/ miércoles 6 de marzo de 2019

 El valor de una mujer

La debilidad de una mujer se encuentra sólo en la mente y en el corazón de aquellos y de aquellas que las consideran débiles, por el sólo hecho de ser mujeres. Más allá de ello, el valor de una mujer no está sujeto al punto de vista, el prejuicio o la inten­ción de ninguna persona, sino a la condición de comprender que el valor que merecen como individuos y como personas, se lo dan ellas mismas, su propio valor lo define cada mujer y nadie más.

El valor de una mujer es genuino cuando ella es consciente que no es propiedad de nadie, ni de nada, que no vale más o menos por tener un hombre a su lado o por caminar detrás de él, cuando com­prende que su valor no es convertirse en la sombra de un hijo o de una hija o en el reflejo de un padre o una madre, cuando ella se da cuenta que vale por sí misma y no por la opinión, el deseo o la intención de los demás.

El valor está en su propia condición natural de ser mujer, en la libertad de jugar un rol como hija, como madre, como esposa, pero también como pro­fesionista, como intelectual, artista y como la faceta que sus dones y sus talentos le permitan desarrollar, el valor está en sus sueños, en sus anhelos, en su destreza de visualizarse como una triunfadora, capaz de enfrentar y superar sus propios miedos.

El valor de una mujer está en la capacidad de conocerse a profundidad a sí misma, cuando sabe identificar sus gustos, virtudes, talentos y fortalezas, pero también sus debilidades y áreas de oportunidad, su valor está en su habilidad de confiar en sus recur­sos y capacidades, en su atrevimiento de plantearse metas y no conformarse sólo con migajas que la vida, el destino y las circunstancias les puedan ofrecer.

El valor de una mujer está en su fortaleza física, psicológica e intelectual para desempeñar cualquier actividad, desde el llamado de la naturaleza de ser madre, hasta el más alto puesto ejecutivo de cual­quier organización, su valor está en el respeto que las personas y el entorno le profesan, pero también en el respeto que ella se ofrece a sí misma, a su cuer­po, a sus ideales, sus pensamientos y sus propósitos.

El valor de una mujer está en su belleza, en la sonrisa que se dibuja en su rostro, en la ternura y en la firmeza de su mirada, en las palabras de compren­sión, de ternura y de amor que florecen de sus labios, su valor está en su deseo de quererse y consentirse como el más preciado diamante que irradia un es­pectro de alegría, emanado de la belleza que anida en su corazón.

El valor de una mujer no está sujeto a ninguna edad, si es casada, soltera, viuda o divorciada; tam­poco si es hija, madre o abuela, si es rubia, morena o mulata, si es alta o bajita de estatura; tampoco a sus características, posición social, ideología o su forma de ser o de pensar, lo que sí importa es su propia con­dición de mujer y que, como tal, tiene mucho valor, tanto valor como ella misma considere.

El valor de una mujer no está sujeto a medición, sino a la única condición de admirarse y respetarse, nadie puede dar ni pedir que respeten lo que no se tiene ¡Mujer, valórate!, sólo así aprenderemos a va­lorarte más.

¡Feliz día de la mujer!

leon7dg@hotmail.com

La debilidad de una mujer se encuentra sólo en la mente y en el corazón de aquellos y de aquellas que las consideran débiles, por el sólo hecho de ser mujeres. Más allá de ello, el valor de una mujer no está sujeto al punto de vista, el prejuicio o la inten­ción de ninguna persona, sino a la condición de comprender que el valor que merecen como individuos y como personas, se lo dan ellas mismas, su propio valor lo define cada mujer y nadie más.

El valor de una mujer es genuino cuando ella es consciente que no es propiedad de nadie, ni de nada, que no vale más o menos por tener un hombre a su lado o por caminar detrás de él, cuando com­prende que su valor no es convertirse en la sombra de un hijo o de una hija o en el reflejo de un padre o una madre, cuando ella se da cuenta que vale por sí misma y no por la opinión, el deseo o la intención de los demás.

El valor está en su propia condición natural de ser mujer, en la libertad de jugar un rol como hija, como madre, como esposa, pero también como pro­fesionista, como intelectual, artista y como la faceta que sus dones y sus talentos le permitan desarrollar, el valor está en sus sueños, en sus anhelos, en su destreza de visualizarse como una triunfadora, capaz de enfrentar y superar sus propios miedos.

El valor de una mujer está en la capacidad de conocerse a profundidad a sí misma, cuando sabe identificar sus gustos, virtudes, talentos y fortalezas, pero también sus debilidades y áreas de oportunidad, su valor está en su habilidad de confiar en sus recur­sos y capacidades, en su atrevimiento de plantearse metas y no conformarse sólo con migajas que la vida, el destino y las circunstancias les puedan ofrecer.

El valor de una mujer está en su fortaleza física, psicológica e intelectual para desempeñar cualquier actividad, desde el llamado de la naturaleza de ser madre, hasta el más alto puesto ejecutivo de cual­quier organización, su valor está en el respeto que las personas y el entorno le profesan, pero también en el respeto que ella se ofrece a sí misma, a su cuer­po, a sus ideales, sus pensamientos y sus propósitos.

El valor de una mujer está en su belleza, en la sonrisa que se dibuja en su rostro, en la ternura y en la firmeza de su mirada, en las palabras de compren­sión, de ternura y de amor que florecen de sus labios, su valor está en su deseo de quererse y consentirse como el más preciado diamante que irradia un es­pectro de alegría, emanado de la belleza que anida en su corazón.

El valor de una mujer no está sujeto a ninguna edad, si es casada, soltera, viuda o divorciada; tam­poco si es hija, madre o abuela, si es rubia, morena o mulata, si es alta o bajita de estatura; tampoco a sus características, posición social, ideología o su forma de ser o de pensar, lo que sí importa es su propia con­dición de mujer y que, como tal, tiene mucho valor, tanto valor como ella misma considere.

El valor de una mujer no está sujeto a medición, sino a la única condición de admirarse y respetarse, nadie puede dar ni pedir que respeten lo que no se tiene ¡Mujer, valórate!, sólo así aprenderemos a va­lorarte más.

¡Feliz día de la mujer!

leon7dg@hotmail.com

miércoles 20 de marzo de 2019

Día Mundial de la Poesía

miércoles 06 de marzo de 2019

 El valor de una mujer

miércoles 27 de febrero de 2019

¿Cuánto me quiero?

miércoles 20 de febrero de 2019

NOCHE DE SAX

miércoles 13 de febrero de 2019

Se hizo viejo el amor

miércoles 06 de febrero de 2019

Asombro y amor

miércoles 30 de enero de 2019

Ni una gota más…

jueves 24 de enero de 2019

El municipio libre

miércoles 16 de enero de 2019

Programas sociales

miércoles 09 de enero de 2019

Enfermera por 25 años

Cargar Más