/ miércoles 16 de junio de 2021

Todo el mundo es tu maestro | El ejemplo de un buen padre, de un buen líder

Hace unos años creía fuertemente en la igualdad de las personas, todos somos iguales como nos han inculcado, ante los ojos de Dios. Y el hecho de que alguien se sienta superior a los demás o inferior, es una evidencia de una actitud equivocada. Sin embargo, definitivamente existen los que son infinitamente superiores en ética, en bondad, en sabiduría. No, no somos iguales, ni tenemos el mismo valor como lo aseguraba hace unos años. Pero si sigo creyendo que las personas soberbias que se creen superiores a los demás, ya sea por su posición económica, por su nacionalidad, por su nivel educativo, tienen grandes problemas éticos y psicológicos que sanar. Los tienen los que se sienten inferiores y permiten el abuso a su persona también. Ciertamente es un error sentirte superior o inferior a otros. Por lo que una cualidad sobresaliente de un buen padre es ser un líder que no se siente superior a sus hijos sino que los guía en el camino del amor. No tienen que ser perfectos para convertirse en un buen ejemplo, puede caer en tentaciones típicas del mundo, pero rectificar y retomar el camino de la justicia y la verdad.

Los padres, cuando son ejemplo de liderazgo, son parte de la construcción de mejores sociedades. Pensemos: ¿por qué existen mejores naciones que otras? Porque hay pueblos que se pueden permitir ciertos lujos por la calidad ética de sus habitantes, varios ejemplos podemos encontrar en países como Japón, Suiza, Alemania. Donde por ejemplo no existe el temor a que sus casas sean robadas porque eso no pasa, así como el que podemos sentir algunos de nosotros que tenemos que cuidarnos en nuestras propias colonias de no ser robados por nuestros vecinos. Y muchos ejemplos más similares a este.

Los buenos ejemplos, ya sean de las naciones o de las personas deben abrirnos nuevos panoramas para ser personas con mayor calidad moral que aporten a la construcción y no a la destrucción del planeta.

Aprovechemos la gran cantidad de buenos ejemplos que tenemos en nuestras familias, en nuestras amistades, en la historia que está llena de ellos. En el árbol genealógico de mi padre está el ejemplo del rey Alfonso X “El Sabio”, no pasó a la historia como El Sabio nada más porque sí. Durante su reinado de 1252 a 1284, más de 700 años, tuvo ideas como la de seleccionar para repoblar castilla, a lo mejor de los judíos, de los musulmanes, de los cristianos, de los persas y tomar a las mejores personas posibles. Después de que la península Ibérica había sido poblada por ladrones, y asesinos desterrados de otras naciones. Dando esperanza y grandeza al reino de España. Interesante dato, sobre todo para entender nuestra identidad mestiza, producto de la conquista de los españoles, pues como mexicanos es común encontrar a nuestros ancestros en el reino de Castilla.

Tenemos que sanar, que aprender, seguir los buenos ejemplos los lideres como Alfonso X “El Sabio” que juntó lo mejor de distintas culturas para formar un reino como un paréntesis de luz en la oscuridad y que entre otras de sus atribuciones fue unificar la lengua española, con la cual hablamos, escribimos y pensamos los mexicanos.

¿Dónde están los lideres que son buenos ejemplos? Parece no podemos encontrarlos en la política, hay que cambiar todo, buscar los buenos ejemplos, el espíritu humano sigue los buenos ejemplos.

Hace unos años creía fuertemente en la igualdad de las personas, todos somos iguales como nos han inculcado, ante los ojos de Dios. Y el hecho de que alguien se sienta superior a los demás o inferior, es una evidencia de una actitud equivocada. Sin embargo, definitivamente existen los que son infinitamente superiores en ética, en bondad, en sabiduría. No, no somos iguales, ni tenemos el mismo valor como lo aseguraba hace unos años. Pero si sigo creyendo que las personas soberbias que se creen superiores a los demás, ya sea por su posición económica, por su nacionalidad, por su nivel educativo, tienen grandes problemas éticos y psicológicos que sanar. Los tienen los que se sienten inferiores y permiten el abuso a su persona también. Ciertamente es un error sentirte superior o inferior a otros. Por lo que una cualidad sobresaliente de un buen padre es ser un líder que no se siente superior a sus hijos sino que los guía en el camino del amor. No tienen que ser perfectos para convertirse en un buen ejemplo, puede caer en tentaciones típicas del mundo, pero rectificar y retomar el camino de la justicia y la verdad.

Los padres, cuando son ejemplo de liderazgo, son parte de la construcción de mejores sociedades. Pensemos: ¿por qué existen mejores naciones que otras? Porque hay pueblos que se pueden permitir ciertos lujos por la calidad ética de sus habitantes, varios ejemplos podemos encontrar en países como Japón, Suiza, Alemania. Donde por ejemplo no existe el temor a que sus casas sean robadas porque eso no pasa, así como el que podemos sentir algunos de nosotros que tenemos que cuidarnos en nuestras propias colonias de no ser robados por nuestros vecinos. Y muchos ejemplos más similares a este.

Los buenos ejemplos, ya sean de las naciones o de las personas deben abrirnos nuevos panoramas para ser personas con mayor calidad moral que aporten a la construcción y no a la destrucción del planeta.

Aprovechemos la gran cantidad de buenos ejemplos que tenemos en nuestras familias, en nuestras amistades, en la historia que está llena de ellos. En el árbol genealógico de mi padre está el ejemplo del rey Alfonso X “El Sabio”, no pasó a la historia como El Sabio nada más porque sí. Durante su reinado de 1252 a 1284, más de 700 años, tuvo ideas como la de seleccionar para repoblar castilla, a lo mejor de los judíos, de los musulmanes, de los cristianos, de los persas y tomar a las mejores personas posibles. Después de que la península Ibérica había sido poblada por ladrones, y asesinos desterrados de otras naciones. Dando esperanza y grandeza al reino de España. Interesante dato, sobre todo para entender nuestra identidad mestiza, producto de la conquista de los españoles, pues como mexicanos es común encontrar a nuestros ancestros en el reino de Castilla.

Tenemos que sanar, que aprender, seguir los buenos ejemplos los lideres como Alfonso X “El Sabio” que juntó lo mejor de distintas culturas para formar un reino como un paréntesis de luz en la oscuridad y que entre otras de sus atribuciones fue unificar la lengua española, con la cual hablamos, escribimos y pensamos los mexicanos.

¿Dónde están los lideres que son buenos ejemplos? Parece no podemos encontrarlos en la política, hay que cambiar todo, buscar los buenos ejemplos, el espíritu humano sigue los buenos ejemplos.