/ miércoles 23 de febrero de 2022

Descubren serie de petrograbados asociados al registro del cosmos

Formaciones de roca ígnea emergen en medio del valle, entre la cordillera que fue habitada por tribus nómadas

Un conjunto de más de 20 petrograbados asociados al avistamiento del cosmos y fenómenos astronómicos, así como al registro de la flora y fauna del sitio, fueron descubiertos en el municipio de Jiménez, en donde una tribu de nómadas cazadores recolectores, realizó un asentamiento humano provisional entre los años 300 y 900 d.C.

➡️ Recibe las noticias más relevantes de Chihuahua, Juárez y Parral directo a tu correo electrónico. ¡Suscríbete a nuestro Newsletter!

Entre los límites del Municipio de Jiménez, se localiza un conjunto de más de 20 petrograbados realizados sobre soporte de roca ígnea, que representan el avistamiento de fenómenos astronómicos, así como la representación del ecosistema, su flora y fauna, que fueron realizados por tribus de nómadas cazadores recolectores que habitaron parte del norte de México, en los estados de Chihuahua, Durango y Coahuila.

A mil 546 metros sobre el nivel del mar, en un valle formado por dos sierras del desierto de Jiménez, a escasos kilómetros del estado de Durango, se ubican unas formaciones rocosas de roca ígnea que emergen en medio de un valle, cuyas formaciones principales agrupadas en forma de círculo, poseen entre sus aristas, petrograbados que fueron tallados con la técnica de percusión con piedra, por las tribus de nómadas que habitaron parte del Bolsón de Mapimí entre los años 300 y 900 d. C.

El montículo número uno, denominado como La Trinchera; se localizan los vestigios de una construcción de piedra realizada por tribus de cazadores recolectores para el resguardo del clima, donde a su vez, dispersos sobre el suelo quedaron los vestigios de la talla lítica [herramienta de piedra] que utilizaban para la defensa y caza de animales.

En este primer montículo, se encuentran dos grabados en soporte de piedra con representaciones zoomorfas, esto quiere decir, dibujos de animales; especialmente de venados, especie que habita en el sitio, y que para algunas tribus fue parte primordial de su dieta, además de tener un significado especial en su mitología.

La talla más grande, que representa la forma de un venado con sus astas, tiene una medida de 20 centímetros de alto por 35 de ancho, el cual se encuentra desgastado por la acción de la naturaleza.

El montículo número dos, cuyo nombre designado es El Observatorio, es de los petrograbados más importantes del sitio arqueológico, el cual se asocia el avistamiento del cosmos y de fenómenos astrológicos.

En un punto estratégico, El Observatorio se posiciona justo detrás de una cordillera, la cual tiene una ligera depresión, por donde al ocultarse el sol, los destellos crean todo un espectáculo. El grabado de dimensiones de un metro de alto, por uno y medio de ancho, fue realizado con la técnica de percusión con piedra, el cual tiene espirales, líneas y curvas, asociadas a figuras celestes y la geografía del sitio.

Este mural representa la puesta del sol; donde la espiral representa al astro rey, situado debajo de otra talla en piedra que representa las montañas; así mismo, dentro de la montaña se encuentra otro grabado de forma circular con cuatro rayos, que es la misma representación del sol, pero oculto detrás de las montañas.

A un costado de este primer registro astronómico se ubican líneas en zigzag, que representan un cañón por donde se oculta el sol, para después de nueva cuenta, representar otra espiral con formas abultadas, asociadas al sol y las nubes.

Un tercer montículo, y el más importante del sitio arqueológico del municipio de Jiménez, denominado la Bóveda Celeste, posee como representación principal 25 círculos concéntricos, entre los que llama la atención una formación de ocho círculos agrupado en pares divididos por una línea central, que pudieran representar el registro y observación del cosmos, por su posición.

En el desierto de Jiménez, y parte de Bolsón de Mapimí, donde no existe la contaminación lumínica de los poblados o ciudades, la observación del espacio se puede apreciar y realizar mediante la vista natural.

En el sitio arqueológico, se pudieron identificar a su vez los restos de la talla lítica, artefactos como puntas de flecha, lanzas, raspadores y cuchillos para desprender la carne de los huesos de los animales. Así mismo, el sitio carecía de la elaboración de morteros, por lo que no se puede asociar a la tribu de recolectores que habitó esta área de Jiménez, con un asentamiento agrícola rudimentario.

En cuanto a las espirales representadas en el sitio, a su vez, se tiene registro de estas mismas figuras geométricas en estados como Coahuila, Durango, Chihuahua y Nuevo León.

Con el objetivo de proteger el sitio arqueológico y que no sea víctima de la destrucción humana, no se dan más detalles de su ubicación, revelando únicamente las representaciones rupestres y tribu a que perteneció, contribuyendo al conocimiento colectivo con la intención de generar conciencia de la preservación de este sitio, así como de cualquier otro de México y el mundo.

Dato: El descubrimiento de los petrograbados lo realizó el licenciado Rosendo Muñoz Colomo.

Un conjunto de más de 20 petrograbados asociados al avistamiento del cosmos y fenómenos astronómicos, así como al registro de la flora y fauna del sitio, fueron descubiertos en el municipio de Jiménez, en donde una tribu de nómadas cazadores recolectores, realizó un asentamiento humano provisional entre los años 300 y 900 d.C.

➡️ Recibe las noticias más relevantes de Chihuahua, Juárez y Parral directo a tu correo electrónico. ¡Suscríbete a nuestro Newsletter!

Entre los límites del Municipio de Jiménez, se localiza un conjunto de más de 20 petrograbados realizados sobre soporte de roca ígnea, que representan el avistamiento de fenómenos astronómicos, así como la representación del ecosistema, su flora y fauna, que fueron realizados por tribus de nómadas cazadores recolectores que habitaron parte del norte de México, en los estados de Chihuahua, Durango y Coahuila.

A mil 546 metros sobre el nivel del mar, en un valle formado por dos sierras del desierto de Jiménez, a escasos kilómetros del estado de Durango, se ubican unas formaciones rocosas de roca ígnea que emergen en medio de un valle, cuyas formaciones principales agrupadas en forma de círculo, poseen entre sus aristas, petrograbados que fueron tallados con la técnica de percusión con piedra, por las tribus de nómadas que habitaron parte del Bolsón de Mapimí entre los años 300 y 900 d. C.

El montículo número uno, denominado como La Trinchera; se localizan los vestigios de una construcción de piedra realizada por tribus de cazadores recolectores para el resguardo del clima, donde a su vez, dispersos sobre el suelo quedaron los vestigios de la talla lítica [herramienta de piedra] que utilizaban para la defensa y caza de animales.

En este primer montículo, se encuentran dos grabados en soporte de piedra con representaciones zoomorfas, esto quiere decir, dibujos de animales; especialmente de venados, especie que habita en el sitio, y que para algunas tribus fue parte primordial de su dieta, además de tener un significado especial en su mitología.

La talla más grande, que representa la forma de un venado con sus astas, tiene una medida de 20 centímetros de alto por 35 de ancho, el cual se encuentra desgastado por la acción de la naturaleza.

El montículo número dos, cuyo nombre designado es El Observatorio, es de los petrograbados más importantes del sitio arqueológico, el cual se asocia el avistamiento del cosmos y de fenómenos astrológicos.

En un punto estratégico, El Observatorio se posiciona justo detrás de una cordillera, la cual tiene una ligera depresión, por donde al ocultarse el sol, los destellos crean todo un espectáculo. El grabado de dimensiones de un metro de alto, por uno y medio de ancho, fue realizado con la técnica de percusión con piedra, el cual tiene espirales, líneas y curvas, asociadas a figuras celestes y la geografía del sitio.

Este mural representa la puesta del sol; donde la espiral representa al astro rey, situado debajo de otra talla en piedra que representa las montañas; así mismo, dentro de la montaña se encuentra otro grabado de forma circular con cuatro rayos, que es la misma representación del sol, pero oculto detrás de las montañas.

A un costado de este primer registro astronómico se ubican líneas en zigzag, que representan un cañón por donde se oculta el sol, para después de nueva cuenta, representar otra espiral con formas abultadas, asociadas al sol y las nubes.

Un tercer montículo, y el más importante del sitio arqueológico del municipio de Jiménez, denominado la Bóveda Celeste, posee como representación principal 25 círculos concéntricos, entre los que llama la atención una formación de ocho círculos agrupado en pares divididos por una línea central, que pudieran representar el registro y observación del cosmos, por su posición.

En el desierto de Jiménez, y parte de Bolsón de Mapimí, donde no existe la contaminación lumínica de los poblados o ciudades, la observación del espacio se puede apreciar y realizar mediante la vista natural.

En el sitio arqueológico, se pudieron identificar a su vez los restos de la talla lítica, artefactos como puntas de flecha, lanzas, raspadores y cuchillos para desprender la carne de los huesos de los animales. Así mismo, el sitio carecía de la elaboración de morteros, por lo que no se puede asociar a la tribu de recolectores que habitó esta área de Jiménez, con un asentamiento agrícola rudimentario.

En cuanto a las espirales representadas en el sitio, a su vez, se tiene registro de estas mismas figuras geométricas en estados como Coahuila, Durango, Chihuahua y Nuevo León.

Con el objetivo de proteger el sitio arqueológico y que no sea víctima de la destrucción humana, no se dan más detalles de su ubicación, revelando únicamente las representaciones rupestres y tribu a que perteneció, contribuyendo al conocimiento colectivo con la intención de generar conciencia de la preservación de este sitio, así como de cualquier otro de México y el mundo.

Dato: El descubrimiento de los petrograbados lo realizó el licenciado Rosendo Muñoz Colomo.

Parral

Seamos una sola voz por todas; las niñas deben vivir libres: Sol Sánchez

Sol Sánchez de Lozoya llama a las mujeres de Parral para que acudan este lunes a las instalaciones de FGE y brinden apoyo a la menor acusada de homicidio

Parral

Disfrutan familias callejoneada entre música y comida mexicana

Este evento se realizó en las inmediaciones de la plazuela Pedro Meoqui

Parral

Continúa registro para adultos mayores en Pensión Bienestar

La afiliación comenzó este pasado primero de agosto y estará abierto el registro hasta el 15 de agosto de lunes a sábado

Gossip

Ni los escándalos de Ezra Miller detendrán la película The Flash

El protagonista de la cinta, es buscado por autoridades en Estados Unidos; el actor no cerró sus redes sociales y prácticamente ha desaparecido de la vida pública

Sociedad

Gastan 11 mdp en seguridad privada para Corredor Interoceánico

Hay retrasos en obras por amenazas, levantamiento de personas y robo de materiales por el CJNG

Finanzas

Inseguridad detiene inversiones a México: José Medina Mora

El presidente de la Coparmex destaca que no existe un estimado del costo que representa la delincuencia, pero afirma que hay inversiones detenidas que no llegan a México por la inseguridad

Cine

Secretaría de Cultura incumple pagos: le debe a cineastas y productores más de 85 mdp

Creadores de 49 proyectos exigen claridad sobre los recursos para las cintas apoyadas por fideicomisos

Gossip

Once chiflados, una cocina y Richie O’Farrill: la receta contra el estrés

El comediante conduce un concurso gastronómico en el que no ganará el mejor sazón, sino el mejor humor

Policiaca

Aseguran vehículo con reporte de robo en calle Nogal

La unidad contaba con placas del estado de Chihuahua