/ viernes 22 de mayo de 2020

Patrullando

FUNCIÓN. - Lenta y reaccionaria, sería la descripción de la actitud oficial de nuestro sistema de Salud. No es propositiva y menos aún innovadora. Reacciona ante hechos consumados y su lentitud es pasmosa. La burocracia ha encontrado su mejor reducto en la lucha contra la pandemia del naciente siglo.

REACCIONES. - ¿QuÉ hay antes de la historia en la que se descubrió que cinco elementos del Ejército destacamentados en esta ciudad, dieron positivo al Covid-19 y otros más estén bajo sospecha?…no se sabe y tampoco se podrá saber con certidumbre.

VARA. - Sin embargo, lo que sí es posible establecer con las evidencias, es que ha pasado desde la confirmación de estos contagios hasta nuestros días y la síntesis es: en el combate hay por lo menos dos varas para dimensionar un mismo problema.

MILITARES. - Tras vencer el típico burocratismo y opacidad militar, finalmente emerge la confirmación de que cinco elementos del 76 Batallón están contagiados del coronavirus. Al interior del ejército hay una movilización para atajar el problema lo antes posible. Los soldados comparten dormitorios, tienen interacción permanente, los contagios son fáciles y riesgosos como una chispa en medio de un pajar.

MATERIA. – Afuera, en la sociedad civil la reacción es distinta. Soldados y civiles están hechos de la misma materia. Son igual de vulnerables al virus. Tienen las mismas interacciones, aunque en entornos diferentes.

REACCIÓN. - Para los soldados hubo medidas preventivas inmediatas; fueron aislados, hay casi una veintena entre contagiados y observación. Se les retiró de los puestos de revisión, ni siquiera fueron sustituidos por otros, simplemente el plan DNIII desapareció de los cercos sanitarios. ¡Excelente, todos salimos ganando!

CERCOS. - La historia para los civiles es diferente. Los empleados municipales, tanto empleados del Municipio como policías preventivos y bomberos, a pesar de haber convivido con los contagiados en un mismo espacio, siguen allí, en el mismo lugar, en las mismas funciones y con más dudas y temores que hace tres días, cuando se confirmó el contagio.

INFORME. - Los civiles del cerco sanitario no fueron ni siquiera informados que sus compañeros de vigilancia, los militares, estaban contagiados. ¡Supieron por los medios de información! Contrasta la actitud oficial con aquel acto protocolario que se armó, en la alcaldía cuando se confirmó que ya teníamos un contagiado. En ceremonia como de bienvenida, estaba el alcalde, también los funcionarios del Sector Salud, pero... cuando los contagios llegaron a casa, no estuvo nadie, ni siquiera el Presidente Municipal que los mandó al campo de batalla del Covid, tampoco los doctos médicos, directores de los centros hospitalarios locales.

DIFERENCIA. - ¿Por qué a los militares si se les aísla y se les aplican pruebas, aunque no presenten síntomas?, ¡Porque tuvieron contacto con los casos que dieron positivo!¡Los otros funcionarios públicos también!

MILICIA. - Si los empleados municipales que están en los cercos, hubieran sido parte de las fuerzas militares, ¿se les hubiera marginado de las pruebas Covid-19? ¿se les hubiera permitido seguir prestando los servicios como si no pasara nada? Un mismo caso, dos varas distintas para medir el problema.


EMPEÑOS.-Contrario a lo que se pudiera pensar, los empeños están siendo recuperados, ya que según manifiestan las personas encargadas de estar prestando ahí sus servicios, quienes acuden han manifestado que “lo que se busca es no tener deudas”.

ALZA.- De esta manera, el número de gente que acude para ir por sus empeños ha ido en aumento, y no han ido a la alza los empeños, como se esperaba debido a la crisis económica que se está presentando al estar varios comercios no esenciales en cierre.

CONTRASTA.- No obstante, lo anterior contrasta con la pérdida de empleos que se ha presentado en lo que es la zona de Parral, e incluso la pérdida que se ha dado de trabajo a nivel estado, debido a esta situación de la pandemia.

ESPERA.- Por lo que ahora se está en la espera de que con el inicio de la nueva normalidad se puedan ir recuperando poco a poco los comercios y que haya nuevamente una reactivación económica importante, recuperándose poco a poco los empleos perdidos.

AISLAMIENTO.- En otro tema, el estar en aislamiento puede ser un factor que provoque ansiedad y depresión, por lo que la primera ha ido en aumento en Parral, en un 12 por ciento, cuando menos así lo señalan las consultas psicológicas que se han presentado.

PERSONA.- Es importante que si vemos a una persona que debido a esta pandemia presenta ansiedad, depresión, se le atienda por parte de un especialista, con el fin de evitar una depresión profunda y con ello posibles prácticas que atenten contra la vida.

FUNCIÓN. - Lenta y reaccionaria, sería la descripción de la actitud oficial de nuestro sistema de Salud. No es propositiva y menos aún innovadora. Reacciona ante hechos consumados y su lentitud es pasmosa. La burocracia ha encontrado su mejor reducto en la lucha contra la pandemia del naciente siglo.

REACCIONES. - ¿QuÉ hay antes de la historia en la que se descubrió que cinco elementos del Ejército destacamentados en esta ciudad, dieron positivo al Covid-19 y otros más estén bajo sospecha?…no se sabe y tampoco se podrá saber con certidumbre.

VARA. - Sin embargo, lo que sí es posible establecer con las evidencias, es que ha pasado desde la confirmación de estos contagios hasta nuestros días y la síntesis es: en el combate hay por lo menos dos varas para dimensionar un mismo problema.

MILITARES. - Tras vencer el típico burocratismo y opacidad militar, finalmente emerge la confirmación de que cinco elementos del 76 Batallón están contagiados del coronavirus. Al interior del ejército hay una movilización para atajar el problema lo antes posible. Los soldados comparten dormitorios, tienen interacción permanente, los contagios son fáciles y riesgosos como una chispa en medio de un pajar.

MATERIA. – Afuera, en la sociedad civil la reacción es distinta. Soldados y civiles están hechos de la misma materia. Son igual de vulnerables al virus. Tienen las mismas interacciones, aunque en entornos diferentes.

REACCIÓN. - Para los soldados hubo medidas preventivas inmediatas; fueron aislados, hay casi una veintena entre contagiados y observación. Se les retiró de los puestos de revisión, ni siquiera fueron sustituidos por otros, simplemente el plan DNIII desapareció de los cercos sanitarios. ¡Excelente, todos salimos ganando!

CERCOS. - La historia para los civiles es diferente. Los empleados municipales, tanto empleados del Municipio como policías preventivos y bomberos, a pesar de haber convivido con los contagiados en un mismo espacio, siguen allí, en el mismo lugar, en las mismas funciones y con más dudas y temores que hace tres días, cuando se confirmó el contagio.

INFORME. - Los civiles del cerco sanitario no fueron ni siquiera informados que sus compañeros de vigilancia, los militares, estaban contagiados. ¡Supieron por los medios de información! Contrasta la actitud oficial con aquel acto protocolario que se armó, en la alcaldía cuando se confirmó que ya teníamos un contagiado. En ceremonia como de bienvenida, estaba el alcalde, también los funcionarios del Sector Salud, pero... cuando los contagios llegaron a casa, no estuvo nadie, ni siquiera el Presidente Municipal que los mandó al campo de batalla del Covid, tampoco los doctos médicos, directores de los centros hospitalarios locales.

DIFERENCIA. - ¿Por qué a los militares si se les aísla y se les aplican pruebas, aunque no presenten síntomas?, ¡Porque tuvieron contacto con los casos que dieron positivo!¡Los otros funcionarios públicos también!

MILICIA. - Si los empleados municipales que están en los cercos, hubieran sido parte de las fuerzas militares, ¿se les hubiera marginado de las pruebas Covid-19? ¿se les hubiera permitido seguir prestando los servicios como si no pasara nada? Un mismo caso, dos varas distintas para medir el problema.


EMPEÑOS.-Contrario a lo que se pudiera pensar, los empeños están siendo recuperados, ya que según manifiestan las personas encargadas de estar prestando ahí sus servicios, quienes acuden han manifestado que “lo que se busca es no tener deudas”.

ALZA.- De esta manera, el número de gente que acude para ir por sus empeños ha ido en aumento, y no han ido a la alza los empeños, como se esperaba debido a la crisis económica que se está presentando al estar varios comercios no esenciales en cierre.

CONTRASTA.- No obstante, lo anterior contrasta con la pérdida de empleos que se ha presentado en lo que es la zona de Parral, e incluso la pérdida que se ha dado de trabajo a nivel estado, debido a esta situación de la pandemia.

ESPERA.- Por lo que ahora se está en la espera de que con el inicio de la nueva normalidad se puedan ir recuperando poco a poco los comercios y que haya nuevamente una reactivación económica importante, recuperándose poco a poco los empleos perdidos.

AISLAMIENTO.- En otro tema, el estar en aislamiento puede ser un factor que provoque ansiedad y depresión, por lo que la primera ha ido en aumento en Parral, en un 12 por ciento, cuando menos así lo señalan las consultas psicológicas que se han presentado.

PERSONA.- Es importante que si vemos a una persona que debido a esta pandemia presenta ansiedad, depresión, se le atienda por parte de un especialista, con el fin de evitar una depresión profunda y con ello posibles prácticas que atenten contra la vida.

lunes 01 de junio de 2020

Patrullando

domingo 31 de mayo de 2020

Patrullando

sábado 30 de mayo de 2020

Patrullando

viernes 29 de mayo de 2020

Patrullando

jueves 28 de mayo de 2020

Patrullando

miércoles 27 de mayo de 2020

Patrullando

martes 26 de mayo de 2020

Patrullando

lunes 25 de mayo de 2020

Patrullando

domingo 24 de mayo de 2020

Patrullando

sábado 23 de mayo de 2020

Patrullando

Cargar Más