/ martes 2 de marzo de 2021

Tiempos & Espacios | El Cuadrado

Si a usted le gusta caminar, siga leyendo porque habrá de acompañar a Chucho viajar a pie más de 5000 mil kilómetros

Lo abandonaron recién nacido en un templo a cargo de Franciscanos en Saltillo, Coahuila. Corría el año de 1911 en plena vorágine de la revolución mexicana. Junto al bebé, dejaron una nota escrita: - Jesús Valdez Montes-. Durante sus primeros 14 años de vida fue excelentemente formado y educado por los monjes a quienes sinceramente confesó que no se consagraría como fraile, o asistir al seminario. Se despidió agradecido por sus cuidados. Se dirigió a la comarca lagunera donde trabajo por dos años en una empresa que ofrecía atracciones estilo circo. Su paso por Parral fue breve la primera vez, de aquí, se fue a vivir a la ciudad de Chihuahua, donde el Padre Vértiz descubre sus habilidades contratándolo como salvavidas y encargado de las instalaciones de la alberca pública. Su complexión física le hizo acreedor del mote de "El cuadrado". Tiempo después pasaría a conformar el H. Cuerpo de bomberos en esta capital donde destaca por su espíritu de servicio, su valor, y sus habilidades de rescatista. Formó un grupo de Boy Scouts. Su inquietud y carisma lo llevaron a ser actor de cine, locutor, alpinista, acróbata, torero, altruista, rescatista, multi deportista. Caminante, logró la increíble hazaña de caminar desde la CdMx hasta Nueva York, en 1939. “Para esa época eran escasos los Caballeros andantes, sin Rocinantes, sin Sanchos , y sin dulcineas " - Alfredo Uranga López (Su Biógrafo).

Le tomó 90 días en hacer la travesía, rechazó ofrecimientos de avanzarlo en vehículos. Solo él lo logró, dos de sus compañeros que lo seguían al principio desistieron por motivos de salud. Con sencillo atuendo de camisa y pantalón de manta, un morral con dos cambios de ropa y una inseparable agenda, una cobija, sombrero de palma de ala ancha, del que colgaba un letrero en inglés, en cuadro, que le cubría su espalda - " A la Feria Mundial a pie de México a Nueva York". Se gastó 8 pares de calzado - Le atiné Alfredo -. 2 de choclos, 2 de mata víboras, 2 de tenis, 2 de huaraches. Fue recibido el héroe en el pabellón mexicano de la feria de Nueva York. A su paso por las distintas ciudades, pedía a las autoridades le firmasen y sellaran su bitácora, dormía en los cuarteles de bomberos y policía, y a veces a la intemperie. A su regreso en camión a Chihuahua, traía consigo varios reconocimientos así como invitaciones de agrupaciones, clubes, autoridades, y gente importante. Continuó con sus actividades. - Al acampar en las Cumbres de Majalca, aprovechaba la lluvia para gritar con fuerza y desde el picacho más alto: "Que me caiga un rayo". Eso nos atemorizaba y nos demostraba que no le tenía miedo a nada- Contó un amigo. Tiempo después, estando en Parral con el Padre Pelayo para formar un grupo de exploradores, ocurrió la terrible inundación de 1944. Su gran labor de rescate quedó truncada por una descarga eléctrica por cables de alta tensión; su cuerpo fue arrastrado por la corriente, encontrándosele días después, había muerto "Jesús de 33 años”. Fue sepultado con una gran ovación. "Un Héroe entre Nosotros" es la obra de nuestro querido amigo Alfredo Uranga López, a quien agradecemos infinitamente habernos invitado a conocer su libro, y de dónde hemos rescatado estás breves líneas, datos importantes, y fotos - en una de ellas de 1944 aparece la casa de nuestros padres, con severos daños, cercana al puente Calicanto- Gracias también a uds estimados lectores que nos siguen semana a semana. Les recomendamos tener " Un Héroe entre Nosotros". Nos despedimos con una frase de " El cuadrado": - " No importa que tras la gloria esté la muerte ".


Si a usted le gusta caminar, siga leyendo porque habrá de acompañar a Chucho viajar a pie más de 5000 mil kilómetros

Lo abandonaron recién nacido en un templo a cargo de Franciscanos en Saltillo, Coahuila. Corría el año de 1911 en plena vorágine de la revolución mexicana. Junto al bebé, dejaron una nota escrita: - Jesús Valdez Montes-. Durante sus primeros 14 años de vida fue excelentemente formado y educado por los monjes a quienes sinceramente confesó que no se consagraría como fraile, o asistir al seminario. Se despidió agradecido por sus cuidados. Se dirigió a la comarca lagunera donde trabajo por dos años en una empresa que ofrecía atracciones estilo circo. Su paso por Parral fue breve la primera vez, de aquí, se fue a vivir a la ciudad de Chihuahua, donde el Padre Vértiz descubre sus habilidades contratándolo como salvavidas y encargado de las instalaciones de la alberca pública. Su complexión física le hizo acreedor del mote de "El cuadrado". Tiempo después pasaría a conformar el H. Cuerpo de bomberos en esta capital donde destaca por su espíritu de servicio, su valor, y sus habilidades de rescatista. Formó un grupo de Boy Scouts. Su inquietud y carisma lo llevaron a ser actor de cine, locutor, alpinista, acróbata, torero, altruista, rescatista, multi deportista. Caminante, logró la increíble hazaña de caminar desde la CdMx hasta Nueva York, en 1939. “Para esa época eran escasos los Caballeros andantes, sin Rocinantes, sin Sanchos , y sin dulcineas " - Alfredo Uranga López (Su Biógrafo).

Le tomó 90 días en hacer la travesía, rechazó ofrecimientos de avanzarlo en vehículos. Solo él lo logró, dos de sus compañeros que lo seguían al principio desistieron por motivos de salud. Con sencillo atuendo de camisa y pantalón de manta, un morral con dos cambios de ropa y una inseparable agenda, una cobija, sombrero de palma de ala ancha, del que colgaba un letrero en inglés, en cuadro, que le cubría su espalda - " A la Feria Mundial a pie de México a Nueva York". Se gastó 8 pares de calzado - Le atiné Alfredo -. 2 de choclos, 2 de mata víboras, 2 de tenis, 2 de huaraches. Fue recibido el héroe en el pabellón mexicano de la feria de Nueva York. A su paso por las distintas ciudades, pedía a las autoridades le firmasen y sellaran su bitácora, dormía en los cuarteles de bomberos y policía, y a veces a la intemperie. A su regreso en camión a Chihuahua, traía consigo varios reconocimientos así como invitaciones de agrupaciones, clubes, autoridades, y gente importante. Continuó con sus actividades. - Al acampar en las Cumbres de Majalca, aprovechaba la lluvia para gritar con fuerza y desde el picacho más alto: "Que me caiga un rayo". Eso nos atemorizaba y nos demostraba que no le tenía miedo a nada- Contó un amigo. Tiempo después, estando en Parral con el Padre Pelayo para formar un grupo de exploradores, ocurrió la terrible inundación de 1944. Su gran labor de rescate quedó truncada por una descarga eléctrica por cables de alta tensión; su cuerpo fue arrastrado por la corriente, encontrándosele días después, había muerto "Jesús de 33 años”. Fue sepultado con una gran ovación. "Un Héroe entre Nosotros" es la obra de nuestro querido amigo Alfredo Uranga López, a quien agradecemos infinitamente habernos invitado a conocer su libro, y de dónde hemos rescatado estás breves líneas, datos importantes, y fotos - en una de ellas de 1944 aparece la casa de nuestros padres, con severos daños, cercana al puente Calicanto- Gracias también a uds estimados lectores que nos siguen semana a semana. Les recomendamos tener " Un Héroe entre Nosotros". Nos despedimos con una frase de " El cuadrado": - " No importa que tras la gloria esté la muerte ".