/ lunes 27 de mayo de 2019

Y Tú… ¿Qué le quieres decir a tu hijo?

La mayoría de los problemas entre nosotros y los hijos: Esas personas que más amamos y que por miedo a que se descarrilen o sean malos ciudadanos, los mal educamos, les ofendemos, los menospreciamos… cuando la realidad es que ninguno de nosotros fuimos preparados o educados para ser padres y lo hacemos de acuerdo a nuestro criterio, o a la forma en la que fuimos formados.

Claro, omitimos esa actualización que se da de forma natural año con año en la cual, lo que era de uso limitado se convirtió ahora en estos tiempos en algo imprescindible, como la computadora, el teléfono celular, el que tu hija viaje con su novio, que viva aparte el hijo soltero después de los 18, que te respondan o te alcen la voz en alguna corrección…

AGUAS!!! Tenemos que actualizarnos y modificar la forma de comunicarnos, quitarte la idea de ser amigo (a) de tus hijos, porque esas risas o pasadas de confianza te harán llorar, reír juntos no quiere decir ser cómplice, no debes de minimizar tu autoridad, pero tampoco ser impositivo y tajante, claro que es difícil encontrar el justo medio, no se malcría al hijo por exceso de amor, se echa a perder por falta de disciplina.

GENERALIDADES

No hagas mucho caso de los elogios, la crítica constructiva es muy necesaria (Dalai Lama)

Si los pecadores intentan seducirte tu no aceptes (Proverbios 1-10)

Cuando corrijas o señales algo, explícale el por qué, o cuál es tu temor, y sobre todo, con la frase mágica: “ Te amo independientemente de todo”

EJEMPLO DE UNA SITUACIÓN: “Llega temprano porque más avanzada la noche se torna más peligrosa, muchos de los peores delitos se realizan en la madrugada después de las reuniones, fiestas, bailes, el exceso de drogas y alcohol hacen sus estragos”. Muéstrale noticias de esas, no batallarás para encontrarlas.

Aléjate de esas compañías. “El que con lobos anda a aullar aprende” (dicho popular) “Me da temor que por perjudicar a uno de la bola salgas tu perjudicado”, y si eres tú el maloso corrige tus pasos y no afectes a inocentes.

Maneja despacio y con precaución, analiza todo lo que se puede afectar, una familia en un accidente, primeramente las pérdidas humanas, luego lo económico y lo social…

No te excedas con las bebidas y otras drogas, ve todos los efectos secundarios que te pueden ocasionar y puedes hacer a los demás

Aséate y da la mejor impresión de ti, ya que será tu mejor carta de presentación, el que te corrija cuando no lo haces, quiere decir que te amo y quiero lo mejor de ti.

Se formal en los tratos, desde la puntualidad y el cumplimiento de tus obligaciones adquiridas ya que si te si empiezas a quedar mal después se te cerrarán las puertas… Dile todo lo que le quieras transmitir, te sugiero el diálogo escrito porque tienes más oportunidad de corregir y señalar más directo lo que quieres tratar, ya que en la comunicación verbal se pueden decir cosas que ofenden o confunden y se convierte tal o cuál situación en discusión, inclusive en ocasiones repetitivas de corrección hasta el tono cansa.

Que no pase el día sin decirles lo importantes que son ellos para nosotros.

DESDE HOY

Al comunicarme con mis hijos anticiparé la palabra te amo, te necesito, eres muy importante para mi…

Explicaré el por qué la corrección, o el señalamiento, en ningún momento ofenderé o denigraré a mis seres queridos optando por callarme en los momentos de ira y dejando para un momento idóneo la corrección de la falta.

Haré una lista de los errores que creo que está cometiendo ese ser querido, luego lo invitaré a platicar, sea en una cena, en la oficina, o en un lugar propio para ponerle toda la atención y crecer juntos ante un escenario a tratar.

Le pediré perdón por las fallas al educarlos, así como la ignorancia al tratar determinados problemas

Haré una lista de consejos que según yo, le servirán para su vida diaria con mi puño y letra o en la computadora y si es posible, le comentaré algunas de mis caídas en la vida y cómo las resolví.

Cuando me aborde un presentimiento actuaré, le hablaré, externándole mi sentir o mi preocupación, poniéndolo en alerta ante tal situación.

No dejaré pasar el día para aclarar el mal entendido o el por qué el regaño, evitando que pasen los días conflictuados. Actuando como si fuera el último momento que viviremos.

La mayoría de los problemas entre nosotros y los hijos: Esas personas que más amamos y que por miedo a que se descarrilen o sean malos ciudadanos, los mal educamos, les ofendemos, los menospreciamos… cuando la realidad es que ninguno de nosotros fuimos preparados o educados para ser padres y lo hacemos de acuerdo a nuestro criterio, o a la forma en la que fuimos formados.

Claro, omitimos esa actualización que se da de forma natural año con año en la cual, lo que era de uso limitado se convirtió ahora en estos tiempos en algo imprescindible, como la computadora, el teléfono celular, el que tu hija viaje con su novio, que viva aparte el hijo soltero después de los 18, que te respondan o te alcen la voz en alguna corrección…

AGUAS!!! Tenemos que actualizarnos y modificar la forma de comunicarnos, quitarte la idea de ser amigo (a) de tus hijos, porque esas risas o pasadas de confianza te harán llorar, reír juntos no quiere decir ser cómplice, no debes de minimizar tu autoridad, pero tampoco ser impositivo y tajante, claro que es difícil encontrar el justo medio, no se malcría al hijo por exceso de amor, se echa a perder por falta de disciplina.

GENERALIDADES

No hagas mucho caso de los elogios, la crítica constructiva es muy necesaria (Dalai Lama)

Si los pecadores intentan seducirte tu no aceptes (Proverbios 1-10)

Cuando corrijas o señales algo, explícale el por qué, o cuál es tu temor, y sobre todo, con la frase mágica: “ Te amo independientemente de todo”

EJEMPLO DE UNA SITUACIÓN: “Llega temprano porque más avanzada la noche se torna más peligrosa, muchos de los peores delitos se realizan en la madrugada después de las reuniones, fiestas, bailes, el exceso de drogas y alcohol hacen sus estragos”. Muéstrale noticias de esas, no batallarás para encontrarlas.

Aléjate de esas compañías. “El que con lobos anda a aullar aprende” (dicho popular) “Me da temor que por perjudicar a uno de la bola salgas tu perjudicado”, y si eres tú el maloso corrige tus pasos y no afectes a inocentes.

Maneja despacio y con precaución, analiza todo lo que se puede afectar, una familia en un accidente, primeramente las pérdidas humanas, luego lo económico y lo social…

No te excedas con las bebidas y otras drogas, ve todos los efectos secundarios que te pueden ocasionar y puedes hacer a los demás

Aséate y da la mejor impresión de ti, ya que será tu mejor carta de presentación, el que te corrija cuando no lo haces, quiere decir que te amo y quiero lo mejor de ti.

Se formal en los tratos, desde la puntualidad y el cumplimiento de tus obligaciones adquiridas ya que si te si empiezas a quedar mal después se te cerrarán las puertas… Dile todo lo que le quieras transmitir, te sugiero el diálogo escrito porque tienes más oportunidad de corregir y señalar más directo lo que quieres tratar, ya que en la comunicación verbal se pueden decir cosas que ofenden o confunden y se convierte tal o cuál situación en discusión, inclusive en ocasiones repetitivas de corrección hasta el tono cansa.

Que no pase el día sin decirles lo importantes que son ellos para nosotros.

DESDE HOY

Al comunicarme con mis hijos anticiparé la palabra te amo, te necesito, eres muy importante para mi…

Explicaré el por qué la corrección, o el señalamiento, en ningún momento ofenderé o denigraré a mis seres queridos optando por callarme en los momentos de ira y dejando para un momento idóneo la corrección de la falta.

Haré una lista de los errores que creo que está cometiendo ese ser querido, luego lo invitaré a platicar, sea en una cena, en la oficina, o en un lugar propio para ponerle toda la atención y crecer juntos ante un escenario a tratar.

Le pediré perdón por las fallas al educarlos, así como la ignorancia al tratar determinados problemas

Haré una lista de consejos que según yo, le servirán para su vida diaria con mi puño y letra o en la computadora y si es posible, le comentaré algunas de mis caídas en la vida y cómo las resolví.

Cuando me aborde un presentimiento actuaré, le hablaré, externándole mi sentir o mi preocupación, poniéndolo en alerta ante tal situación.

No dejaré pasar el día para aclarar el mal entendido o el por qué el regaño, evitando que pasen los días conflictuados. Actuando como si fuera el último momento que viviremos.