/ domingo 1 de noviembre de 2020

Los Seremos, tradición centenaria y mítica del Valle de Allende

Una de las tradiciones vivas, considerada única en el país, dedicada a venerar a los Angelitos el día de Todos los Santos, interrumpida por la pandemia

El Valle de Allende, originalmente llamado Valle de San Bartolomé, fundado por la orden franciscana en 1563, es uno de los pueblos más antiguos del estado de Chihuahua y un acérrimo preservador de su arquitectura colonial, riqueza cultural, tradiciones y costumbres a través de los siglos.

RECIBE LAS NOTICIAS DE PORTADA DE PARRAL, CHIHUAHUA Y JUÁREZ ANTES QUE NADIE EN TU EMAIL, ¡SUSCRÍBETE GRATIS!

Foto: Archivo | El Sol de Parral

Una de esas tradiciones vivas, considerada única en el país, es Los Seremos, práctica dedicada a venerar a los Angelitos el día de Todos los Santos, la noche del 01 de Noviembre de cada año, y que en esta ocasión ha sido interrumpida por primera vez desde hace casi tres siglos.

Este 2020 se convirtió en un año para todos inolvidable, que sin duda marcará nuestras vidas para siempre debido al brote de la trágica pandemia del Covid-19 en nuestro país. Fue precisamente el 21 de mayo del presente, cuando se rumoraba de un caso sospechoso en el Valle de Allende, mismo que al siguiente día fuera confirmado por las autoridades de salud como el primer contagio de Coronavirus registrado en ese poblado.

Foto: Archivo | El Sol de Parral

Este año, los majestuosos árboles que cubren esta tierra bendita, las principales calles del pueblo, las plazas y sus habitantes, serán testigos de cómo, por primera vez en generaciones, se suspenderá esta tradicional celebración en la que los niños piden dulces de casa en casa entonando un cántico que resuena por los viejos paredones de adobe, en la víspera del Día de Muertos.

Cuenta el señor Atanasio Rodríguez Rodríguez, quien ha laborado cerca de 40 años en la parroquia de la Santísima Virgen del Rosario, cómo fue el origen de Los Seremos en este lugar.

“… En Valle de San Bartolomé, desde su fundación existieron varias cofradías, que se erigieron apoyadas en las dichas fincas piadosas que se imponían a las que, por merced real, por adquisición de tierras o haciendas eran dueños de bienes.

Foto: Cortesía | Débora Armendáriz

Había Congregaciones de la Purísima Concepción, la Virgen María, Virgen de los Dolores, Virgen del Rosario, del Santísimo Sacramento y Las Ánimas del Purgatorio.

La advocación de Las Ánimas Benditas del Purgatorio, ocupada el mayor acervo religioso de los pobladores, por ello estaba muy bien organizada con sus mayordomos, quienes ordenaban las misas, procesiones, los curas y diáconos.

Foto: Cortesía | Débora Armendáriz

El dato más antiguo se encuentra en el libro de Cofradías del Archivo Parroquial donde claramente señala que en el año 1730, bajo la guía del Bachiller Dr. Dn. Antonio Joseph Melo, se dispuso que –intermisarum- (en el transcurso de la misa) se realizaban rifas de sufragios para parientes difuntos, cuyo costo del numero era de dos reales y así eran muchas las misas que se celebraban en la función de las Benditas Ánimas del Purgatorio (Día de los fieles difuntos). A mediados del siglo XVIII las Cofradías fueron yendo a menos, algunas desaparecieron a pesar del esfuerzo de sus mayordomos.

Foto: Archivo | El Sol de Parral

Así que hubo necesidad de pedir limosnas, ya que las estancias y haciendas se fueron quedando pobres, los mayordomos decidieron invitar a colaborar y organizaban grupos que salían las vísperas del día de la función de las Ánimas a pedir de casa en casa por ser día de Todos los Santos (Día de los Angelitos).

Todos los participantes llevaban velas encendidas y un pequeño catafalco (féretro) el que colocaban en la entrada de la casa, los rezos los hacían con profundo respeto.”

Foto: Cortesía | Comunicación Social de Allende

Actualmente, los pequeños forman grupos de siete u ocho, se preparan con un tapete, sábana blanca, vela, crucifijo, una campana o un bote con piedras y una bolsa grande para recibir los obsequios.

Provistos de lo anterior, se disponen a recorrer las calles del pueblo, deteniéndose en las casas donde los estarán esperando con la puerta abierta y la luz encendida aguardando la llegada de la procesión infantil que realizará una escenificación de la muerte donde uno de los niños será el angelito muerto que, tras recostarse sobre el tapete, sus compañeros lo cubren con la sábana blanca y con sus manitas a la altura del pecho sostiene una vela encendida, el crucifijo sobre su tórax, mientras el resto de los niños se hincan alrededor, se persignan, rezan un Padre Nuestro y un Ave María, para concluir con el singular canto de Los Seremos:

Angelitos somos

del cielo bajamos

a pedir limosna

y no nos dan

¡Puertas y ventanas

nos las pagarán!

Seremos, seremos

¡Calabacitas queremos!

Foto: Archivo | El Sol de Parral

El niño que porta la campana la hará sonar lo más fuerte posible en los últimos versos, para hacer más significativa la escenificación. Una vez terminado el acto todos los pequeños se levantan y el encargado de la bolsa se dispondrá a recibir la recompensa que va desde: dulces, galletas, paletas, chocolates, chicles, cacahuates, naranjas, manzanas u otras frutas de la estación.

Gracias a los 300 años haciendo historia como una tradición única en su tipo en todo el mundo, fue así que el día 9 de febrero de 2012, la Secretaría de Cultura nombró esta fiesta como “Patrimonio Cultural Inmaterial del municipio de Allende”, a manera de salvaguardar la celebración del peligro que representa la creciente expansión de la tradición anglosajona de Halloween.

Pese a los esfuerzos de los mismos pobladores por preservar su folclor, así como su tricentenaria tradición, por primera vez en la historia, Los Seremos, al igual que todos los festejos unidos al Día de Muertos fueron interrumpidos por disposición oficial, luego de las restricciones impuestas por Gobierno del Estado ante el inminente peligro que ha significado la pandemia del coronavirus.

El riesgo de esta tradición es inminente, sobre todo ante el crecimiento de las nuevas generaciones y la globalización cultural que ha significado la era de la información. Mientras Chihuahua permanece en confinamiento, las siempre vivas tradiciones aguardan en incertidumbre, a la par de la humanidad misma, que poniendo en pausa su vida personal, sincrética y cultural hasta que la vida pueda seguir su curso y el Valle de San Bartolomé pueda escuchar nuevamente el alegre eco de las voces infantiles que cantan risueños “Angelitos somos, del cielo bajamos…”

Foto: Margarito Garibay | El Sol de Parral

Con información de Felícitas Muñiz y aportación de Alberto Montes

Con colaboración de: Margarito Garibay | El Sol de Parral

El Valle de Allende, originalmente llamado Valle de San Bartolomé, fundado por la orden franciscana en 1563, es uno de los pueblos más antiguos del estado de Chihuahua y un acérrimo preservador de su arquitectura colonial, riqueza cultural, tradiciones y costumbres a través de los siglos.

RECIBE LAS NOTICIAS DE PORTADA DE PARRAL, CHIHUAHUA Y JUÁREZ ANTES QUE NADIE EN TU EMAIL, ¡SUSCRÍBETE GRATIS!

Foto: Archivo | El Sol de Parral

Una de esas tradiciones vivas, considerada única en el país, es Los Seremos, práctica dedicada a venerar a los Angelitos el día de Todos los Santos, la noche del 01 de Noviembre de cada año, y que en esta ocasión ha sido interrumpida por primera vez desde hace casi tres siglos.

Este 2020 se convirtió en un año para todos inolvidable, que sin duda marcará nuestras vidas para siempre debido al brote de la trágica pandemia del Covid-19 en nuestro país. Fue precisamente el 21 de mayo del presente, cuando se rumoraba de un caso sospechoso en el Valle de Allende, mismo que al siguiente día fuera confirmado por las autoridades de salud como el primer contagio de Coronavirus registrado en ese poblado.

Foto: Archivo | El Sol de Parral

Este año, los majestuosos árboles que cubren esta tierra bendita, las principales calles del pueblo, las plazas y sus habitantes, serán testigos de cómo, por primera vez en generaciones, se suspenderá esta tradicional celebración en la que los niños piden dulces de casa en casa entonando un cántico que resuena por los viejos paredones de adobe, en la víspera del Día de Muertos.

Cuenta el señor Atanasio Rodríguez Rodríguez, quien ha laborado cerca de 40 años en la parroquia de la Santísima Virgen del Rosario, cómo fue el origen de Los Seremos en este lugar.

“… En Valle de San Bartolomé, desde su fundación existieron varias cofradías, que se erigieron apoyadas en las dichas fincas piadosas que se imponían a las que, por merced real, por adquisición de tierras o haciendas eran dueños de bienes.

Foto: Cortesía | Débora Armendáriz

Había Congregaciones de la Purísima Concepción, la Virgen María, Virgen de los Dolores, Virgen del Rosario, del Santísimo Sacramento y Las Ánimas del Purgatorio.

La advocación de Las Ánimas Benditas del Purgatorio, ocupada el mayor acervo religioso de los pobladores, por ello estaba muy bien organizada con sus mayordomos, quienes ordenaban las misas, procesiones, los curas y diáconos.

Foto: Cortesía | Débora Armendáriz

El dato más antiguo se encuentra en el libro de Cofradías del Archivo Parroquial donde claramente señala que en el año 1730, bajo la guía del Bachiller Dr. Dn. Antonio Joseph Melo, se dispuso que –intermisarum- (en el transcurso de la misa) se realizaban rifas de sufragios para parientes difuntos, cuyo costo del numero era de dos reales y así eran muchas las misas que se celebraban en la función de las Benditas Ánimas del Purgatorio (Día de los fieles difuntos). A mediados del siglo XVIII las Cofradías fueron yendo a menos, algunas desaparecieron a pesar del esfuerzo de sus mayordomos.

Foto: Archivo | El Sol de Parral

Así que hubo necesidad de pedir limosnas, ya que las estancias y haciendas se fueron quedando pobres, los mayordomos decidieron invitar a colaborar y organizaban grupos que salían las vísperas del día de la función de las Ánimas a pedir de casa en casa por ser día de Todos los Santos (Día de los Angelitos).

Todos los participantes llevaban velas encendidas y un pequeño catafalco (féretro) el que colocaban en la entrada de la casa, los rezos los hacían con profundo respeto.”

Foto: Cortesía | Comunicación Social de Allende

Actualmente, los pequeños forman grupos de siete u ocho, se preparan con un tapete, sábana blanca, vela, crucifijo, una campana o un bote con piedras y una bolsa grande para recibir los obsequios.

Provistos de lo anterior, se disponen a recorrer las calles del pueblo, deteniéndose en las casas donde los estarán esperando con la puerta abierta y la luz encendida aguardando la llegada de la procesión infantil que realizará una escenificación de la muerte donde uno de los niños será el angelito muerto que, tras recostarse sobre el tapete, sus compañeros lo cubren con la sábana blanca y con sus manitas a la altura del pecho sostiene una vela encendida, el crucifijo sobre su tórax, mientras el resto de los niños se hincan alrededor, se persignan, rezan un Padre Nuestro y un Ave María, para concluir con el singular canto de Los Seremos:

Angelitos somos

del cielo bajamos

a pedir limosna

y no nos dan

¡Puertas y ventanas

nos las pagarán!

Seremos, seremos

¡Calabacitas queremos!

Foto: Archivo | El Sol de Parral

El niño que porta la campana la hará sonar lo más fuerte posible en los últimos versos, para hacer más significativa la escenificación. Una vez terminado el acto todos los pequeños se levantan y el encargado de la bolsa se dispondrá a recibir la recompensa que va desde: dulces, galletas, paletas, chocolates, chicles, cacahuates, naranjas, manzanas u otras frutas de la estación.

Gracias a los 300 años haciendo historia como una tradición única en su tipo en todo el mundo, fue así que el día 9 de febrero de 2012, la Secretaría de Cultura nombró esta fiesta como “Patrimonio Cultural Inmaterial del municipio de Allende”, a manera de salvaguardar la celebración del peligro que representa la creciente expansión de la tradición anglosajona de Halloween.

Pese a los esfuerzos de los mismos pobladores por preservar su folclor, así como su tricentenaria tradición, por primera vez en la historia, Los Seremos, al igual que todos los festejos unidos al Día de Muertos fueron interrumpidos por disposición oficial, luego de las restricciones impuestas por Gobierno del Estado ante el inminente peligro que ha significado la pandemia del coronavirus.

El riesgo de esta tradición es inminente, sobre todo ante el crecimiento de las nuevas generaciones y la globalización cultural que ha significado la era de la información. Mientras Chihuahua permanece en confinamiento, las siempre vivas tradiciones aguardan en incertidumbre, a la par de la humanidad misma, que poniendo en pausa su vida personal, sincrética y cultural hasta que la vida pueda seguir su curso y el Valle de San Bartolomé pueda escuchar nuevamente el alegre eco de las voces infantiles que cantan risueños “Angelitos somos, del cielo bajamos…”

Foto: Margarito Garibay | El Sol de Parral

Con información de Felícitas Muñiz y aportación de Alberto Montes

Con colaboración de: Margarito Garibay | El Sol de Parral

Parral

Prevén alza en venta de dólares tras posible apertura de frontera

Hasta ayer el precio de compra de un dólar se encontraba en 20.1540 pesos mexicanos

Parral

Caen ventas en tianguis de la PRI por retroceso en semáforo

Muchas personas deciden quedarse en sus casas y no exponerse a ser víctimas al contagio de Coronavirus

Parral

Servicios Públicos recibe hasta 10 reportes diarios por los parralenses

La falta de luminarias, hierba crecida, basura tirada y atención a áreas verdes de los reportes que más tienen

Parral

Inicia horario de invierno el próximo domingo

Durante este tiempo amanecerá alrededor de las 6:30 horas y atardece a las 19:00 horas 

Parral

Panteón de Santa permanecerá abierto el Día de Muertos

Consejo Estatal de Salud realizó modificaciones en las actividades y en el caso de los panteones podrán operar con un aforo del 50%

Parral

Prevén que participen más de 400 comercios en el Buen Fin

Ya se encuentran abiertas las inscripciones, hasta el momento solo se han registrado alrededor de 30 comercios

Parral

Caen ventas en tianguis de la PRI por retroceso en semáforo

Muchas personas deciden quedarse en sus casas y no exponerse a ser víctimas al contagio de Coronavirus