/ miércoles 13 de mayo de 2020

Las Felicidades de las Madres

Felicidades a quienes al tirar su panza al mundo regalan a la tierra el invaluable tesoro de unos hijos amados. Es necesario hacer en esta ocasión un reconocimiento a todas las personas que protegen y aman. Madre es aquella que con una pizca de lo que llamamos instinto materno, toma la decisión de cuidar y protege a los suyos. La relación madre e hijo o hija es fascinante desde el punto de vista espiritual y científico.

Hablar de ellas es a la vez simple y complejo. El mundo necesita hijos que nazcan del corazón de la madre. Porque ser madre es más que hacer crecer un bebé en el vientre, es una decisión que alguien toma y que es para siempre. En el primer episodio de la serie bebes de Netflix más de 30 científicos explican la relación de la hormona oxitocina y el amor de las madres por sus hijos. Los científicos observaron Que los niveles de oxitocina de la madre incrementan, durante el embarazo y a medida que establece una relación con su bebé a través de abrazos y besos.

Pero no sólo eso. Los científicos descubrieron otra relación entre la oxitocina, hormona del amor, y la interesante glándula del cerebro llamada amígdala, a la que le debemos el control de nuestras emociones, sentimientos y una personalidad solida. Los niveles de oxitocina en las madres activan la amígdala en el cerebro. Ellos observaron en tomografías que a las madres se les abría un espacio en el cerebro, que ya no se cierra nunca, en la región de la amígdala para estar al pendiente de sus hijos, y despertar con el llanto. La investigación sobre la oxitocina y la amígdala la extendieron a padres homosexuales con hijos ya sea por vientre de alquiler o por adopción que, al tomar la decisión de ser padres, estos hombres al igual que las mujeres subían sus niveles de oxitocina, y en las tomografías computarizadas, los científicos observaron con asombro que la amígdala del cerebro se abría igual que la de las madres. Por lo que concluyeron que ser padres, no es sólo una cuestión biológica, sino que es una decisión que tomamos.

La maternidad es una las labores en donde podemos dimensionar el poder del amor, que impacta en el alma e ilumina el espíritu. La creación se basa en la maternidad, y las sociedades pueden prosperar y ser mejor cada día gracias al amor y la protección maternal.

No tengo la menor duda que el proceso de la creación es un milagro y llevar en el cuerpo una vida es una gran bendición, sin embargo, el camino a la maternidad es el amor. Para ser madre hay que ser amor que da luz infinita en la vida de los hijos.

No quería dejar pasar la oportunidad de felicitar a las mamás.

Felicidades a quienes al tirar su panza al mundo regalan a la tierra el invaluable tesoro de unos hijos amados. Es necesario hacer en esta ocasión un reconocimiento a todas las personas que protegen y aman. Madre es aquella que con una pizca de lo que llamamos instinto materno, toma la decisión de cuidar y protege a los suyos. La relación madre e hijo o hija es fascinante desde el punto de vista espiritual y científico.

Hablar de ellas es a la vez simple y complejo. El mundo necesita hijos que nazcan del corazón de la madre. Porque ser madre es más que hacer crecer un bebé en el vientre, es una decisión que alguien toma y que es para siempre. En el primer episodio de la serie bebes de Netflix más de 30 científicos explican la relación de la hormona oxitocina y el amor de las madres por sus hijos. Los científicos observaron Que los niveles de oxitocina de la madre incrementan, durante el embarazo y a medida que establece una relación con su bebé a través de abrazos y besos.

Pero no sólo eso. Los científicos descubrieron otra relación entre la oxitocina, hormona del amor, y la interesante glándula del cerebro llamada amígdala, a la que le debemos el control de nuestras emociones, sentimientos y una personalidad solida. Los niveles de oxitocina en las madres activan la amígdala en el cerebro. Ellos observaron en tomografías que a las madres se les abría un espacio en el cerebro, que ya no se cierra nunca, en la región de la amígdala para estar al pendiente de sus hijos, y despertar con el llanto. La investigación sobre la oxitocina y la amígdala la extendieron a padres homosexuales con hijos ya sea por vientre de alquiler o por adopción que, al tomar la decisión de ser padres, estos hombres al igual que las mujeres subían sus niveles de oxitocina, y en las tomografías computarizadas, los científicos observaron con asombro que la amígdala del cerebro se abría igual que la de las madres. Por lo que concluyeron que ser padres, no es sólo una cuestión biológica, sino que es una decisión que tomamos.

La maternidad es una las labores en donde podemos dimensionar el poder del amor, que impacta en el alma e ilumina el espíritu. La creación se basa en la maternidad, y las sociedades pueden prosperar y ser mejor cada día gracias al amor y la protección maternal.

No tengo la menor duda que el proceso de la creación es un milagro y llevar en el cuerpo una vida es una gran bendición, sin embargo, el camino a la maternidad es el amor. Para ser madre hay que ser amor que da luz infinita en la vida de los hijos.

No quería dejar pasar la oportunidad de felicitar a las mamás.

martes 28 de julio de 2020

Ciudadanos del Mundo

miércoles 15 de julio de 2020

Cuidado con los memes

miércoles 08 de julio de 2020

Palabras Mágicas

miércoles 01 de julio de 2020

La esperanza como regulador de estrés

miércoles 24 de junio de 2020

Las profecías del fin del mundo

miércoles 17 de junio de 2020

El circuito de la comunicación

miércoles 10 de junio de 2020

¿Cuándo se cumplen los deseos?

Cargar Más