imagotipo

El sabochi que soy

  • Leoncio Durán Garibay

Con la llegada a América  de aquella primera expedición, encabezada por Cristóbal Colón aquel 12 de octubre de 1492,  comenzó el cambio de la historia, el encuentro de dos mundos.  Los países europeos, principalmente España y Portugal, compitieron por la exploración, conquista y colonización del continente americano, imponiendo incluso una religión.

Así personajes como Francisco de Ibarra, en 1554 comenzaron su vida de exploradores, dejando Zacatecas y partiendo hacia el norte en busca del preciado mineral. En 1567, Rodrigo del Río continúa con esa aventura hasta fundar “Santa Bárbara”,  lugar que sirve como punto de partida de otras expediciones. Las órdenes religiosas no son ajenas al deseo de conquistar a los indios nativos y apoderarse  también de  sus riquezas.

   Desde hace  525 años, los Rarámuris y todos los grupos indígenas originarios, han sido sometidos, asesinados, desplazados, humillados, conquistados, explotados y todos los adjetivos que usted quiera utilizar. En un principio por los extranjeros, con espíritu de aventureros y saqueadores, después por esa raza mestiza, que representamos tal vez usted y yo, y  que hasta la fecha continuamos con ínfulas de conquistadores, antes que, con humildad reconocer los derechos y costumbres de esas etnias.

   Las preguntas que se imponen ante la reflexión es: ¿qué haría usted o qué haría yo, si fuéramos parte de la etnia Rarámuri?  ¿Qué pensaríamos del Sabochi? Sabochi, es el término que el Rarámuri  utiliza para referirse a todos aquellos que no son de su etnia.  Si me lo permite con mucho respeto, enumeraré algunos conceptos que el Rarámuri tiene de nosotros y de nuestra forma de vivir, de pensar y de actuar.

   En principio compartiré algunas definiciones que el Rarámuri le da al vocablo Sabochi: 1.-Lo traducen como el que tiene la cara con pelos, con barbas que parecen telarañas, por lo tanto es confuso, no entiende nada, es ignorante, se le dificulta ver la verdad. 2.-Sabochi, es el hombre blanco que ha engañado a sus congéneres, que ha invadido sus tierras, que ha violado a sus mujeres y que sigue aprovechándose de él. 3.-Sabochi quiere decir, araña ponzoñosa. 4.- La peor ofensa que un Rarámuri le puede inferir a otro Rarámuri es decirle: te estás haciendo Sabochi.

   Pero, además, el Rarámuri piensa de nosotros los Sabochis lo siguiente: que  tenemos un idioma muy pobre, por eso debemos usar muchos gestos y ademanes, además de alzar la voz para darnos a entender que somos muy flojos, mentirosos, indolentes y sobre todo, ladrones. También nos catalogan de muy egoístas, no compartimos lo que tenemos de más. Que somos muy irrespetuosos y de muy mala educación. Piensan que estamos muy atrasados en aspectos relacionados con la religión. Nos consideran ignorantes de la naturaleza, no sabemos por ejemplo que significa un arcoíris, una estrella fugaz, no entendemos que todo tiene alma.

Afirman que los hombres somos muy indiscretos y muy impúdicos, además de hipócritas, por ejemplo; cuando alguien muere nos abrazamos y lloriqueamos como si con eso fuéramos a revivir el muerto. Además, los hombres no aguantamos nada, por cualquier cosa nos cansamos y todo nos duele mucho. Sobre las mujeres Sabochis opinan que son muy escandalosas para parir y necesitan ayuda de hasta 4 0 5 personas, no sienten vergüenza de que las vean parir.  Con respecto al saludo de mano, sostienen que el Sabochi toma la mano, la aprieta y la zarandea, lo que significa posesión, dominio. Piensan que en los ojos del Sabochi no hay luz ni confianza, por eso no saben hablar derecho. Sobre el corazón del Sabochi piensan que está lleno de amargura, de soledad, agrio, que no es dulce, que no tiene amor y finalmente, entre otras cosas, nos consideran como un pueblo subdesarrollado, muy elemental.

   ¡Interesante verdad! Es muy común que nosotros tengamos una idea, una opinión sobre los Rarámuris, sobre los Indios, buena o mala sin embargo, antes de continuar considerándolos como seres inferiores, intentemos primero conocerlos, para poder respetar sus costumbres, sus espacios, su filosofía de vida y su misma existencia. Creo que estamos en deuda con ellos…

   9 de agosto, “Día Internacional de los Pueblos Indígenas”.

leon7dg@hotmail.com