/ miércoles 7 de noviembre de 2018

La Obesidad y sus consecuencias

Estimados lectores, escribo las presentes líneas esperando que se encuentren con salud y bienestar. El día de hoy los invito a reflexionar sobre un tema que cada vez es más frecuente: la obesidad.

La obesidad es un desequilibrio en la salud que genera sobrepeso por la ingesta excesiva de calorías y la ausencia de actividad física o deporte.

Actualmente tenemos que la obesidad es generadora de enfermedades que están afectando gradualmente a la salud con consecuencias como la diabetes, problemas cardiovasculares, algunos tipos de cáncer, baja autoestima, problemas de sexualidad, etc.

Por lo anterior, es muy importante hacer conciencia en una dieta sana en la que se incluya en buena medida frutas y verduras, además del ejercicio.

Tenemos que en 2015, la población mundial afectada por sobrepeso y obesidad era de 2,200 millones de habitantes, o sea el 30% de la población y sigue en aumento constante.

¿Por qué esta situación sigue creciendo? Por la falta de educación en materia de salud y la falta de esfuerzo adicional, para no salir de la zona de confort, por parte de todos los involucrados.

Actualmente, Estados Unidos es el país que ocupa el primer lugar en obesidad con el 38.2%; México el segundo lugar con el 32.4% y Nueva Zelanda, con el 30.7%.

Esto de acuerdo, con información difundida por la Organización Mundial de la Salud y BBC.

Como podemos apreciar, México ocupa un segundo lugar que no es nada bueno ya que tan sólo en la diabetes y obesidad, se estima que en México se gastaron $85,000,000,000.00 (ochenta y cinco mil millones) de pesos ese año, de acuerdo al Instituto Mexicano de la Competitividad, durante 2016.

Cómo podemos apreciar, la obesidad cuesta mucho en dinero, pero sobre todo en salud, pero si tomamos conciencia se puede hacer mucho con el simple hecho de comer sano y hacer ejercicio.

Es necesario un cambio de valores para cuidar lo que es primordial: la salud.

En una sociedad que busca la satisfacción inmediata con el esfuerzo mínimo, pues no cree en la necesidad de invertir en la salud, de cuidarla, y para ello hay que hacer el esfuerzo, como en un negocio, o cualquier cosa o asunto importante hay que invertir tiempo, esfuerzo y dinero.

Pero con todo ello se puede mantener la salud con una actitud de prevención.

Trate de caminar, cuando menos veinte minutos al día, sin agotarse y en su alimentación incluya frutas y verduras frescas.

Recordemos, por nuestro bienestar personal, prevenir es vivir.


Estimados lectores, escribo las presentes líneas esperando que se encuentren con salud y bienestar. El día de hoy los invito a reflexionar sobre un tema que cada vez es más frecuente: la obesidad.

La obesidad es un desequilibrio en la salud que genera sobrepeso por la ingesta excesiva de calorías y la ausencia de actividad física o deporte.

Actualmente tenemos que la obesidad es generadora de enfermedades que están afectando gradualmente a la salud con consecuencias como la diabetes, problemas cardiovasculares, algunos tipos de cáncer, baja autoestima, problemas de sexualidad, etc.

Por lo anterior, es muy importante hacer conciencia en una dieta sana en la que se incluya en buena medida frutas y verduras, además del ejercicio.

Tenemos que en 2015, la población mundial afectada por sobrepeso y obesidad era de 2,200 millones de habitantes, o sea el 30% de la población y sigue en aumento constante.

¿Por qué esta situación sigue creciendo? Por la falta de educación en materia de salud y la falta de esfuerzo adicional, para no salir de la zona de confort, por parte de todos los involucrados.

Actualmente, Estados Unidos es el país que ocupa el primer lugar en obesidad con el 38.2%; México el segundo lugar con el 32.4% y Nueva Zelanda, con el 30.7%.

Esto de acuerdo, con información difundida por la Organización Mundial de la Salud y BBC.

Como podemos apreciar, México ocupa un segundo lugar que no es nada bueno ya que tan sólo en la diabetes y obesidad, se estima que en México se gastaron $85,000,000,000.00 (ochenta y cinco mil millones) de pesos ese año, de acuerdo al Instituto Mexicano de la Competitividad, durante 2016.

Cómo podemos apreciar, la obesidad cuesta mucho en dinero, pero sobre todo en salud, pero si tomamos conciencia se puede hacer mucho con el simple hecho de comer sano y hacer ejercicio.

Es necesario un cambio de valores para cuidar lo que es primordial: la salud.

En una sociedad que busca la satisfacción inmediata con el esfuerzo mínimo, pues no cree en la necesidad de invertir en la salud, de cuidarla, y para ello hay que hacer el esfuerzo, como en un negocio, o cualquier cosa o asunto importante hay que invertir tiempo, esfuerzo y dinero.

Pero con todo ello se puede mantener la salud con una actitud de prevención.

Trate de caminar, cuando menos veinte minutos al día, sin agotarse y en su alimentación incluya frutas y verduras frescas.

Recordemos, por nuestro bienestar personal, prevenir es vivir.