imagotipo

Resistencia pacífica vs provocación

  • Sr. Julio Morales Q.

“Ildefonso y Aldo Zamora, Rodolfo Montiel, Teodoro Cabrera, Isidro Baldenegro, Wilfrido Álvarez, los tristemente célebres defensores del bosque. Unos fueron reprimidos, incomunicados, torturados, sin orden judicial detenidos, enjuiciados y encarcelados bajo acusaciones pre-fabricadas. Otros fueron asesinados. Todos bajo los consabidos riesgos encabezaron la lucha comunal/ejidal contra las ligas político/empresariales de tala-montes, en el redituable negocio local e internacional de la madera con calidad de exportación en diversas regiones del país. Algunos recibieron en vida los reconocimientos máximos por la defensa ambiental, endeble escudo para proteger sus vidas”.

No son hechos aislados. Se calcula que desde 1991 más de 30 inspectores forestales han muerto por su trabajo y un número mucho mayor han sufrido golpes y amenazas. Wilfrido Álvarez murió de un tiro en la cabeza el 26 de marzo de 2003. Investigaba la tala ilegal en alrededores de Chilpancingo. Para borrar huellas, los asesinos metieron el cuerpo en su vehículo, le prendieron fuego; redactaron y colocaron un letrero: “¿Tanto querías tu bosque? Quémate con él”. Cómo única reacción, Semarnat otorgó al ingeniero Álvarez de manera póstuma, el premio al Mérito Ecológico 2003. En su momento, Felipe Calderón se comprometió a hacer justicia; cero resultados. A1 año del asesinato de Isidro Baldenegro, Javier Corral y el fiscal prometieron esclarecer el crimen. Se tiene identificado al autor material. Significa que, en México las empresas trasnacionales, caciques o tala-montes en complicidad con sectores de gobierno persiguen a los defensores del medio ambiente. Ante el despojo ancestral del territorio en Coloradas de la Virgen, Isidro traía en su sangre la lucha por el bosque y derechos de la Comunidad que protagonizó su Padre Julio Baldenegro, asesinado en 1986. Ellos creían fielmente en la resistencia pacífica; la vía más larga, pero de resultados más seguros.

Los bosques son indispensables para la vida. 2/3 del agua que utilizamos a diario se captan en las zonas boscosas. La deforestación agrava la escasez del vital recurso, propicia la erosión del suelo y provoca deslaves de tierra e inundaciones. Los más afectados por ello, son los habitantes de bosques y selvas; gente pobre en su mayoría; dependiente de los recursos forestales para subsistir. Sin bosque la gente emigra; es fácil entender por qué arriesgan y deciden defender su entorno enfrentando a los poderosos depredadores a riesgo de su libertad, integridad física o su vida. Mientras el gobierno federal no asuma el problema y siente políticas públicas congruentes en este sector, seguirán asesinando y atacando a quienes deciden afrontar el problema con la urgencia y el compromiso requeridos.

Situación parecida ocurre en la zona urbana a los movimientos de protesta y resistencia civil pacíficas. Miércoles: Parque Lerdo; reunión de Adultos mayores a quienes los Bancos esquilman o suprimen sus modestos apoyos bimestrales. Ellos traman acciones sobre objetivos concretos, pero les asaltan las provocadoras, fanáticas del poder político local que, aparentando ejercitarse se dedican a molestar buscando desubicar a l@s ancian@s que en espacio abierto celebran su reunión periódica, legítima.

Jueves: Retén Ciudadano reanudó actividades afuera del Edificio Leyes de Reforma. Estrenamos módulo. El Ciudadano que puede, refrenda su pago conforme a la Constitución y dd.hh. Represalias: Hace rato improvisaron 2 ventanillas de atención al público teniendo 13 para el mismo fin, en el 2° piso del inmueble. Nos desplazaron de la entrada y su objetivo fracasó. La afluencia de convencidos sigue. Agudizaron la táctica de mal-registrar datos del vehículo u otros en el certificado de pago. Quien no checó debió rehacer el trámite. La fila de la ventanilla del Retén la interrumpió un empistolado mal fajado sin uniforme. Daniel, jefe de vigilantes lo protegía de los reclamos. Reaccionó exigiendo a los de cachucha, voltear la visera hacia atrás. En tanto, el supuesto policía, trataba de cubrir el arma en su cintura, con la orilla de su camisa. Nada fue casual; ¿Qué más tramarán? Les sobran Esquiroles.