imagotipo

Las mujeres deben dormir más que los hombres

  • Ing. Adalberto Gutiérrez Chávez

La calidad del sueño es como la del alimento: Básico para la salud física y mental de todas las personas, sin excluir sexo. Día a día, los científicos estudian sobre el sueño, también cada día surgen nuevos enigmas al respecto. Están realizando estudios que indican razones generales de que las mujeres necesitan dormir más.

Los científicos observaron que determinados problemas de sueño afectaban más a las mujeres, como una mala calidad del mismo, dificultad para conciliarlo (más de 30 minutos), interrupciones frecuentes (al menos dos veces a la semana), lo que a la postre generó mal humor y una mayor propensión al deterioro de la salud física.

Las mujeres con problemas de sueño también mostraron en los resultados de la investigación, mayores niveles de varios marcadores ligados a la inflamación que puede conducir al engrosamiento de las arterias, así como al aumento de riesgo de enfermedad cardíaca.

Asimismo, explica Edward Suárez, profesor asociado en el departamento de Psiquiatría y Ciencias Conductuales de Duke, los problemas de sueño en mujeres se vincularon a niveles más elevados de fibrinógeno, un factor de coagulación que ha sido asociado a un derrame cerebral, lo que no sucede con los hombres, cuyos niveles son más bajos.

Las diferencias entre ambos sexos respecto a los problemas de sueño y sus consecuencias, a decir de Suárez, se atribuyen a las variaciones en la actividad de la cantidad de sustancias naturales en el cuerpo, como el aminoácido triptófano, la serotonina, un neurotransmisor y la hormona melatonina.

Por si fuera poco, en otros estudios confirman la importancia de un buen sueño para tener una piel más sana y lucir bien es más importante para las mujeres, puesto que la cultura las orilla a tener más en consideración la presentación que los hombres, quienes con un poco de talento pueden darse el lujo de mostrar orgullosos su fealdad. Las exigencias de la sociedad hacen que algunas se sientan culpables al dormir más, como si no sólo se les notara más la fealdad, también la pereza. Mientras que en un hogar tradicional es fácil ver que mientras las mujeres están haciendo trabajo doméstico todo el día, desde el desayuno a la cena. Los hombres pueden descansar después del trabajo, desvalorando la carga de trabajo de las mujeres.