imagotipo

PATRULLANDO

  • Patrullando

PLEITOS.- La primera muestra de que el tema del ex abrupto del Síndico en la reunión de Cabildo, dejó al descubierto el boquete que el Presidente Municipal independiente le está haciendo al partidazo, a fin de que éste llegue debilitado y de-sunido a la elección.

LABOR.- De por sí es poca la labor que se tiene que hacer para desunir al PRI, éste se encuentra hecho trizas. La polarización de los grupos de poder así lo mantienen y ahora se agregan factores externos que aceleran el paso a este propósito.

MACARIO. El caso de Macario Barraza es un ejemplo clásico del desfonde priista; se trata de un activo que fue priista y que desde la campaña del independiente rumbo a la Alcaldía marcó distancia del tricolor; sin embargo, mantiene los lazos con los operadores.

RECTA.- El mensaje que envió José Luis Martínez en torno a la presunta aviaduría no está muy descabellado, dados los antecedentes del expriista se podría considerar que esa posición es el pago que recibe a manera de contraprestación de los favores antes recibidos.

SUPOSICIÓN.- Esta lectura no es una simple suposición. Tiene elementos que la apuntalan: antes que nada, el Municipio nunca  había requerido los servicios de un “embajador” en la Ciudad de México.

MÁS.- Hay que agregar que si a algún lado viaja el presidente Alfredo Lozoya es a la capital del país; entonces nunca como ahora es innecesario contar con un representante.

AGREGADOS.- Y como dato curioso, el documento que avala a Macario Barraza como representante del Municipio en aquel lugar, pudiera tener más validez de título personal de Alfredo Lozoya que del Municipio, data de marzo de 2016, fecha en que el Presidente aun no tomaba posesión.

GIRA.- En este mismo tema, ayer aprovechando que estaba de gira por esta ciudad el líder estatal del PRI, desaprovechó la oportunidad para abordar el tema y evitar que el PRI se siga haciendo “girones” en su estructura.

DEUDA.- Sin embargo, Omar Bazán quedó a deber. Simplemente se deslindó del tema como buen títere del juego de la política. Eludió hablar del asunto y le dejó el paquete al Delegado Nacional.

PROBLEMAS.- Si el máximo líder priista en el estado no es capaz de atender y dar respuesta a la problemática de los militantes de su partido, entonces su figura está de más, la política puede operarse perfectamente con el Delegado Nacional.

MENCIÓN.- Por cierto, mención aparte merece el delegado nacional, Fernando Moreno Peña, a quien le falta tacto político y le sobran los malos tratos. Parece que es el molde que está de moda: visto así, José Luis Martínez no está fuera de la línea del partido.

AUGURIOS.- Si el PRI de Chihuahua ha apostado su destino en la operación política del nayarita, malos augurios se anticipan; las únicas votaciones copiosas que se obtendrán serán las que el delegado prodigue en sus discursos.

REALIDAD.- Ya en la realidad, tocando tierra, el Delegado queda a deber. Es difícil pensar que alguien podrá operar un proyecto que se rige por la presión, trato frío y distante. Es entendible por qué el proceso político interno de la dirigencia estatal se le salió de las manos y fue necesario un “bomberazo” nacional para que el asunto no se saliera de cauce. El PRI sigue mal y de malas.

TIBIEZA.- En este último punto, la dirigencia municipal también ha hecho su aportación al boceto de la debacle operacional: ha mostrado inexperiencia y hasta torpeza en el manejo del tema, aún es momento “que no les cae el veinte” para darse cuenta que la bancada en el Cabildo depende del partido y su dirigente marca la línea.

LÍNEA.- Así que, cuando la dirigencia municipal en pleno acompañó al Síndico en su rueda de prensa, indirectamente le dio una nueva cuchillada a Alfredo Salayandía, líder de regidores en el Cabildo a quien, dicen, ni siquiera le marcan línea de acción o posicionamiento en el Cabildo. Los dejaron en la orfandad.

ABANDONO.- Más que intencionalidad de no apoyo a la coordinación de los regidores, se percibe un abandono, no a partir del conflicto, sino desde que inició la gestión. Ante ello, la congruencia marca sentar a los actores en conflicto a la mesa de diálogo y evitar que el rompimiento se propague más de lo que ya está.

MINIMIZÓ.- Así, pues, el caso fue minimizado y dejado a un simple pleito que no ocasionaría mayores problemas; no obstante, dado como enfrentaron el tema, les causará estragos sobre todo divisionismo al interior.

JALÓN.- Debe ser necesario un “jalón de orejas” para que las cosas se tranquilicen y al estilo del PRI, planchar el asunto, no se descarta que hayan tenido alguna reunión secreta con los involucrados…

ICHISAL.- Y en donde comenzaron a salir inconformidades es en el Hospital de Ginecobstetricia -Centro Materno-, los pediatras y enfermeras ya no aguantan la actitud de la administradora, Sandra Bueno, ni la del encargado de recursos humanos, Javier Sáenz.

CUENTA.- Dicen entre el personal que ya no se les toma en cuenta; por el contrario, se le dice que no son indispensables. Se pasan por encima las decisiones que toman entre el gremio de médicos.

BÁSICO.- Afirman en los corrillos que no se les da lo básico para trabajar, reniegan y dicen que es fácil por parte de las autoridades decir que trabajen con lo que hay; pero no se da una solución, mientras la gente es la que se ve afectada.

GUARDIAS.- Dicen los galenos que incluso si no son tan indispensables y si ganan más de lo que hacen, entonces por qué les hablan cuando hay guardias descubiertas. Por lo que ante los faltantes de médico y material, en lugar de recibir un impulso, se les da un mal trato por parte de los encargados.

ENCARGADO.- Tendrán que ver esta situación de manera que los pacientes sean los menos afectados y que no se vean perjudicados por los faltantes que se atienda, de manera que se termine por cubrir lo que falta. patrullando@elsoldeparral.com.mx