/ lunes 15 de junio de 2020

Camila Sodi regresa a la pantalla chica como Rubí

Es la cuarta vez que Rubí se adueña de la pantalla y ahora reencarna en Camila Sodi, protagonista del remake que hoy se estrena por Las Estrellas

Con una historia diferente adaptada a nuestros días, regresa Rubí a la pantalla chica, el drama de Yolanda Vargas Dulché que desde hace 30 años sigue atrapando la atención de los mexicanos.

Ahora Rubí vive sola, en una vieja mansión en medio del bosque, alejada del mundo y ahí narra su vida –de mala gana- a una periodista quien tiene un plan entre manos, así se desenvuelve cada capítulo creado por el escritor Leonardo Padrón, quien en esta adaptación decidió sorprender al televidente con escenas donde se aprecian avances tecnológicos de nuestra era, diálogos y elementos de un estilo de vida actual y sofisticado.

La protagonista se adentrará en el mundo de la moda y el glamour de la realeza del viejo mundo, pero sin dejar a un lado la traición y el desamor que sustentan la versión original.

Este es el tercer lanzamiento de Fábrica de Sueños de Televisa que hoy se estrena para el auditorio de Las Estrellas, con el que regresa la mujer sin escrúpulos que cumple sus ambiciosos objetivos de formas muy cuestionables; sin embargo, su intérprete revela la verdad sobre este personaje: “Me parece justo lo contrario, al exhibir estos comportamientos totalmente narcisistas y totalmente infantiles la reducen a estar confundida, a estar con sus valores de cabeza y estar buscando quién es. Me parece muy humana su búsqueda pero no es una mujer fuerte o alguien a quien admirar”, dijo Camila Sodi en entrevista con El Sol de México.

La primera vez que el mundo conoció los contrastes de Rubí, fue en 1968 con la telenovela protagonizada por Fanny Cano, dirigida por Fernando Wagner bajo la escritura de Yolanda Vargas Dulché. En 1970 fue llevada al cine en una cinta protagonizada por Irán Eory y Aldo Monti y producida por Carlos Enrique Taboada. Decádas más tarde en 2004, Bárbara Mori, Sebastián Rulli y Eduardo Santamarina la llevaron a la televisión en una telenovela de la producción de Alberto Castro.

Este año Sodi ofrecerá una nueva faceta que emula a la mujer fatal. “Mi Rubí es una mujer totalmente condicionada y confundida que a mi parecer creció con el machismo arraigado, entonces aprovecha el ser atractiva para seducir a los hombres minimizando su valor como persona, motivada siempre por el dinero, el cual sobrepone al amor y a las relaciones humanas. Eso denota a alguien con un carácter no solamente narcisista sino un ser sin autoestima. Para mí, Rubí es una mujer que está trastornada por una sociedad machista”.

Rodrigo Guirao, José Ron, Marcus Ornellas y Rubén Sanz interpretan a esos hombres a los que esta codiciosa fémina pondrá de cabeza. “Parte del machismo sistemático en el que está metida, la hace pensar que a través de los hombres obtiene lo que desea, o que por ellos puede ser alguien en la vida. Básicamente los usa como una mujer trastornada lo haría, primero un escalón, luego el segundo y así va viendo para arriba, hasta llegar con el Príncipe de España, ¡imagínate!”, aseguró la artista.

Camila confirma que uno de los pasos más interesantes en el proceso de dar vida a Rubí fue el encontrarse con facetas de la mujer que no conocía.

“Realmente me divertí mucho, pude explorar lugares a los que normalmente no voy. Creo que mientras más lejano a ti sea el personaje más divertido se pone. Rubí es vista como esta mujer que parecería que tiene lo que quiere, que obtiene lo que desea y se muestra con un autoestima muy alta, se cree la que todo puede hacer”.

La nueva Rubí, no sólo se apoderó del rol principal, también se quedó con la parte musical de este proyecto, interpretando el tema central, A quién le importa, lanzado originalmente en 1986 por el grupo español Alaska y Dinarama, reinterpretado por su tía Thalía en 2002.

“Cuando me entero de la noticia de que me habían dado a mí el papel, yo pongo mi historia en Instagram con esta canción con la que yo crecí, la cual me parece un himno para Rubí, porque todo el tiempo la están juzgando, se están metiendo con quien es y al final ella dice ‘oye a mí déjenme en paz’. Después de subir esta historia, el productor me dijo: ‘Oye es una gran idea, hagamos esa canción’, me parecía que tenía toda la razón y así fue como que salió, de una manera muy orgánica vía Instagram”.

Rubí, con las actuaciones de Camila Sodi, Rodrigo Guirao, Kimberly Dos Ramos, José Ron, Ela Velden, Marcus Ornelas y Rubén Sanz; entre otros, se transmite de lunes a viernes a las 21:30 horas.

Con una historia diferente adaptada a nuestros días, regresa Rubí a la pantalla chica, el drama de Yolanda Vargas Dulché que desde hace 30 años sigue atrapando la atención de los mexicanos.

Ahora Rubí vive sola, en una vieja mansión en medio del bosque, alejada del mundo y ahí narra su vida –de mala gana- a una periodista quien tiene un plan entre manos, así se desenvuelve cada capítulo creado por el escritor Leonardo Padrón, quien en esta adaptación decidió sorprender al televidente con escenas donde se aprecian avances tecnológicos de nuestra era, diálogos y elementos de un estilo de vida actual y sofisticado.

La protagonista se adentrará en el mundo de la moda y el glamour de la realeza del viejo mundo, pero sin dejar a un lado la traición y el desamor que sustentan la versión original.

Este es el tercer lanzamiento de Fábrica de Sueños de Televisa que hoy se estrena para el auditorio de Las Estrellas, con el que regresa la mujer sin escrúpulos que cumple sus ambiciosos objetivos de formas muy cuestionables; sin embargo, su intérprete revela la verdad sobre este personaje: “Me parece justo lo contrario, al exhibir estos comportamientos totalmente narcisistas y totalmente infantiles la reducen a estar confundida, a estar con sus valores de cabeza y estar buscando quién es. Me parece muy humana su búsqueda pero no es una mujer fuerte o alguien a quien admirar”, dijo Camila Sodi en entrevista con El Sol de México.

La primera vez que el mundo conoció los contrastes de Rubí, fue en 1968 con la telenovela protagonizada por Fanny Cano, dirigida por Fernando Wagner bajo la escritura de Yolanda Vargas Dulché. En 1970 fue llevada al cine en una cinta protagonizada por Irán Eory y Aldo Monti y producida por Carlos Enrique Taboada. Decádas más tarde en 2004, Bárbara Mori, Sebastián Rulli y Eduardo Santamarina la llevaron a la televisión en una telenovela de la producción de Alberto Castro.

Este año Sodi ofrecerá una nueva faceta que emula a la mujer fatal. “Mi Rubí es una mujer totalmente condicionada y confundida que a mi parecer creció con el machismo arraigado, entonces aprovecha el ser atractiva para seducir a los hombres minimizando su valor como persona, motivada siempre por el dinero, el cual sobrepone al amor y a las relaciones humanas. Eso denota a alguien con un carácter no solamente narcisista sino un ser sin autoestima. Para mí, Rubí es una mujer que está trastornada por una sociedad machista”.

Rodrigo Guirao, José Ron, Marcus Ornellas y Rubén Sanz interpretan a esos hombres a los que esta codiciosa fémina pondrá de cabeza. “Parte del machismo sistemático en el que está metida, la hace pensar que a través de los hombres obtiene lo que desea, o que por ellos puede ser alguien en la vida. Básicamente los usa como una mujer trastornada lo haría, primero un escalón, luego el segundo y así va viendo para arriba, hasta llegar con el Príncipe de España, ¡imagínate!”, aseguró la artista.

Camila confirma que uno de los pasos más interesantes en el proceso de dar vida a Rubí fue el encontrarse con facetas de la mujer que no conocía.

“Realmente me divertí mucho, pude explorar lugares a los que normalmente no voy. Creo que mientras más lejano a ti sea el personaje más divertido se pone. Rubí es vista como esta mujer que parecería que tiene lo que quiere, que obtiene lo que desea y se muestra con un autoestima muy alta, se cree la que todo puede hacer”.

La nueva Rubí, no sólo se apoderó del rol principal, también se quedó con la parte musical de este proyecto, interpretando el tema central, A quién le importa, lanzado originalmente en 1986 por el grupo español Alaska y Dinarama, reinterpretado por su tía Thalía en 2002.

“Cuando me entero de la noticia de que me habían dado a mí el papel, yo pongo mi historia en Instagram con esta canción con la que yo crecí, la cual me parece un himno para Rubí, porque todo el tiempo la están juzgando, se están metiendo con quien es y al final ella dice ‘oye a mí déjenme en paz’. Después de subir esta historia, el productor me dijo: ‘Oye es una gran idea, hagamos esa canción’, me parecía que tenía toda la razón y así fue como que salió, de una manera muy orgánica vía Instagram”.

Rubí, con las actuaciones de Camila Sodi, Rodrigo Guirao, Kimberly Dos Ramos, José Ron, Ela Velden, Marcus Ornelas y Rubén Sanz; entre otros, se transmite de lunes a viernes a las 21:30 horas.

Local

Parral registra diez muertes por Coronavirus en el 2021

Se presentan ocho casos de Covid-19 en 24 horas

Local

Prevén que este año continúen teniendo área Covid-19 en Hospital General

Actualmente cuentan con 36 camas y se encuentran cuatro hospitalizados

Local

Incrementan daños en la vista por exposición prolongada a pantallas

Visión borrosa, ojos secos, dolor de ojos y cabeza son varios de los síntomas asociados al esfuerzo ocular

Local

El estado registra más de cuatro mil defunciones por Covid-19

Nuestra ciudad acumula 175 muertes por Coronavirus a largo de la pandemia

Política

"El H2”, presunto capo protegido por Cienfuegos, emboscó a militares en 2016

Desde el 2016, Patrón Sánchez fue el objetivo prioritario de las fuerzas armadas por su particiáción en el homicidio de seis militares

Policiaca

Fallece motociclista tras fuerte accidente en la Vía Corta

Se trató de quien en vida llevara el nombre de Juan Gabriel Valenzuela, de 20 años de edad

Local

Parral ocupa primer lugar en la región sur con decesos por Covid-19

Le sigue Jiménez con 29 defunciones y en tercer lugar se encuentra Guachochi con 16

Mundo

Exdirector del FBI anticipa días "peligrosos" por toma de protesta de Biden

"Nunca he visto a un adulto con mayor necesidad de reafirmación que Donald Trump. Solo lo he visto en niños de dos o tres años", afirmó Comey