imagotipo

La importancia de mantener una actitud positiva ante las dificultades

  • Profr. Steve Sanchez

La mentalidad que tengamos para afrontar estas situaciones serán las que nos ayuden a vivir como queramos vivir, nosotros decidimos si queremos gozar o queremos seguir sufriendo y lamentándonos. Cuando vas de caída no tienes que llegar al fondo para ver qué hiciste mal, puedes evitarlo en cualquier momento sólo es cuestión de detenerte, dejar de aferrarte al orgullo que te lleva a cometer una y otra vez el mismo error, analizar lo que estás haciendo, responsabilizarte de tus actos, volverte manejable, de lo hecho en lo pasado ni hablar, no lo podrás cambiar; ni tampoco podrás recuperar el tiempo que perdiste, ni podrás tener la certeza de que tu futuro será todo felicidad, pero tendrás la seguridad del hoy, de sentirte bien porque estás haciendo lo que quieres hacer y el día de mañana podrás disfrutar y gozar tu realidad, porque es la que te costo lidiar con la razón.

Cuando anhelamos una vida sin dificultades, recuérdanos que los robles crecen con fuerza, con vientos en contra y que los diamantes nacen bajo presión. (Peter Marshall)

Ahora que si decides aferrarte a aquello que te perjudica, no te quejes y no utilices a las demás personas para justificarte, simplemente acepta tu decisión. Todo ser humano pasa por acontecimientos desagradables que te ponen en un estado de depresión y mal humor o tristeza, y la mayoría de estos sucesos poco agradables son causados por uno mismo, no son fruto de la mala suerte, ni de la casualidad, ni por fenómenos extraños, simplemente son consecuencias de cómo manejamos nuestra vida; y como no hay un instructivo que nos ayude a manejar nuestras vidas, tendremos que pasar por estas malas experiencias, siempre aparecerán momentos difíciles en la vida de cada uno de nosotros, esto es inevitable, algunas veces serán cosas que podíamos esperar pero otras serán circunstancias con las que no contábamos. La manera en que pensemos sobre ello y cómo nos veamos a nosotros mismos frente a los obstáculos que van apareciendo, determinará nuestra manera de sentirnos y las habilidades que pongamos en práctica para su solución, hay que tener en cuenta que muchas veces las dificultades están en uno mismo, en la manera de pensar y en la forma de enfrentarse a la realidad que a cada uno le toca vivir.

Todos pasamos por esas situaciones y también todos experimentamos la tentación de tirar todo a la basura y de decir “ya no vale la pena seguir adelante”. Son instantes de la vida, es obvio que la solución no es tirar todo a la basura y dejarse morir, eso no es solucionar un problema sino generar uno que no sabemos de qué dimensión es, son los momentos en los que hay que animarse, fortalecerse, motivarse y estar dispuesto a que todo sea mejor. Hay que hacer algo, tenemos que seguir batallando.

Hay que aceptar que algunas cosas nunca serán tuyas y aprender a apreciar las cosas que son sólo tuyas, a veces permitimos que los problemas pequeños dominen nuestras vidas. No dejes que te arruine el día, siempre habrá pequeños problemas que te irriten, el secreto está en ser capaces de darles el nivel minúsculo de la importancia que merecen, mantén una actitud positiva cuando estés rodeada/o de negatividad, sonríe cuando veas a otros fruncir el ceño, es una manera fácil de hacerte grande, lo importante es entender y comprender que se puede salir adelante, que no todo está perdido y que siempre somos capaces de reír en el futuro de lo que en el presente nos ha hecho llorar.

“Si ayudo a una sola persona a tener esperanza, no habré vivido en vano.”(Martin Luther King)