imagotipo

Sueño de perro

  • Leoncio Durán Garibay

La expresión “Sueño de Perro” es usada en el pueblo norcoreano, para referirse a cosas absurdas o que no tienen mucho sentido. En este orden de ideas y trasladando  la expresión a  nuestro país, permítame compartir y comentar unos  sueños de perro que tuve de manera personal en días recientes.

El primer “sueño de perro”, emana de la buena disposición de nuestros distinguidos y honorables legisladores, derivado de su trabajo de campo, esto en los más recientes acontecimientos que tuvieron como origen los fenómenos naturales (terremotos), me sorprendió gratamente ver a una larga fila de diputados y senadores, apoyando en los trabajos de rescate de personas, moviendo afanosamente los escombros, algunos incluso se hicieron notar, cuando llegaron con su marro en mano y empezaron ahora si, literalmente  “a ponerle al marro”, para fragmentar las losas de concreto y poder llegar hasta donde se encontraban atrapadas las víctimas.

Otro grupo importante de legisladores  se dedicó  a coordinar los trabajos de ayuda, organizando eficientemente las brigadas de recolección, clasificación, traslado y entrega de víveres a sus representados. Fue sorprendente que incluso sus múltiples asesores, asistentes y guaruras, se sumaran a esta muy loable actividad. En verdad me siento orgulloso de estar tan bien representado, con personas así, da hasta gusto acudir a votar; porque ellos sí entienden su compromiso de servir, de trabajar por las personas más desprotegidas y vulnerables, porque personas como ellas sí entienden que no es lo mismo tener un cargo público, que ser una carga pública.

Mención muy aparte merece su desinteresada generosidad, al instante la gran mayoría acordó donar una parte muy importante de su dieta, se ve que sí entienden que ser diputado o senador, es un puesto de honor y no un negocio familiar o político-partidista.

Estoy conmovido hasta las lágrimas, con este ejemplo de nobleza y de entrega  de nuestros legisladores, en verdad que ahora sí se pusieron la camiseta del pueblo, por eso cuando regrese mi diputado, iré con gusto a saludarlo, le extenderé mi mano y lo estrecharé en un fuerte abrazo, para hacerle saber lo orgulloso que estoy de él, incluso propondré en donde corresponda, que una de las calles principales de mi ciudad lleve su nombre, en honor a sus excelente trabajo, ¡claro que sí! Eso y más merece, bien ganado lo tiene.

El segundo “sueño de perro”, está relacionado con nuestros generosos partidos políticos, “todos”.  En base a su experiencia y a su muy basta organización de su estructura y sus bases, también de inmediato se pusieron a trabajar para ayudar a las víctimas. En breves instantes se contactaron todos los partidos políticos, dejando a un lado su ideología, decidieron unirse en una sola brigada, en una sola fuerza para recolectar vívires, medicamentos y donativos; como si fuera un mitin multitudinario las plazas se llenaron de personas “activistas” que con bandera en mano solicitaban el apoyo, en tanto otras brigadas recorrían los barrios, las colonias,  las calles y todos los rincones de las ciudades y de los pueblos, para recolectar el apoyo.

Otro gesto digno de reconocer fue, cuando todos los partidos, por conducto de sus dirigentes de forma voluntaria e inmediata, enviaron una carta donde renunciaban irrevocablemente a todo el dinero público, que estaba destinado para ellos y sus campañas, manifestando su interés de que todo ese recurso, se pusiera a disposición para la reconstrucción de los daños.

Aún estoy con la boca abierta, sorprendido gratamente por esa labor de los partidos políticos, por constatar que son un conducto para servir a los ciudadanos y no un medio para servirse de los ciudadanos, el único problema para mí, es que en las próximas elecciones me será muy difícil elegir por cual partido votar, ya que todos han demostrado su más noble y legítima aspiración de ser unos verdaderos instrumentos, para servir y no para servirse.

Hoy que despierto, sólo deseo que esta sea la realidad que se está viviendo,  y no sea un “sueño de perro” de todo el pueblo mexicano.

leon7dg@hotmail.com