/ lunes 11 de febrero de 2019

Preocupa a los Alcaldes pérdida de fondo minero

Retiro del apoyo impactará obras de infraestructura, coinciden

Preocupación en las Presidencias Municipales de Santa Bárbara, Guadalupe y Calvo, Matamoros y Parral, de perderse el impuesto minero porque a través de éste llevan a cabo obras de infraestructura en beneficio de la ciudad, como pavimentación, techumbres, construcción de rastro, vialidades, entre otros. Este miércoles meterán una controversia constitucional.

El presidente Guadalupe y Calvo, ingeniero Noel Chávez Velázquez, informó que es la primera vez que les llegó el fondo minero, depositándole la cantidad de 23 millones de pesos de un total de 46 millones.

En este sentido, añadió que las obras proyectadas son el rastro público, seis encementados, seis techumbres en escuelas que se encuentran incluso alrededor de la mina y el rescate del parque público.

Destacó que los municipios serranos casi viven del presupuesto federal, aunque los programas que está implementando el Gobierno Federal, les quitan presión ya que se otorgan apoyos a diferentes grupos, son necesarios los recursos para la obra pública.

“Tenemos comunidades muy alejadas, en donde hay que mejorar los servicios básicos”.

Asimismo, resaltó que incluso con la mina que hay en Guadalupe y Calvo, en Parral existe derrama económica importante porque tienen proveeduría de más del 50 por ciento.

Concluyó que el fondo de este año llegará hasta finales de octubre, por el que acudirán mañana a la Ciudad de México para interponer una controversia constitucional, con el fin de que no sea retirado.

Por su parte, su homólogo de Parral, Alfredo Lozoya Santillán, dijo que son alrededor de 3 millones de pesos lo que les llega por el fondo minero, que se ha empatado para obra.

Resaltó que este empate se ha hecho en la continuación de la vialidad conectando a Santa Elena, empatando el recurso con el Estado.

De esta manera, explicó que el fondo minero se distribuye así: 20 por ciento lo toma la Federación; otro 20 se proporciona a los Estados y lo demás se reparte a Mos municipios en la proporción que se generará, ya que entre más minería haya existe más impuesto.

Por lo cual, destacó que es importante que los impuestos que pagan las mineras se utilicen en fondos de infraestructura.

“Es impensable que se dejen de realizar estas obras porque el Gobierno Federal quiere usarlo en otras cosas que no sean infraestructura”.

Ejemplificó que en Guadalupe y Calvo, en 2018 se gastaron 1,700 millones de pesos en proveeduría y el 55 por ciento se gastó en Parral, lo que es una derrama importante.

Por su parte, el alcalde de Santa Bárbara, Antonio Bilbao, añadió o que, de retirarse este impuesto, les afectará en obra, ya que la nómina del Municipio son 500 empleados y si retiran el fondo verán si solventan la nómina o hacen obra.

Expresó que este año les aprobaron 35 millones de pesos; pero efectuarán la controversia para ampararse el siguiente año.

Con el dinero que les llegó tienen proyectadas dos calles principales de reparación, que son once mil metros cuadrados; remodelación de canchas, techumbre, asfaltado de Casa Colorada, Empalme Aguilera, Zenzontle -Punto Alegre-, en su primera etapa.

Concluyó que ya tienen un 70 por ciento del fondo; el otro será conforme comprobaciones y avances.

Respecto a Matamoros, el auxiliar de la Tesorería, Job Ignacio Ávila, expresó que si se retira el fondo minero les afectará porque el año pasado recibieron 1 millón 200 mil pesos y se realizó una techumbre en la comunidad de La Ciénega, además pavimentaron tres calles.

Preocupación en las Presidencias Municipales de Santa Bárbara, Guadalupe y Calvo, Matamoros y Parral, de perderse el impuesto minero porque a través de éste llevan a cabo obras de infraestructura en beneficio de la ciudad, como pavimentación, techumbres, construcción de rastro, vialidades, entre otros. Este miércoles meterán una controversia constitucional.

El presidente Guadalupe y Calvo, ingeniero Noel Chávez Velázquez, informó que es la primera vez que les llegó el fondo minero, depositándole la cantidad de 23 millones de pesos de un total de 46 millones.

En este sentido, añadió que las obras proyectadas son el rastro público, seis encementados, seis techumbres en escuelas que se encuentran incluso alrededor de la mina y el rescate del parque público.

Destacó que los municipios serranos casi viven del presupuesto federal, aunque los programas que está implementando el Gobierno Federal, les quitan presión ya que se otorgan apoyos a diferentes grupos, son necesarios los recursos para la obra pública.

“Tenemos comunidades muy alejadas, en donde hay que mejorar los servicios básicos”.

Asimismo, resaltó que incluso con la mina que hay en Guadalupe y Calvo, en Parral existe derrama económica importante porque tienen proveeduría de más del 50 por ciento.

Concluyó que el fondo de este año llegará hasta finales de octubre, por el que acudirán mañana a la Ciudad de México para interponer una controversia constitucional, con el fin de que no sea retirado.

Por su parte, su homólogo de Parral, Alfredo Lozoya Santillán, dijo que son alrededor de 3 millones de pesos lo que les llega por el fondo minero, que se ha empatado para obra.

Resaltó que este empate se ha hecho en la continuación de la vialidad conectando a Santa Elena, empatando el recurso con el Estado.

De esta manera, explicó que el fondo minero se distribuye así: 20 por ciento lo toma la Federación; otro 20 se proporciona a los Estados y lo demás se reparte a Mos municipios en la proporción que se generará, ya que entre más minería haya existe más impuesto.

Por lo cual, destacó que es importante que los impuestos que pagan las mineras se utilicen en fondos de infraestructura.

“Es impensable que se dejen de realizar estas obras porque el Gobierno Federal quiere usarlo en otras cosas que no sean infraestructura”.

Ejemplificó que en Guadalupe y Calvo, en 2018 se gastaron 1,700 millones de pesos en proveeduría y el 55 por ciento se gastó en Parral, lo que es una derrama importante.

Por su parte, el alcalde de Santa Bárbara, Antonio Bilbao, añadió o que, de retirarse este impuesto, les afectará en obra, ya que la nómina del Municipio son 500 empleados y si retiran el fondo verán si solventan la nómina o hacen obra.

Expresó que este año les aprobaron 35 millones de pesos; pero efectuarán la controversia para ampararse el siguiente año.

Con el dinero que les llegó tienen proyectadas dos calles principales de reparación, que son once mil metros cuadrados; remodelación de canchas, techumbre, asfaltado de Casa Colorada, Empalme Aguilera, Zenzontle -Punto Alegre-, en su primera etapa.

Concluyó que ya tienen un 70 por ciento del fondo; el otro será conforme comprobaciones y avances.

Respecto a Matamoros, el auxiliar de la Tesorería, Job Ignacio Ávila, expresó que si se retira el fondo minero les afectará porque el año pasado recibieron 1 millón 200 mil pesos y se realizó una techumbre en la comunidad de La Ciénega, además pavimentaron tres calles.