/ jueves 30 de junio de 2022

Reflexiones del Profe Guerre | Migración trágica

Por muchos años las sociedades humanas han viajado de un lugar a otro en su búsqueda por lograr mejorar su situación de vida; se migra por problemas políticos, por pensamientos religiosos, por catástrofes climáticas y principalmente por problemas económicos (por hambre), el ser humano aspira casi siempre a vivir mejor; busca trabajo, estabilidad, tranquilidad, bienestar, quiere encontrar la felicidad… Y ¿A dónde va en este eterno caminar? Pues a los lugares donde en las últimas décadas la realidad o la eterna y engañosa publicidad se lo indica.

Ahí tienen el famoso “sueño americano” hay quienes piensan que llegando a GRINGOLANDIA van a tener que conseguir una escoba y un recogedor para juntar los billetes verdes. La realidad es que el trabajo allá es una verdadera “joda”, levantarse a las 5 de la mañana si no es que más temprano, y regresar a la casa a las 9 o 10 de la noche; fines de semana encerrados tomando cheve y como dirían los paisas “mirando movies” , porque muchos de ellos no pueden al menos aspirar a la residencia menos aún a la ciudadanía, deben trabajar con visas falsas convirtiéndose así en esclavos modernos, eso sí, ganan en dólares y desde allá mantienen con esas divisas a sus familias.

La perenne situación que se vive en muchos países pobres de América Latina, ha hecho del problema migratorio ya una epidemia de dimensiones trágicas y a nuestro país le toca cargar con la “sufridera” de resistir por ser el puente y paso obligado de decenas de miles de centroamericanos, sudamericanos, caribeños, africanos y ahora ucranianos que huyen de la guerra para llegar a los Estados Unidos en busca de un futuro mejor.

El lunes 27 de junio, en el Estado de Texas, cerca de San Antonio, fue encontrado un tráiler cerrado en el que según las cuentas, en medio de un calor infernal había ya 50 fallecidos, la mayoría mexicanos, en busca de llegar a colocarse en alguna chamba en USA.

Según las autoridades gabachas “la tragedia fue causada por contrabandistas o traficantes de personas que no tienen en cuenta las vidas que ponen en peligro y los explotan con el único fin de obtener ganancias”. Existe una extensa red de traficantes que de acuerdo a las investigaciones promueven las famosas caravanas, algunas de ellas incluso pagan en dólares a los migrantes líderes para que generen crisis que convenga a sus propios intereses en los países de paso.

Hay también el legítimo deseo de ciudadanos que buscan ir a trabajar y a vivir a los Estados Unidos, porque ya tienen allá a algún familiar o porque en su país no hay oportunidades ni de empleo ni de sobrevivencia. En los próximos días el presidente AMLO se reunirá con Joe Biden y en la agenda bilateral, claro que estará el tema migratorio y la grave situación de la desbocada inflación, que afecta al mundo entero. Si tan sólo se destinará al problema migratorio el 10% de lo que los yanquis le dedican a la guerra “otro gallo nos cantara”. Biden tendrá en sus manos junto con el Congreso gringo, la posibilidad de comprometerse y entregar recursos a Centro y Suramérica para desarrollar programas sociales como Sembrando Vida o Jóvenes Construyendo el Futuro, tienen la posibilidad de ampliar los programas de empleo temporal de manera controlada el ejemplo fue exitoso cuando nuestros padres y nuestros abuelos en medio de la guerra en Europa se fueron de “braceros” solo estableciendo reglas claras además de aplicar sanciones ejemplares a los “polleros” se reducirá y se controlará esta tan desafortunada trágica migración.


Guerrero Rodríguez Villalobos | Profesor Jubilado

Por muchos años las sociedades humanas han viajado de un lugar a otro en su búsqueda por lograr mejorar su situación de vida; se migra por problemas políticos, por pensamientos religiosos, por catástrofes climáticas y principalmente por problemas económicos (por hambre), el ser humano aspira casi siempre a vivir mejor; busca trabajo, estabilidad, tranquilidad, bienestar, quiere encontrar la felicidad… Y ¿A dónde va en este eterno caminar? Pues a los lugares donde en las últimas décadas la realidad o la eterna y engañosa publicidad se lo indica.

Ahí tienen el famoso “sueño americano” hay quienes piensan que llegando a GRINGOLANDIA van a tener que conseguir una escoba y un recogedor para juntar los billetes verdes. La realidad es que el trabajo allá es una verdadera “joda”, levantarse a las 5 de la mañana si no es que más temprano, y regresar a la casa a las 9 o 10 de la noche; fines de semana encerrados tomando cheve y como dirían los paisas “mirando movies” , porque muchos de ellos no pueden al menos aspirar a la residencia menos aún a la ciudadanía, deben trabajar con visas falsas convirtiéndose así en esclavos modernos, eso sí, ganan en dólares y desde allá mantienen con esas divisas a sus familias.

La perenne situación que se vive en muchos países pobres de América Latina, ha hecho del problema migratorio ya una epidemia de dimensiones trágicas y a nuestro país le toca cargar con la “sufridera” de resistir por ser el puente y paso obligado de decenas de miles de centroamericanos, sudamericanos, caribeños, africanos y ahora ucranianos que huyen de la guerra para llegar a los Estados Unidos en busca de un futuro mejor.

El lunes 27 de junio, en el Estado de Texas, cerca de San Antonio, fue encontrado un tráiler cerrado en el que según las cuentas, en medio de un calor infernal había ya 50 fallecidos, la mayoría mexicanos, en busca de llegar a colocarse en alguna chamba en USA.

Según las autoridades gabachas “la tragedia fue causada por contrabandistas o traficantes de personas que no tienen en cuenta las vidas que ponen en peligro y los explotan con el único fin de obtener ganancias”. Existe una extensa red de traficantes que de acuerdo a las investigaciones promueven las famosas caravanas, algunas de ellas incluso pagan en dólares a los migrantes líderes para que generen crisis que convenga a sus propios intereses en los países de paso.

Hay también el legítimo deseo de ciudadanos que buscan ir a trabajar y a vivir a los Estados Unidos, porque ya tienen allá a algún familiar o porque en su país no hay oportunidades ni de empleo ni de sobrevivencia. En los próximos días el presidente AMLO se reunirá con Joe Biden y en la agenda bilateral, claro que estará el tema migratorio y la grave situación de la desbocada inflación, que afecta al mundo entero. Si tan sólo se destinará al problema migratorio el 10% de lo que los yanquis le dedican a la guerra “otro gallo nos cantara”. Biden tendrá en sus manos junto con el Congreso gringo, la posibilidad de comprometerse y entregar recursos a Centro y Suramérica para desarrollar programas sociales como Sembrando Vida o Jóvenes Construyendo el Futuro, tienen la posibilidad de ampliar los programas de empleo temporal de manera controlada el ejemplo fue exitoso cuando nuestros padres y nuestros abuelos en medio de la guerra en Europa se fueron de “braceros” solo estableciendo reglas claras además de aplicar sanciones ejemplares a los “polleros” se reducirá y se controlará esta tan desafortunada trágica migración.


Guerrero Rodríguez Villalobos | Profesor Jubilado