elsoldeparral Administrator

  / jueves 27 de diciembre de 2018

La Circuncisión de Jesús

Por Felix Bueno

En la ley antigua la Circuncisión era un Sacramento y constituía la primera observancia legal que Dios había impuesto al pueblo escogido entre todos como depositario de su Revelación.

Dicho pueblo estaba formado por los descendientes de Abraham, a quien Dios había ordenado la Circuncisión varios siglos antes de confiar a Moisés la Ley del Monte de Sinaí de la tabla de los mandamientos de la ley de Dios.

La Circuncisión tenia dos finalidades, en primer lugar era una marca que distinguia al pueblo escogido del resto de la humanidad, en segundo lugar constituía el sello de la alianza entre Dios y Abraham, por la cual Dios se comprometía a bendecir al patriarca y a su posteridad, y ésta a su vez quedaba obligada por un pacto sagrado a ser el pueblo de Dios y a guardar estrictamente sus leyes, así la Circuncisión era un Sacramento de iniciación en el servicio divino, a la vez que una promesa de creer y obrar de acuerdo con la revelación y los deseos de Dios.

El octavo día de su nacimiento en que Jesús fue Circuncidado nuestro Señor recibió el nombre de Jesús, que significa salvador como lo había ordenado el angel antes de que María concibiera. El Evangelio menciona la razón de ser de dicho nombre “porque va a salvar a su pueblo del pecado.” Jesús iba a redimirnos con los más atroces sufrimientos, humillándose como dice San Pablo, no sólo hasta la muerte sino hasta la muerte en la cruz. Por ello Dios le exaltó y le dio un nombre sobre todo nombre, y al nombre de Jesús se dobla toda rodilla. Con esto concuerda lo que Cristo dijo a sí mismo “me ha sido dado todo el poder en el Cielo y en la Tierra”.

La ley de la Circuncisión estuvo en vigor hasta la muerte de Jesucristo, por ello convenia que nuestro Salvador que había nacido bajo la ley y que había venido para enseñarnos la obediencia de Dios se sometiera a ella para para cumplir toda justicia así Jesús fue “sometido a la ley” es decir, fue circuncidado para redimir a quienes se hallaban bajo el peso de la ley librándonos de esa esclavitud, y para dar libertad a quienes vivian en la servidumbre. El bautismo que Cristo instituyó para reemplazar la Circuncisón nos hace hijos adoptivos de Dios.

Circuncisión: acto de cortar circularmente una porción del prepucio, o cercenar quitar o moderar alguna cosa por excelencia la de Jesucristo.

Por Felix Bueno

En la ley antigua la Circuncisión era un Sacramento y constituía la primera observancia legal que Dios había impuesto al pueblo escogido entre todos como depositario de su Revelación.

Dicho pueblo estaba formado por los descendientes de Abraham, a quien Dios había ordenado la Circuncisión varios siglos antes de confiar a Moisés la Ley del Monte de Sinaí de la tabla de los mandamientos de la ley de Dios.

La Circuncisión tenia dos finalidades, en primer lugar era una marca que distinguia al pueblo escogido del resto de la humanidad, en segundo lugar constituía el sello de la alianza entre Dios y Abraham, por la cual Dios se comprometía a bendecir al patriarca y a su posteridad, y ésta a su vez quedaba obligada por un pacto sagrado a ser el pueblo de Dios y a guardar estrictamente sus leyes, así la Circuncisión era un Sacramento de iniciación en el servicio divino, a la vez que una promesa de creer y obrar de acuerdo con la revelación y los deseos de Dios.

El octavo día de su nacimiento en que Jesús fue Circuncidado nuestro Señor recibió el nombre de Jesús, que significa salvador como lo había ordenado el angel antes de que María concibiera. El Evangelio menciona la razón de ser de dicho nombre “porque va a salvar a su pueblo del pecado.” Jesús iba a redimirnos con los más atroces sufrimientos, humillándose como dice San Pablo, no sólo hasta la muerte sino hasta la muerte en la cruz. Por ello Dios le exaltó y le dio un nombre sobre todo nombre, y al nombre de Jesús se dobla toda rodilla. Con esto concuerda lo que Cristo dijo a sí mismo “me ha sido dado todo el poder en el Cielo y en la Tierra”.

La ley de la Circuncisión estuvo en vigor hasta la muerte de Jesucristo, por ello convenia que nuestro Salvador que había nacido bajo la ley y que había venido para enseñarnos la obediencia de Dios se sometiera a ella para para cumplir toda justicia así Jesús fue “sometido a la ley” es decir, fue circuncidado para redimir a quienes se hallaban bajo el peso de la ley librándonos de esa esclavitud, y para dar libertad a quienes vivian en la servidumbre. El bautismo que Cristo instituyó para reemplazar la Circuncisón nos hace hijos adoptivos de Dios.

Circuncisión: acto de cortar circularmente una porción del prepucio, o cercenar quitar o moderar alguna cosa por excelencia la de Jesucristo.