imagotipo

Sufre un 90% de niños explotación y violencia extrema en comunidades de Guachochi

  • El Sol de Parral
  • en Local

CHIHUAHUA,Chih.- (OEM).- Un 90% de niños de comunidades de Guachochi sufren explotación y violencia extrema por sus padres al ser violados, prostituidos, golpeados e incluso vendidos como esclavos sexuales a cambio de animales, afirmó Michelle Quiroz Ramírez, voluntaria de la Organización Visión Global.
La situación de extrema violencia la padecen habitantes de las comunidades de Cebollín, Nabuchique y Napuchis, donde los menores son abusados y golpeados por los jefes de familia, pero también las mujeres son víctimas de este tipo de violencia.
Michelle Quiroz Ramírez es voluntaria de la organización Visión Global y ha tenido la oportunidad de estar como misionera de “Vino Nuevo”, que se encuentra en El Paso, Texas, con sede en Chihuahua, por lo que ha tenido la oportunidad de estar como voluntaria en expediciones en la Sierra Tarahumara, además de estar en el albergue El Encuentro, donde se ha detectado que los 60 a 70 niños que acuden viven extrema violencia en sus hogares.
“Están viviendo un grado de violencia, desnutrición, vemos familias disfuncionales donde el machismo está acentuado en la Sierra”, dijo al relatar las condiciones en las que están viviendo actualmente, además de que las personas viven hacinadas.
“Es un medio en el que los hombres se sienten con derecho de tocar a las mujeres, a los 12 años casan a las niñas porque se dice que sin hombre no son nada, por lo que desde muy chicas comienzan a tener una vida sexual”.
Los niños de las tres comunidades antes citadas van de lunes a viernes al albergue en donde se les da comida y atención, algunos de ellos caminan hasta tres horas para poder llegar y poder comer en la semana, pero los viernes regresan con sus padres y vuelven al ambiente de violencia.
“Hay niños que han sido vendidos como esclavos sexuales a cambio de animales, o los intercambian para conseguir comida”, señaló la joven voluntaria, quien dijo que algunos niños ya están contemplados para ser llevados a una casa hogar que se encuentra en proceso de construcción.
Los tipos de violencia que más se han detectado en estos sitios son el abuso físico como golpes, incluso algunas mujeres tienen huellas de cortadas con armas blancas y violaciones.
Otra problemática que se da mucho es la desnutrición, los pequeños tienen ampollas en la piel por una enfermedad que no es tan lesiva como la lepra, pero que sin duda los afecta en gran medida, razón por la que muchas veces los pequeños duran mucho tiempo sin regresar entre semana a ser atendidos en el albergue, donde se les brinda alimento y atención médica. Pese a que en este lugar los niños son bien atendidos, es difícil resarcir los daños que viven en sus hogares, pues cuando regresan a sus casas llega el retroceso que tienen en el albergue y vuelven a ser víctimas de golpes y todo tipo de vejaciones.