/ lunes 18 de mayo de 2020

Claman comerciantes reactivación de actividades en minas de Santa y El Oro

Dueños de negocios han perdido hasta un 60 porciento en ingresos, desde que mineros cesaron labores, debido a que ellos son sus principales consumidores

Claman reactivación de labores en pueblos mineros. Encargados de comercios de Santa Bárbara y El Oro, esperan con ansias comiencen las labores de las minerías puesto que los trabajadores de dichas empresas, son los principales consumidores y desde que cesaron las actividades, sus ventas bajaron hasta en un 60 por ciento.

RECIBE LAS NOTICIAS DE EL SOL DE PARRAL ¡AHORA EN TELEGRAM! SUSCRÍBETE AQUÍ

Con mirada de desesperación, cabizbajos, deudas que pagar, recorte de personal, cierre de sucursales, entre otras cosas, así viven la crisis económica por la que actualmente pasa el sector comercial en municipios como Santa Bárbara y San Francisco del Oro, lugares, donde la actividad y principal fuente de derrame económico es la Minería.

Encargados de varios establecimientos comerciales, ruegan por que reactiven las labores tanto en las mineras Grupo México como en la FRISCO, las cuales, dan empleo a más de 3 mil personas –entre ambas- de manera directa y de manera indirecta, mantienen el ingreso de cientos de negocios, sin embargo, debido al cese de actividades desde hace mes y medio de ambas empresas, derivado de la contingencia sanitaria, estos establecimientos comerciales, se han visto afectados en sus ventas, puesto que los principales consumidores, según manifestaron, son los trabajadores que diariamente acudían a laborar.

Así lo comentó Antonio Ramírez mejor conocido en el municipio de Santa Bárbara como “El Caloya”, y quien cuenta con dos puestos de tacos en la calle principal de la localidad, quien dijo que derivado del cierre de labores en la minera Grupo México, sus ventas descendieron hasta en un 40 por ciento, además de que provocó el cierre de uno de sus puestos de vendimia y el descanso de tres trabajadores.

Mencionó que, espera con ansias la fecha en que lleguen a reactivar las labores en la minera, puesto que, de ahí, es de donde proviene el 40 por ciento de sus clientes, pues se las ha visto “Apretadas “con el pago a 8 de sus trabajadores y los servicios básicos para mantener a flote el establecimiento.

Por su parte, Don “Cache”, quien lleva laborando alrededor de 40 años como peluquero, indicó que, en toda su vida, jamás había presenciado una baja en la economía como la que se vive actualmente.

Pues desde que inició como peluquero y hasta antes de la contingencia, atendía un alrededor de 5 a 10 personas diarias, y aunque al pasar descendieron a por lo menos 3 a 5, en la actualidad, pasa días sin que alguien acuda a cortarse el cabello, lo que ha ocasionado que Don Cache, no cuente con dinero en el bolsillo, ello, debido a que varios de sus clientes de años, son en su mayoría, trabajadores de la Mina.

Es de recordar, que según lo publicado en el Diario Oficial de la Federación el pasado 14 de mayo, Las empresas que se dediquen a la industria de la construcción, la minería y la referente a la fabricación de equipo de transporte –incluido el sector automotriz– podrán iniciar labores el 1 de junio de este año, siendo que los encargados del sector comercial, esperaban que fueran reactivadas este 18 de mayo y con ello, ir aumentando de manera paulatina la recuperación de sus ventas, no obstante, tendrán que esperar 14 días más.

En tanto, en el municipio del “Oro” la situación para los comerciantes, no es muy diferente, pues para Isabel Parra, propietario de una tienda de abarrotes, las ventas en su local han disminuido hasta en un 30 por ciento debido al cierre de actividades en la Minera FRISCO.

Pues, aunque la mayoría de sus clientes, se dedican a otros rubros, los trabajadores de dicha empresa, también acuden a su local a comprar refrescos y otros artículos y ahora que no están laborando, afectó las ventas en su comercio.

Lo mismo sucede con el propietario de la carnicería Valles, el señor Ismael, quien dijo, que antes de la contingencia sanitaria y el cese de actividades en la minería, vendía 380 kilos de distintos tipos de carnes por semana y actualmente, en una semana buena, llega a vender 300 kilos.

Destacó que esta baja en las ventas, ha producido que deje de tener las máquinas para cortar y moler carne desconectadas, puesto que el recibo de luz en el local, llegó casi a los mil pesos, y para poderlo pagar, tuvo que esperar a juntarlos al menos 5 días más.

Sin embargo, esto no es todo, pues también ya se acerca la fecha en que debe pagar la renta, a lo cual mencionó, tuvo que pedir más tiempo para completarla, pues con las altas tarifas en los servicios de agua y luz, apenas completa para sus gastos personales.

Claman reactivación de labores en pueblos mineros. Encargados de comercios de Santa Bárbara y El Oro, esperan con ansias comiencen las labores de las minerías puesto que los trabajadores de dichas empresas, son los principales consumidores y desde que cesaron las actividades, sus ventas bajaron hasta en un 60 por ciento.

RECIBE LAS NOTICIAS DE EL SOL DE PARRAL ¡AHORA EN TELEGRAM! SUSCRÍBETE AQUÍ

Con mirada de desesperación, cabizbajos, deudas que pagar, recorte de personal, cierre de sucursales, entre otras cosas, así viven la crisis económica por la que actualmente pasa el sector comercial en municipios como Santa Bárbara y San Francisco del Oro, lugares, donde la actividad y principal fuente de derrame económico es la Minería.

Encargados de varios establecimientos comerciales, ruegan por que reactiven las labores tanto en las mineras Grupo México como en la FRISCO, las cuales, dan empleo a más de 3 mil personas –entre ambas- de manera directa y de manera indirecta, mantienen el ingreso de cientos de negocios, sin embargo, debido al cese de actividades desde hace mes y medio de ambas empresas, derivado de la contingencia sanitaria, estos establecimientos comerciales, se han visto afectados en sus ventas, puesto que los principales consumidores, según manifestaron, son los trabajadores que diariamente acudían a laborar.

Así lo comentó Antonio Ramírez mejor conocido en el municipio de Santa Bárbara como “El Caloya”, y quien cuenta con dos puestos de tacos en la calle principal de la localidad, quien dijo que derivado del cierre de labores en la minera Grupo México, sus ventas descendieron hasta en un 40 por ciento, además de que provocó el cierre de uno de sus puestos de vendimia y el descanso de tres trabajadores.

Mencionó que, espera con ansias la fecha en que lleguen a reactivar las labores en la minera, puesto que, de ahí, es de donde proviene el 40 por ciento de sus clientes, pues se las ha visto “Apretadas “con el pago a 8 de sus trabajadores y los servicios básicos para mantener a flote el establecimiento.

Por su parte, Don “Cache”, quien lleva laborando alrededor de 40 años como peluquero, indicó que, en toda su vida, jamás había presenciado una baja en la economía como la que se vive actualmente.

Pues desde que inició como peluquero y hasta antes de la contingencia, atendía un alrededor de 5 a 10 personas diarias, y aunque al pasar descendieron a por lo menos 3 a 5, en la actualidad, pasa días sin que alguien acuda a cortarse el cabello, lo que ha ocasionado que Don Cache, no cuente con dinero en el bolsillo, ello, debido a que varios de sus clientes de años, son en su mayoría, trabajadores de la Mina.

Es de recordar, que según lo publicado en el Diario Oficial de la Federación el pasado 14 de mayo, Las empresas que se dediquen a la industria de la construcción, la minería y la referente a la fabricación de equipo de transporte –incluido el sector automotriz– podrán iniciar labores el 1 de junio de este año, siendo que los encargados del sector comercial, esperaban que fueran reactivadas este 18 de mayo y con ello, ir aumentando de manera paulatina la recuperación de sus ventas, no obstante, tendrán que esperar 14 días más.

En tanto, en el municipio del “Oro” la situación para los comerciantes, no es muy diferente, pues para Isabel Parra, propietario de una tienda de abarrotes, las ventas en su local han disminuido hasta en un 30 por ciento debido al cierre de actividades en la Minera FRISCO.

Pues, aunque la mayoría de sus clientes, se dedican a otros rubros, los trabajadores de dicha empresa, también acuden a su local a comprar refrescos y otros artículos y ahora que no están laborando, afectó las ventas en su comercio.

Lo mismo sucede con el propietario de la carnicería Valles, el señor Ismael, quien dijo, que antes de la contingencia sanitaria y el cese de actividades en la minería, vendía 380 kilos de distintos tipos de carnes por semana y actualmente, en una semana buena, llega a vender 300 kilos.

Destacó que esta baja en las ventas, ha producido que deje de tener las máquinas para cortar y moler carne desconectadas, puesto que el recibo de luz en el local, llegó casi a los mil pesos, y para poderlo pagar, tuvo que esperar a juntarlos al menos 5 días más.

Sin embargo, esto no es todo, pues también ya se acerca la fecha en que debe pagar la renta, a lo cual mencionó, tuvo que pedir más tiempo para completarla, pues con las altas tarifas en los servicios de agua y luz, apenas completa para sus gastos personales.