/ miércoles 7 de julio de 2021

Todo el mundo es tu maestro | La familia, el lugar para comenzar a conquistar el mundo

La familia, sin importar de qué tipo, raza, religión, educación, sea, es el lugar para comenzar y terminar. Allí obtenemos nuestros principales conocimientos acerca del amor, y actuar con amor, nos brinda virtudes de muchos tipos como la constancia y disciplina, no significa hacer las cosas de un modo perfecto, pero la familia me permite guiarme con el corazón. Como humanos nos formamos de errores, ni siquiera actitudes de este tipo nos dan la garantía de librarnos de ellos. Tal vez sea parte de nuestra experiencia vital, o de nuestra condición humana el errar. Ni somos perfectos ni tenemos la familia perfecta pero actuar con amor, nos permite despertar nuestro lado espiritual, indispensable para la conquista de uno mismo y a su vez del mundo.

La familia es el lugar idóneo para crear armonía en las propias relaciones. Inspirarnos de entusiasmo y confianza de los que nos rodean. En la familia crece mi propia estima y mi habilidad para hacer que las cosas marchen bien.

Para tener la firmeza de una roca para los demás, necesito pisar un suelo tan firme como el que las relaciones familiares solidas pueden brindar. Para llorar ya sea por enfermedad o cualquier dificultad no hay apoyo más efectivo que el cálido abrazo de un padre. El “tú puedes” de los padres son el primer paso a caminar para conquistar el mundo.

Ahí en familia puedo saber quién soy y qué tengo para dar a los demás. En el amor de familia se forja la disciplina de recargar mis baterías espirituales cada día. Crecemos en el amor y es el que nos hace posible asistir a los demás en sus momentos de necesidad.

Es con el amor que se aprende a gozar del momento presente y dar lo mejor de mí mismo en cualquier situación. Cuando mi energía empieza a agotarse, basta recordar el amor a mi familia y verterlo en lo que haga para sentirme otra vez lleno de energía.

Quien quiera ser alguien importante para si mismo y para su sociedad aquí está un secreto revelado: fortalece tu núcleo familiar. Apóyate y apoya a las personas que tienen el poder del amor para ofrecerte. En la familia se toma fuerza y surgen las semillas de mejores seres humanos que enfrenten las adversidades con coraje y optimismo.

No se precisa ser perfecto, se precisa ser padres que aman, hijos, hijas que aman, hermanos, hermanas que aman.

Ing. Agronomo

La familia, sin importar de qué tipo, raza, religión, educación, sea, es el lugar para comenzar y terminar. Allí obtenemos nuestros principales conocimientos acerca del amor, y actuar con amor, nos brinda virtudes de muchos tipos como la constancia y disciplina, no significa hacer las cosas de un modo perfecto, pero la familia me permite guiarme con el corazón. Como humanos nos formamos de errores, ni siquiera actitudes de este tipo nos dan la garantía de librarnos de ellos. Tal vez sea parte de nuestra experiencia vital, o de nuestra condición humana el errar. Ni somos perfectos ni tenemos la familia perfecta pero actuar con amor, nos permite despertar nuestro lado espiritual, indispensable para la conquista de uno mismo y a su vez del mundo.

La familia es el lugar idóneo para crear armonía en las propias relaciones. Inspirarnos de entusiasmo y confianza de los que nos rodean. En la familia crece mi propia estima y mi habilidad para hacer que las cosas marchen bien.

Para tener la firmeza de una roca para los demás, necesito pisar un suelo tan firme como el que las relaciones familiares solidas pueden brindar. Para llorar ya sea por enfermedad o cualquier dificultad no hay apoyo más efectivo que el cálido abrazo de un padre. El “tú puedes” de los padres son el primer paso a caminar para conquistar el mundo.

Ahí en familia puedo saber quién soy y qué tengo para dar a los demás. En el amor de familia se forja la disciplina de recargar mis baterías espirituales cada día. Crecemos en el amor y es el que nos hace posible asistir a los demás en sus momentos de necesidad.

Es con el amor que se aprende a gozar del momento presente y dar lo mejor de mí mismo en cualquier situación. Cuando mi energía empieza a agotarse, basta recordar el amor a mi familia y verterlo en lo que haga para sentirme otra vez lleno de energía.

Quien quiera ser alguien importante para si mismo y para su sociedad aquí está un secreto revelado: fortalece tu núcleo familiar. Apóyate y apoya a las personas que tienen el poder del amor para ofrecerte. En la familia se toma fuerza y surgen las semillas de mejores seres humanos que enfrenten las adversidades con coraje y optimismo.

No se precisa ser perfecto, se precisa ser padres que aman, hijos, hijas que aman, hermanos, hermanas que aman.

Ing. Agronomo