/ viernes 21 de septiembre de 2018

¿Cómo rentar o comprar casa? Estas son las lecciones del sismo

A un año del 19S las condiciones del mercado inmobiliario en la capital han cambiado, por eso te damos estas recomendaciones

La decisión de comprar o rentar una casa o departamento siempre es compleja porque deben analizarse diversos factores: el número de habitaciones, metros de construcción, financiamiento, seguridad en la zona, movilidad y hasta las áreas comunes o para mascotas. Sin embargo hay otras variables que a veces se escapan, como el nivel de sismicidad de la zona.

A un año del sismo de 7.1 grados que golpeó varias zonas de la Ciudad de México, las condiciones del mercado inmobiliario en la capital han cambiado, por eso te damos estas recomendaciones para que puedas elegir mejor y evitar estafas y riesgos al momento de invertir en tu patrimonio.

Puedes leer: A un año del 19S, familias de Insurgentes 1260 padecen estragos de la corrupción inmobiliaria

De acuerdo con Leonardo González, analista de Propiedades.com, la premisa básica para poder comprar o rentar un inmueble en las zonas afectadas, “sigue y seguirá siendo la vivienda que se adecúe más a tus necesidades, esa es la mejor”.

Leonardo González habla del indicador TOM (Time on Market), que mide días el tiempo que permanece activo un anuncio. "El supuesto básico nos dice que una vivienda con un TOM más prolongado tenderá a reportar una tasa de ajuste en precios decreciente. Es decir, mientras más tarde en cerrarse una transacción es más probable que el ajuste de precio sea a la baja", explica el experto.

Después del sismo, el indicador TOM llegó a incrementarse hasta cuatro veces en las zonas afectadas, lo que hizo que el alquiler de un departamento en colonias aledañas como Escandón, que rondaba los 11 mil pesos, contra 20 o 25 mil pesos que pagarías.

Para Alejandro Kuri, presidente de la Asociación Mexicana de Profesionales Inmobiliarios, son dos los aspectos que cualquier comprador debe considerar antes de invertir en un inmueble.

Entérate: ¿Dónde están las donaciones para los damnificados de los sismos?

El primero es el historial de la constructora, de la inmobiliaria y del mismo inmueble. En concreto, si se construyó antes o después del sismo de 1985.

“Hay que revisar la trayectoria de la empresa constructora y si son anteriores al 85 y resistieron. Aunque claro, el comprador no es un técnico que revise la estructura, para ver si decide comprar o no.

Además yo no señalaría diferencia en valores o pérdida de valores por zona. Es decir, la diferenciación está entre inmuebles bien construidos y mal construidos. Puedes construir cualquier tipo de inmueble en cualquier zona, no hay zonas de riesgo”, aseguró Kuri.

En tanto, el Colegio Nacional del Notariado Mexicano recomienda revisar que las escrituras estén inscritas en el Registro Público de la Propiedad de la localidad, con un respaldo administrativo, es decir, una boleta predial registrada en un padrón catastral.

Además es recomendable contar con un seguro, ya sea de vida, de gastos médicos o de daños para proteger tu coche, casa y negocio; aunque cabe aclarar que las pólizas se pagan a quien las reclama, por lo tanto, toda tu familia debe conocer qué seguros tienes contratados y con qué instituciones.

La decisión de comprar o rentar una casa o departamento siempre es compleja porque deben analizarse diversos factores: el número de habitaciones, metros de construcción, financiamiento, seguridad en la zona, movilidad y hasta las áreas comunes o para mascotas. Sin embargo hay otras variables que a veces se escapan, como el nivel de sismicidad de la zona.

A un año del sismo de 7.1 grados que golpeó varias zonas de la Ciudad de México, las condiciones del mercado inmobiliario en la capital han cambiado, por eso te damos estas recomendaciones para que puedas elegir mejor y evitar estafas y riesgos al momento de invertir en tu patrimonio.

Puedes leer: A un año del 19S, familias de Insurgentes 1260 padecen estragos de la corrupción inmobiliaria

De acuerdo con Leonardo González, analista de Propiedades.com, la premisa básica para poder comprar o rentar un inmueble en las zonas afectadas, “sigue y seguirá siendo la vivienda que se adecúe más a tus necesidades, esa es la mejor”.

Leonardo González habla del indicador TOM (Time on Market), que mide días el tiempo que permanece activo un anuncio. "El supuesto básico nos dice que una vivienda con un TOM más prolongado tenderá a reportar una tasa de ajuste en precios decreciente. Es decir, mientras más tarde en cerrarse una transacción es más probable que el ajuste de precio sea a la baja", explica el experto.

Después del sismo, el indicador TOM llegó a incrementarse hasta cuatro veces en las zonas afectadas, lo que hizo que el alquiler de un departamento en colonias aledañas como Escandón, que rondaba los 11 mil pesos, contra 20 o 25 mil pesos que pagarías.

Para Alejandro Kuri, presidente de la Asociación Mexicana de Profesionales Inmobiliarios, son dos los aspectos que cualquier comprador debe considerar antes de invertir en un inmueble.

Entérate: ¿Dónde están las donaciones para los damnificados de los sismos?

El primero es el historial de la constructora, de la inmobiliaria y del mismo inmueble. En concreto, si se construyó antes o después del sismo de 1985.

“Hay que revisar la trayectoria de la empresa constructora y si son anteriores al 85 y resistieron. Aunque claro, el comprador no es un técnico que revise la estructura, para ver si decide comprar o no.

Además yo no señalaría diferencia en valores o pérdida de valores por zona. Es decir, la diferenciación está entre inmuebles bien construidos y mal construidos. Puedes construir cualquier tipo de inmueble en cualquier zona, no hay zonas de riesgo”, aseguró Kuri.

En tanto, el Colegio Nacional del Notariado Mexicano recomienda revisar que las escrituras estén inscritas en el Registro Público de la Propiedad de la localidad, con un respaldo administrativo, es decir, una boleta predial registrada en un padrón catastral.

Además es recomendable contar con un seguro, ya sea de vida, de gastos médicos o de daños para proteger tu coche, casa y negocio; aunque cabe aclarar que las pólizas se pagan a quien las reclama, por lo tanto, toda tu familia debe conocer qué seguros tienes contratados y con qué instituciones.