embargo, para poder mitigarlo en su pequeña recámara, se ubica un calentón de leña, y un pequeño televisor en donde al término de la jornada laboral se toman un descanso.

La señora Dolores comentó que una de sus principales deseos es una despensa, con la que puedan alimentarse ella y su esposo, ya que ante el descenso de temperaturas y debido a un dolor de una pierna, se le complica poder salir a trabajar.

Sin duda, algo con lo cual batalla es con la estufa en donde prepara sus alimentos, ya que las placas con las que cuenta solo funcionan dos, debido a que este insumo tan indispensable la adquirieron ya usada.

Mi esposo no tiene trabajo fijo porque yo me enfermo seguido, y él es el que me lleva a las casas a donde tengo que trabajar, y muchas veces, aunque el dolor que me da es intenso, no podemos dejar de buscar el sustento diario porque si no, pues no tenemos qué comer”, refirió Dolores.

Foto: Alejandra Pérez | El Sol de Parral

Su esposo argumentó que otra de las necesidades que tienen es una alacena en donde poder guardar los pocos productos que logran obtener al día, ya que debido a su condición económica y física, no les permite obtener más de lo que quisieran.

Aunado a los trabajos de limpieza que realizan en las casas, todos los sábados y domingos improvisan una pequeña mesa de madera que colocan afuera de su hogar, en donde ponen en venta ropa, con la esperanza de poder obtener dinero extra para cualquier emergencia que pudiera presentarse.

A pesar de las dificultades que la propia vida les presenta, a quienes llegan a su hogar lo reciben con alegría, ofreciendo un poco de lo que consiguen con sacrificio al día, pero con la esperanza de que las personas se sientan cómodas en su hogar.

Puedes leer: Desea don Lorenzo un comedor para su esposa Soco esta Navidad

La señora Dolores tuvo cinco hijos a quienes recuerda con cariño; sin embargo, cada uno de ellos ha hecho de su vida un propio proyecto, en donde en ocasiones les es imposible poder visitarla y estar juntos como “antes”.

Dolores ha enfrentado en dos ocasiones la incertidumbre por sus hijos, ya que uno de ellos, a los 14 años, sufrió quemaduras de tercer grado, afortunadamente logró salir adelante; sin embargo, el proceso para su rehabilitación fue difícil, ya que tuvo que dejar de trabajar para estar pendiente de él, por lo que la situación se complicó debido a que faltaba el alimento para todos.

Foto: Alejandra Pérez | El Sol de Parral

Al paso de los años, otro de sus hijos desafortunadamente sufrió una embolia, quedando totalmente bajo la responsabilidad de la señora Dolores, quien se encargó de darle los debidos cuidados y buscar por todos los medios que esto pudiera revertirse.

Él dependía completamente de mí, el mismo médico que lo atendió me dijo que si yo estaba dispuesta a cuidarlo por lo difícil de su condición, pero era mi hijo, no podía dejarlo que se quedara así, como su madre busqué por todos los medios se recuperara, pero debido a sus limitaciones, de repente ya no quiso nada y murió”, declaró.

➡️ Recibe las noticias más relevantes de Chihuahua, Juárez y Parral directo a tu correo electrónico. ¡Suscríbete a nuestro Newsletter!

Por su parte, el señor Abelardo comentó “a pesar del frío, todos los días nos levantamos muy tempranito para irnos a trabajar, a las casas a donde ella va yo recojo la basura, le ayudo a barrer y en ocasiones ahí nos dan de comer y con eso duramos todo el día, pero Dios siempre nos da que comer y no nos preocupamos”.

Ante la aproximación de la Navidad, una celebración en donde las familias suelen reunirse para compartir y disfrutar de los recuerdos, hay quienes debido a las condiciones económicas, familiares y sociales, es un día más, tal es el caso de la señora Dolores, quien ha tenido que enfrentar la lastimosa muerte de un hijo, que con la época se vuelve más nostálgica; sin embargo, junto a su esposo Abelardo Salinas, todos los fines de semana, a las afueras de su vivienda, colocan un bazar en donde encuentran su sustento, a pesar del paso del tiempo y de las enfermedades se dedica a limpiar casas por la mañana con lo cual logran “vivir al día”.

Recibe las noticias más importantes directo a tu WhatsApp

En una casa de color verde, ubicada en la calle 10 de Junio, de la colonia Emiliano Zapata, radican la señora Dolores Herrera, de 73 años y su esposo Abelardo, de 58 años, quienes han permanecido juntos a lo largo de ocho años, y a pesar de que dicha casa no es su propiedad, han hecho de ella su hogar.

Al ingresar a la vivienda se siente el frío que trae consigo la temporada; sin embargo, para poder mitigarlo en su pequeña recámara, se ubica un calentón de leña, y un pequeño televisor en donde al término de la jornada laboral se toman un descanso.

La señora Dolores comentó que una de sus principales deseos es una despensa, con la que puedan alimentarse ella y su esposo, ya que ante el descenso de temperaturas y debido a un dolor de una pierna, se le complica poder salir a trabajar.

Sin duda, algo con lo cual batalla es con la estufa en donde prepara sus alimentos, ya que las placas con las que cuenta solo funcionan dos, debido a que este insumo tan indispensable la adquirieron ya usada.

Mi esposo no tiene trabajo fijo porque yo me enfermo seguido, y él es el que me lleva a las casas a donde tengo que trabajar, y muchas veces, aunque el dolor que me da es intenso, no podemos dejar de buscar el sustento diario porque si no, pues no tenemos qué comer”, refirió Dolores.

Foto: Alejandra Pérez | El Sol de Parral

Su esposo argumentó que otra de las necesidades que tienen es una alacena en donde poder guardar los pocos productos que logran obtener al día, ya que debido a su condición económica y física, no les permite obtener más de lo que quisieran.

Aunado a los trabajos de limpieza que realizan en las casas, todos los sábados y domingos improvisan una pequeña mesa de madera que colocan afuera de su hogar, en donde ponen en venta ropa, con la esperanza de poder obtener dinero extra para cualquier emergencia que pudiera presentarse.

A pesar de las dificultades que la propia vida les presenta, a quienes llegan a su hogar lo reciben con alegría, ofreciendo un poco de lo que consiguen con sacrificio al día, pero con la esperanza de que las personas se sientan cómodas en su hogar.

Puedes leer: Desea don Lorenzo un comedor para su esposa Soco esta Navidad

La señora Dolores tuvo cinco hijos a quienes recuerda con cariño; sin embargo, cada uno de ellos ha hecho de su vida un propio proyecto, en donde en ocasiones les es imposible poder visitarla y estar juntos como “antes”.

Dolores ha enfrentado en dos ocasiones la incertidumbre por sus hijos, ya que uno de ellos, a los 14 años, sufrió quemaduras de tercer grado, afortunadamente logró salir adelante; sin embargo, el proceso para su rehabilitación fue difícil, ya que tuvo que dejar de trabajar para estar pendiente de él, por lo que la situación se complicó debido a que faltaba el alimento para todos.

Foto: Alejandra Pérez | El Sol de Parral

Al paso de los años, otro de sus hijos desafortunadamente sufrió una embolia, quedando totalmente bajo la responsabilidad de la señora Dolores, quien se encargó de darle los debidos cuidados y buscar por todos los medios que esto pudiera revertirse.

Él dependía completamente de mí, el mismo médico que lo atendió me dijo que si yo estaba dispuesta a cuidarlo por lo difícil de su condición, pero era mi hijo, no podía dejarlo que se quedara así, como su madre busqué por todos los medios se recuperara, pero debido a sus limitaciones, de repente ya no quiso nada y murió”, declaró.

➡️ Recibe las noticias más relevantes de Chihuahua, Juárez y Parral directo a tu correo electrónico. ¡Suscríbete a nuestro Newsletter!

Por su parte, el señor Abelardo comentó “a pesar del frío, todos los días nos levantamos muy tempranito para irnos a trabajar, a las casas a donde ella va yo recojo la basura, le ayudo a barrer y en ocasiones ahí nos dan de comer y con eso duramos todo el día, pero Dios siempre nos da que comer y no nos preocupamos”.

Policiaca

Extraoficialmente reportan tres lesionados por enfrentamiento armado en Allende

Fueron dejados por personas armadas en el hospital del municipio, los cuales huyeron con rumbo desconocido; lesionados fueron trasladados por seguridad

Parral

Tanque de 30 kilogramos de gas LP costará casi 600 pesos en Parral

Tras mantenerse en 19.13 pesos el kilogramo, a partir de mañana el valor del energético será de 19.91

Delicias

Murciélagos: Aliados de agricultores del centro-sur del estado, ¡polinizan y eliminan plagas!

Las especies que habitan en esta región del estado, son los principales depredadores del gusano cogollero, el cual afectó a la cosecha de maíz hace dos años

Parral

¿Eres comerciante? Solicita stands para la venta en Jornadas Villistas

El alcalde César Peña Valles informó que son más de 200 espacios con los que se cuenta en la mina La Prieta