/ sábado 23 de octubre de 2021

Octubre de 1833, la epidemia de cólera morbus azotó a Chihuahua

La autoridad recomendó que todos los vecinos a las 8 de la noche pusieran enfrente de sus viviendas una luminaria de ocote o pino

Memorias de Chihuahua

Hoy en tiempos de pandemia ocasionada por el virus del Covid-19, desde el Archivo Histórico Municipal de Parral hacemos reflexión de las contingencias sanitarias que en otros tiempos afectaron al mundo, que llegaron a México y particularmente, que incidieron en la vida de los pobladores del estado de Chihuahua.

En esta ocasión abordaremos el tema del cólera morbus, una vieja enfermedad bacteriana que sabemos en la actualidad es principalmente transmitida por el agua y los alimentos contaminados por heces fecales de personas enfermas. Sin embargo, a principios de siglo XIX se sabía muy poco de ella, y debido a sus efectos como la muerte inminente por deshidratación, era realmente temida.

➡️ Recibe las noticias más relevantes de Chihuahua, Juárez y Parral directo a tu correo electrónico. ¡Suscríbete a nuestro Newsletter!

Este mal era conocido en el Viejo Mundo, había sido ya identificada en la antigua Grecia, China e India. Pero no fue hasta 1817 cuando se produjo la primera epidemia del bacilo que azotó el sureste asiático. No obstante, para 1829 surgió un nuevo brote que se extendió hasta el continente americano, llegando a Estados Unidos y finalmente a México en 1833.

Se trataba de una enfermedad desconocida en el país, en un tiempo en el que republicanos y centralistas se discutían el poder, las arcas públicas estaban exhaustas y la sanidad no era una prioridad. El rumor de la inminente llegada del cólera morbus a la joven nación se esparció con rapidez, hasta que finalmente apareció en Veracruz, Puebla, Ciudad de México, Guadalajara y otras ciudades importantes.

Chihuahua no fue la excepción, el 17 de septiembre de 1833 el entonces gobernador constitucional del estado, José Isidro Madero, emitió un comunicado a la población con el fin de se aplicaran prevenciones para contener la amenaza.

El documento que actualmente se conserva en el AHMHP expresa que para esa fecha el “Cholera morbus” había ocasionado funestos estragos en muchos puntos de la República y que se debía actuar rápido para evitar sus crueles efectos.

En este sentido, la autoridad recomendó que todos los vecinos a las 8 de la noche pusieran enfrente de sus viviendas una luminaria de ocote o pino. También ordenó regular la matanza de reses y prohibió, al menos en la Capital del Estado, toda reunión de ganado lanar, cabrío, de cerda y vacuno.

Foto: Cortesía | Archivo Histórico Municipal de Parral

Asimismo, dispuso que se cuidara escrupulosamente la venta de comestibles, es decir, que estos se comerciaran en la mejor calidad: semillas nuevas, carnes gordas (sólo de novillo, vaca y carnero castrado) y que el pan fuera de harina pura, bien cocido y esponjado.

En el comunicado también se prohibió la venta de chile verde, de carne de marrano, de carne seca, de grasas o mantecas rancias, de pescado salado, de queso añejo, así como de todos los géneros de frutos verdes. Igualmente se condenó la venta de toda clase de licores fuertes, como el vino, el aguardiente, el tepache y el tesgüino, a menos de que se presentara una boleta facultativa. En cuanto a las casas de los vecinos, el manifiesto obligó a que éstas se blanquearan con cal. De igual manera los corrales, caballerizas, letrinas y baños debían permanecer siempre limpios.

Para cuando la epidemia arribó a la ciudad de Chihuahua, el gobernador Madero ya había prohibido las grandes reuniones y los bailes, y que los expendios no vendieran ninguna clase de verduras u hortalizas.

Finalmente, el temible mal llegó al estado en octubre de 1833, dejando, según la historiadora Chantal Cramaussel, 168 muertos en Río Florido, 240 en Valle de Allende, 51 en Atotonilco, 18 en Parral, 1 en Rosales y otro más en la Capital del Estado. Conforme pasaban los días e iniciaba la temporada invernal la amenaza iba cediendo, pues en ese tiempo no se sabía, pero la bacteria no soporta las temperaturas gélidas.

Facebook: Archivo Histórico Municipal de Parral

Memorias de Chihuahua

Hoy en tiempos de pandemia ocasionada por el virus del Covid-19, desde el Archivo Histórico Municipal de Parral hacemos reflexión de las contingencias sanitarias que en otros tiempos afectaron al mundo, que llegaron a México y particularmente, que incidieron en la vida de los pobladores del estado de Chihuahua.

En esta ocasión abordaremos el tema del cólera morbus, una vieja enfermedad bacteriana que sabemos en la actualidad es principalmente transmitida por el agua y los alimentos contaminados por heces fecales de personas enfermas. Sin embargo, a principios de siglo XIX se sabía muy poco de ella, y debido a sus efectos como la muerte inminente por deshidratación, era realmente temida.

➡️ Recibe las noticias más relevantes de Chihuahua, Juárez y Parral directo a tu correo electrónico. ¡Suscríbete a nuestro Newsletter!

Este mal era conocido en el Viejo Mundo, había sido ya identificada en la antigua Grecia, China e India. Pero no fue hasta 1817 cuando se produjo la primera epidemia del bacilo que azotó el sureste asiático. No obstante, para 1829 surgió un nuevo brote que se extendió hasta el continente americano, llegando a Estados Unidos y finalmente a México en 1833.

Se trataba de una enfermedad desconocida en el país, en un tiempo en el que republicanos y centralistas se discutían el poder, las arcas públicas estaban exhaustas y la sanidad no era una prioridad. El rumor de la inminente llegada del cólera morbus a la joven nación se esparció con rapidez, hasta que finalmente apareció en Veracruz, Puebla, Ciudad de México, Guadalajara y otras ciudades importantes.

Chihuahua no fue la excepción, el 17 de septiembre de 1833 el entonces gobernador constitucional del estado, José Isidro Madero, emitió un comunicado a la población con el fin de se aplicaran prevenciones para contener la amenaza.

El documento que actualmente se conserva en el AHMHP expresa que para esa fecha el “Cholera morbus” había ocasionado funestos estragos en muchos puntos de la República y que se debía actuar rápido para evitar sus crueles efectos.

En este sentido, la autoridad recomendó que todos los vecinos a las 8 de la noche pusieran enfrente de sus viviendas una luminaria de ocote o pino. También ordenó regular la matanza de reses y prohibió, al menos en la Capital del Estado, toda reunión de ganado lanar, cabrío, de cerda y vacuno.

Foto: Cortesía | Archivo Histórico Municipal de Parral

Asimismo, dispuso que se cuidara escrupulosamente la venta de comestibles, es decir, que estos se comerciaran en la mejor calidad: semillas nuevas, carnes gordas (sólo de novillo, vaca y carnero castrado) y que el pan fuera de harina pura, bien cocido y esponjado.

En el comunicado también se prohibió la venta de chile verde, de carne de marrano, de carne seca, de grasas o mantecas rancias, de pescado salado, de queso añejo, así como de todos los géneros de frutos verdes. Igualmente se condenó la venta de toda clase de licores fuertes, como el vino, el aguardiente, el tepache y el tesgüino, a menos de que se presentara una boleta facultativa. En cuanto a las casas de los vecinos, el manifiesto obligó a que éstas se blanquearan con cal. De igual manera los corrales, caballerizas, letrinas y baños debían permanecer siempre limpios.

Para cuando la epidemia arribó a la ciudad de Chihuahua, el gobernador Madero ya había prohibido las grandes reuniones y los bailes, y que los expendios no vendieran ninguna clase de verduras u hortalizas.

Finalmente, el temible mal llegó al estado en octubre de 1833, dejando, según la historiadora Chantal Cramaussel, 168 muertos en Río Florido, 240 en Valle de Allende, 51 en Atotonilco, 18 en Parral, 1 en Rosales y otro más en la Capital del Estado. Conforme pasaban los días e iniciaba la temporada invernal la amenaza iba cediendo, pues en ese tiempo no se sabía, pero la bacteria no soporta las temperaturas gélidas.

Facebook: Archivo Histórico Municipal de Parral

Parral

Aumento del sueldo no es solución a la inflación: Juan de Dios Loya

"Esto solo sirve en un largo plazo, pero si no se garantiza que los costos de los productos subirán, solo se genera un círculo vicioso", indicó

Parral

Participarán 130 camioneros en la tradicional peregrinación

"El gremio está contento de festejar a la Virgen de Guadalupe", indicó el transportista Abundio Muñoz

Parral

Prevén repunte en venta de joyería por temporada decembrina

El artesano parralense Jorge Villegas indica que la industria decayó considerablemente ante la pandemia

Cuauhtémoc

Bajas temperaturas benefician al campo en Cuauhtémoc

La humedad en las tierras de cultivo y la captación del vital líquido en presas o represas son utilizadas para la actividad ganadera

Parral

Aumento del sueldo no es solución a la inflación: Juan de Dios Loya

"Esto solo sirve en un largo plazo, pero si no se garantiza que los costos de los productos subirán, solo se genera un círculo vicioso", indicó

Delicias

Chihuahua aportaría 140 Mm3 para pago del tratado de Agua de 1944

Para el 31 de diciembre los ríos del estado de Chihuahua aportarían un volumen de 140 millones de metros cúbicos para el pago del Tratado Internacional de Agua de 1944

Parral

Participarán 130 camioneros en la tradicional peregrinación

"El gremio está contento de festejar a la Virgen de Guadalupe", indicó el transportista Abundio Muñoz

Chihuahua

Brinda IMSS Chihuahua apoyo nutricional y deportivo

Personal capacitado ofrece medidas de prevención contra la diabetes e hipertensión