/ viernes 25 de marzo de 2022

Por primera vez encuentran microplásticos en sangre humana, ¿cómo llegó ahí?

Consumimos sin darnos cuenta el equivalente al peso de una tarjeta de crédito durante una semana

Ámsterdam, Holanda.- Microplásticos se han encontrado en lugares recónditos del planeta, como el Círculo Polar Ártico o el Everest, pero también en el estómago de tiburones o pingüinos y en heces humanas y placenta. Ahora, un estudio demuestra por primera vez que también pueden hallarse en el torrente sanguíneo de personas.

Las responsables de este trabajo son las investigadoras Heather Leslie y Marja Lamoree, de la Universidad Libre de Ámsterdam, quienes constatan que minúsculos trozos de plástico provenientes de nuestro entorno pueden ser absorbidos por el torrente sanguíneo humano.

➡️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

Para llegar a sus conclusiones, el equipo investigador desarrolló un método analítico para establecer el nivel de trazas de partículas micro y nanoplásticas en la sangre humana.

El método se aplicó a la sangre de 22 donantes anónimos y se examinó para detectar la presencia de cinco polímeros diferentes, los componentes básicos del plástico. Según el análisis, tres cuartas partes de los sujetos analizados parecían tener plásticos en la sangre, señaló la universidad en un comunicado.

Aunque no nos demos cuenta y pueda resultar difícil de creer, comemos y bebemos microplásticos cada día hasta un total de cinco gramos a las semana, el equivalente al peso de una tarjeta de crédito, según un estudio paralelo de la Universidad de Medicina de Viena.

El plástico no es biodegradable y sigue descomponiéndose hasta quedar reducido a piezas milimétricas que entran en la cadena alimentaria y, al final, en nuestro cuerpo.

Estas partículas que entran en el tracto gastrointestinal a través de la comida y la bebida consisten en micro y nanoplásticos, que suponen especialmente un riesgo para la salud de las personas con enfermedades crónicas, como la diabetes, la obesidad o la hepatitis.

Así lo recoge el estudio "Desperdiciar o no desperdiciar: cuestionar los riesgos para la salud de los microplásticos y nanoplásticos con un enfoque en la ingestión y la carcinogenicidad", publicado en la revista Exposure & Health, que resume los últimos datos conocidos.

Ámsterdam, Holanda.- Microplásticos se han encontrado en lugares recónditos del planeta, como el Círculo Polar Ártico o el Everest, pero también en el estómago de tiburones o pingüinos y en heces humanas y placenta. Ahora, un estudio demuestra por primera vez que también pueden hallarse en el torrente sanguíneo de personas.

Las responsables de este trabajo son las investigadoras Heather Leslie y Marja Lamoree, de la Universidad Libre de Ámsterdam, quienes constatan que minúsculos trozos de plástico provenientes de nuestro entorno pueden ser absorbidos por el torrente sanguíneo humano.

➡️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

Para llegar a sus conclusiones, el equipo investigador desarrolló un método analítico para establecer el nivel de trazas de partículas micro y nanoplásticas en la sangre humana.

El método se aplicó a la sangre de 22 donantes anónimos y se examinó para detectar la presencia de cinco polímeros diferentes, los componentes básicos del plástico. Según el análisis, tres cuartas partes de los sujetos analizados parecían tener plásticos en la sangre, señaló la universidad en un comunicado.

Aunque no nos demos cuenta y pueda resultar difícil de creer, comemos y bebemos microplásticos cada día hasta un total de cinco gramos a las semana, el equivalente al peso de una tarjeta de crédito, según un estudio paralelo de la Universidad de Medicina de Viena.

El plástico no es biodegradable y sigue descomponiéndose hasta quedar reducido a piezas milimétricas que entran en la cadena alimentaria y, al final, en nuestro cuerpo.

Estas partículas que entran en el tracto gastrointestinal a través de la comida y la bebida consisten en micro y nanoplásticos, que suponen especialmente un riesgo para la salud de las personas con enfermedades crónicas, como la diabetes, la obesidad o la hepatitis.

Así lo recoge el estudio "Desperdiciar o no desperdiciar: cuestionar los riesgos para la salud de los microplásticos y nanoplásticos con un enfoque en la ingestión y la carcinogenicidad", publicado en la revista Exposure & Health, que resume los últimos datos conocidos.

Policiaca

Una mujer que juntaba botes halló el cuerpo de la joven en Las Ánimas

Los olores fétidos llamaron su atención y al percatarse de que era un cuerpo humano sin vida dio aviso a las autoridades

Doble Vía

El Señor de los Cielos tuvo un amor imposible, ¿quién fue la mujer que enamoró y rechazó a Amado Carrillo?

Uno de los narcos temidos de la historia como lo fue "El Señor de los Cielos", habría tenido también un amor imposible

Parral

Mina Cerro Los Gatos anuncia jornada de reclutamiento

Las vacantes se busca que sean cubiertas por personal originario de nuestra ciudad: alcalde César Peña

Política

EU apoyará al gobierno de Colima para recuperar la seguridad: Ken Salazar

El embajador de Estados Unidos en México ofreció el respaldo del gobierno norteamericano para ayudar a la entidad

Sociedad

Detienen a líder de policías comunitarias en Guerrero

Fuentes oficiales confirmaron que el detenido había sido trasladado al Centro de Readaptación Social del municipio de Tlapa de Comonfort

Sociedad

¿Cómo y quiénes deben llevar a cabo los trabajos de rescate de mineros?

Te explicamos el proceso que se debe realizar ante cualquier percance o accidente en una mina

Parral

Dona Minera Titán al Municipio unidad para Médico en tu Casa

Será utilizada para ofrecer terapias físicas a domicilio a personas que lo requieran debido a su condición física

Justicia

Ubican a tres posibles responsables del accidente minero en Sabinas, Coahuila

Estos vendrían a ser el titular de la concesión, el propietario del predio y el encargado de explotar la mina afectada

Mundo

EU busca vacunar a más personas contra viruela del mono con nueva estrategia

Esta nueva estrategia permitirá usar menos producto por inyección y, por lo tanto, aumentar las dosis disponibles