imagotipo

Alerta roja, permanente

  • Sr. Julio Morales Q.

“Martes 8; el Tribunal Electoral del Edo-Méx ratificó triunfo al priista Alfredo del Mazo Maza. El episodio distrajo a EPN, su gabinete y a Eruviel Ávila, quien será relevado por el ganador. En contraste, a un tiempo, en Otzolotepec, a 30 minutos de Toluca, los padres se preparan para sepultar a su hija Jessica, joven doctora desaparecida el viernes en Huixquilucan, hallada el sábado degollada y su rostro sin piel. Reclamaron justicia al Gobernador y otras autoridades. El silencio absoluto fue la única respuesta a sus lágrimas y pena; se ensañaron con Ella. El Edo-Méx es la entidad con mayor índice de violencia de género del país. Las autoridades incumplen el mandato de ser diligentes, profesionales, eficaces en prevenir y sancionar la violencia extrema vs mujeres; son crímenes que agravian a los mexicanos.

La corrupción en ce-re-sos es secreto a voces, víctimas, internos y familiares solo comentan los hechos, pero callan por seguras represalias. Una conocida periodista pagó $300 por entrar a cubrir su trabajo. Abundan las denuncias públicas en Tv y Radio, pero al elefante blanco, único según su reglamento interno, facultado para investigar los hechos, se abstiene. Tortura y maltrato a internas e internos, por celadoras y celadores, se suman a los abusos que, salvo excepciones, son encubiertos. Cosyddhac realiza desde 2015, visitas a los reclusorios del Estado. Bastaba que alguien con la mínima sensibilidad derecho humanista, incursionara en estos espacios y detectara a primera vista las irregularidades graves. El 24 de agosto de 2016, en el Cereso Femenil número uno de Aquiles Serdán, la mujer Indígena de Agua Azul, municipio de Guachochi, actuaba como animalito, asustado por el maltrato de las custodias. Siendo inocente, Carmela Felipa Cruz Aguirre permaneció encarcelada desde el 10 de noviembre de 2014, coacusada con su hija en los hechos del 22 de junio de 2012. No fue milagro que la indígena se abriera a quien le inspiró confianza, con un mínimo gesto de humanidad.

Sin ser psicóloga, notó de inmediato el estrago físico-mental causado en alguien cuyo hábitat natural es el espacio abierto ilimitado. Además, víctima como tantos de su raza en este país, de imputaciones basadas en falsos testimonios, vivió más de dos años en aislamiento y hacinamiento; cohabitó con 2 personas más, en el reducido espacio de 2 x 3 metros; incluido el retrete para necesidades fisiológicas; una plancha de cemento y dos tiras de esponja como dormitorio. Se colaboró con las defensorías de oficio, se asistió puntualmente a distintas audiencias programadas desde 2015 en el Juzgado Mixto de 1ª Instancia de Guachochi, en el de Parral y el local. Se señalaron las distintas violaciones al debido proceso de la imputada; se puntualizó en especial, la no aplicación en tiempo y forma del estudio de personalidad. Ello motivó que el Juez de Parral dictaminara la medida cautelar solicitada en base al Artículo 81 del Código Penal Estatal, paso que, culminó con la libertad definitiva de la inocente.

Desde su detención y encarcelamiento injustos, Carmela Felipa, padeció represalias. Cuando el 10 de noviembre de 2016 recibió la libertad condicional, desde Guachochi se le programó el día 15 inmediato para acudir al juzgado en Guachochi a asentar su huella digital. No obstante caminó de su comunidad a Guachochi, entre 4 y 5 horas un día por semana. La inquebrantable mujer cumplió feliz la condición impuesta. Aunque con ello consumía sus limitadas calorías fruto de su deficiente dieta. Recorrió feliz y libre caminos y veredas naturales inconfundibles. Nunca puso en riesgo la responsabilidad impuesta a Cosyddhac por el Juez de Guachochi, que ni siquiera lo anticipó.

Quedaron al descubierto las malas artes y tretas de que se valen los ministerios públicos que se dicen representantes populares, administradores y promotores de la justicia a favor del pueblo. ¡En particular en este caso, escuché los retos lanzados a colaboradores y defensor, con la frase predominante del pasado sexenio! Simple pero significativa: “Traemos línea” ¿y Ustedes qué? Esto debe desaparecer.