imagotipo

Reloj de sol

  • Profr. Ramón Lerma A.

Gnomónica es la ciencia que se encarga de reunir conocimiento sobre los relojes de sol, instrumentos usados desde tiempos muy remotos conocidos también como cuadrantes solares, emplean la sombra de un estilo ó gnomon (varilla) sobre una superficie con una escala graduada para medir el movimiento relativo del sol.

Para los egipcios, hora, significaba vigía del tiempo y deber sacerdotal; ya para el 2550 a.c lograron orientar la pirámide de Keops mediante referencias estelares. Fueron ellos los primeros en dividir el tiempo ordinario en 24 hrs con influencias de los sumerios, civilización más antigua, desarrollada en Mesopotamia (región del actual Irak). Los egipcios diseñan también un instrumento denominado Set Jat en el año 1550 a.c. Se trataba de un pequeño reloj de sol. La primera referencia literaria conocida a un reloj, es el famoso cuadrante de Achaz. (Siglo VII a.C) citada en la Biblia, Dos Reyes. XX. 8-12. “Entonces el profeta Isaías lo invocó, quien hizo retroceder la sombra diez gradas (peldaños) en la sombra del cuadrante de Achaz”. Al día de hoy se desconoce la forma y composición de este cuadrante, pero en Mesopotamia, se les llamó Zigurats. Por supuesto que en la actualidad, se ha logrado, descifrar monumentos arqueológicos en diferentes partes del mundo; y que algunos de ellos demuestran parcial o totalmente su funcionamiento, como es el caso de Stonehege en Inglaterra y la pirámide Maya en México. Escritores griegos y romanos, para el siglo V a.C, hacen patente la existencia de relojes de sol, pues los describen y dan referencias; Herodoto, Padre de la Historia, afirma que los griegos heredaron medir el tiempo de los babilonios. Plinio el viejo relata en su “Historia Natural” que Augusto el emperador romano, construyó en campo de Marte un reloj de sol aprovechando un obelisco egipcio. Los Árabes en su auge astronómico, siglo IX, llamaron al-basit (superficie plana) a los relojes de sol. En la época medieval, San Benito, fundador de la orden Benedicta (529 d.c) establece las horas canónicas (determinadas horas, para la oración común). Alfonso “El sabio” en Toledo reúne un numeroso grupo de astrónomos, cristianos, árabes y hebreos, rescatando al latín, numerosas obras y tratados. (Siglo XIII). La extraordinaria difusión de la gnomónica derivó a la construcción de relojes de misa, en ellos se indicaba las horas de rezo fijados en las fachadas meridionales de los templos europeos. México y otras partes de América se vieron influenciados en épocas coloniales y, se fueron instalando debido a la exigencia del Rey Felipe II, en Europa. Nuestro Parral no fue la excepción. La Parroquia de San José siglo XVII, ostenta uno de tipo cuadrante vertical, en esquina a mitad de la base en la torre del campanario. Qué bueno que lo recuperamos, lo habíamos despreciado por un buen tiempo enrollándole cable eléctrico, y dejando crecer hierbas a su alrededor obstruyéndole visibilidad. Se aprecia algo despostillado en sus extremos superiores del cuadrante, pero mientras haya sol marcará la hora, de seis a seis, según la estación del año; haciendo una precisión de datos antes publicados con este mismo tema, nuestro reloj de sol (antes único en Parral) patrimonio cultural, histórico y científico; funciona correctamente en otoño e invierno. En la asignatura de Diseño Arquitectónico a nivel secundaria, creemos, haber motivado el sentido de pertenencia, diseño y construcción de estas joyas en los futuros “Arquis”; los hicieron de forma exitosa y las piezas se exhibieron en la explanada de la institución llamando poderosamente la atención de los asistentes; algunos de estos relojes están adornando y cantando la hora con luz y sombra los patios en las casas de algunos de nuestros alumnos. El de la parroquia en mención, no tiene sentencia grabada en su cuadrante que se estila haciendo referencia al correr del tiempo, por ejemplo: “Sin sol yo callo” ó algo más trágico: “Sabes la hora que vives, no la de tu muerte”, etc. Algunas ex haciendas de la oligarquía chihuahuense aún se conservan; pero en realidad no son tan comunes en nuestro estado. Se vuelven más, hacia el sur de la república, pero no tanto como en España. Ojalá conservemos el nuestro porque su plusvalía es mayor en todos los aspectos. Existen varios grupos o clubs a nivel mundial, por lo pronto el cuadrante parralense, ya se exhibe virtualmente en: “The history of the sundails”. Gracias. “Se va el sol”, pasen excelente día. Nos seguimos leyendo en Tiempos & Espacios.