imagotipo

Maestros dejan plaza en zonas de violencia

  • El Sol de Parral
  • en Local

Los profesores se retiran y dejan sus plazas sin ocuparse debido a la inseguridad, sobre todo en la región serrana, así lo destacó Manuel Arias Delgado, coordinador estatal de los SEECH.

Esto, en el marco de la entrega de reconocimientos a docentes que cumplieron 30 y 40 años de servicio.

“Son un grupo de quince maestros y maestras de todos los niveles educativos; desde preescolar y primaria, así como supervisores con años de servicio, los que padecen el clima de inseguridad y que nosotros tenemos la obligación de proteger su vida, sobre todo en la región Occidente”, así lo destacó el profesor Manuel Arias Delgado, coordinador estatal de los Servicios Educativos de Chihuahua.

Cuando a un profesor de nuevo ingreso se le otorga la plaza en la región serrana ó en el occidente, acuden a la comunidad a donde se le envía y muchos se quedan; mientras, otros han tenido que abandonar por cuestiones de inseguridad y se encuentran en un compás de espera.

“Hay cabeceras municipales, rancherías y comunidades en las que se presenta un alto índice delictivo; por ejemplo, Ciudad Madera y Álvaro Obregón, pero sobre todo en comunidades de la zona Occidente y región serrana”, lamentó Arias.

Les hemos dicho a los maestros que adopten medidas de seguridad que les garantice su integridad física; aun así hay quienes deciden no seguir en la comunidad y buscan una mejor solución.

MAESTROS RECONOCIDOS

Lo anterior se mencionó antes del homenaje a 57 profesores con 30 y 40 años de servicio en la labor docente, en una ceremonia en la cual se les entregó reconocimientos, medallas y estímulos económicos.

Los docentes homenajeados expresaron su agradecimiento, ya que sienten satisfacción al saber que tanto año de servicio les es reconocido. Son 53 maestros que tienen más de 30 años de labores, dos con 40 años y otros dos con más de 40 años.

María del Refugio Sandoval Olivas, maestra jubilada con 31 años de labor docente, añadió que es una gran emoción y pasan por muchos sentimientos y emociones, puesto que a inicios del año se retiró de la docencia.

“Dejar lo que por tantos años estuve haciendo, las satisfacciones que recibe uno cotidianamente en el trabajo, se siente una emoción distinta; estoy orgullosa de haber cumplido con la gente y saborear que se reconoce el esfuerzo y el trabajo que por tantos años hemos llevado a cabo”.

“Después de 31 años son muchas las generaciones que han transcurrido; he sabido de ex alumnos míos que son profesionistas, otros que no les ha ido tan bien y lamentablemente los que se nos adelantaron en el camino; mis alumnos me saludan y recuerdan los detalles especiales”, expresó.

María Eugenia Contreras Rocha, lleva 30 años de servicio; dijo sentir una emoción muy grande porque después de tantos años en la labor, al ver sus exalumnos siendo unos grandes profesionistas es ahí donde se refleja el trabajo que se realiza como maestro y siente esa como su mayor recompensa.

El profesor Víctor Arras, quien tiene 32 años de servicio, comentó que servir a chicos y grandes es uno de las mayores satisfacciones.