/ sábado 13 de julio de 2019

Arraigados y Edificados en Cristo

Dice en Colosenses 2:6 “Por eso , de la manera que recibieron a Cristo Jesús como Señor, vivan ahora en Él, arraigados y edificados en él, confirmados en la fe como se les enseñó, y llenos de gratitud”.

¿De qué sirve estudiar una carrera si finalmente se dedica a otra cosa? ¿De qué sirve prepararte para un maratón si no lo corre? De la misma manera no sirve de nada llenarnos de sabiduría y conocimiento de Cristo si no vivimos en Él y no somos edificado en Él. Todo ese aprendizaje debe ser trasladado a la acción, al cambio, a la transformación de la vida.

Vivir en Cristo, arraigado y edificado en Él, significa morir a uno mismo, a sus deseos a sus ideas y poner primero las Suyas por encima de las de uno. ¿Difícil? Mucho. Pero solamente de esta manera podemos darnos cuenta de lo que una relación con Dios significa. A través de la entrega a Él, podemos darnos cuenta del amor tan grande que tiene para nosotros.

Vivir arraigado y entregado a Cristo necesita de mucho valor, de mucho coraje y decisión. Es buscar a Cristo y apegarse a sus mandamientos. La vida va cambiando conforme Él instruye. Creo que los tiempos que nos ha tocado vivir es tiempo de menos rencor y perdonar más, odiar menos y amar más, ser menos egoístas y compartir más, deja de pensar en solo en uno mismo y pensar más en los demás. Esto es lo que hizo Jesús. Nos amó, nos perdonó, nos enseñó y entregó su vida por nosotros. Hagamos lo mismo. No estudiemos carreras en teología y nos llenemos de doctrinas sin permitir que Cristo realmente reine nuestras vidas. No dejemos de trabajar para el Señor por pensar que no tenemos el conocimiento suficiente. El Señor Jesús nos enseña que cuando visitamos al enfermo, al que está en la cárcel y damos de comer al hambriento y de beber al sediento y vestido al que está desnudo, en realdad se lo hacemos a Él. Entregue su vida a Él; viva en Él; arráiguese en Él y crezca en Él, y no deje de vivir agradecido de todas sus bendiciones. Eso, mi estimado amigo, es estar realmente cimentados y arraigados en Él.

Por tanto, de la manera que habéis recibido al Señor Jesucristo andad en Él” Andad o caminar en Él, es usada para referirse a la manera que uno lleva su vida. Por ejemplo: Enoc y Noé caminaban con Dios (Génesis 5:22, 24; 6:9). Dios le dijo a Abraham, “anda delante de mí, y sé perfecto” (Génesis 17:1). El Salmista dijo, “Bienaventurado el varón que no anduvo en consejo de malos, ni estuvo en camino de pecadores” (Salmo 1:1). Dios juzgó a los israelitas por no caminar según sus estatutos – por no guardar sus leyes (Ezequiel 5:6-8).

Ahora la palabra de Dios nos dice a estos que caminemos en Cristo, que nos unamos a Él, que vivan como Cristo quiere que vivamos, que sigan sus pasos, sus enseñanzas. Es correcto hacerlo porque eso es lo que le agrada a Dios.

El versículo añade “arraigados” Así como las plantas dependen de sus raíces para su nutrición y sostenimiento. Las raíces pueden estar bajo tierra, invisibles para el simple observador, pero son esenciales para el bienestar de la planta. Pero mucho también depende de la tierra en que las raíces están plantadas. Si la tierra tiene humedad y nutrientes, las raíces los extraen para alimentar la planta para que la planta pueda prosperar. Sin embargo, si la tierra no contiene humedad o nutrientes, las raíces quedan desamparadas incapaces de sostener la vida de la planta y la planta muere.

La palabra de Dios nos enseña que debemos preocuparnos por la tierra espiritual en la que nuestras raíces están plantadas. Es decir, que deben estar arraigadas a Cristo, cuyos recursos espirituales son literalmente infinitos. Pasen tiempos buenos o malos, siempre nos podremos apoyar en sus raíces porque estaremos firmemente plantadas en Cristo.

Estando edificados en Cristo, entonces podremos dejar a un lado nuestros deseos e ideas que muchas veces son egoístas y viviremos para Cristo, y pensaremos más en los demás. Entonces tendremos un mundo mejor.

Estimado lector crea en Dios, sea feliz en este mundo y un día vaya al cielo.


Dice en Colosenses 2:6 “Por eso , de la manera que recibieron a Cristo Jesús como Señor, vivan ahora en Él, arraigados y edificados en él, confirmados en la fe como se les enseñó, y llenos de gratitud”.

¿De qué sirve estudiar una carrera si finalmente se dedica a otra cosa? ¿De qué sirve prepararte para un maratón si no lo corre? De la misma manera no sirve de nada llenarnos de sabiduría y conocimiento de Cristo si no vivimos en Él y no somos edificado en Él. Todo ese aprendizaje debe ser trasladado a la acción, al cambio, a la transformación de la vida.

Vivir en Cristo, arraigado y edificado en Él, significa morir a uno mismo, a sus deseos a sus ideas y poner primero las Suyas por encima de las de uno. ¿Difícil? Mucho. Pero solamente de esta manera podemos darnos cuenta de lo que una relación con Dios significa. A través de la entrega a Él, podemos darnos cuenta del amor tan grande que tiene para nosotros.

Vivir arraigado y entregado a Cristo necesita de mucho valor, de mucho coraje y decisión. Es buscar a Cristo y apegarse a sus mandamientos. La vida va cambiando conforme Él instruye. Creo que los tiempos que nos ha tocado vivir es tiempo de menos rencor y perdonar más, odiar menos y amar más, ser menos egoístas y compartir más, deja de pensar en solo en uno mismo y pensar más en los demás. Esto es lo que hizo Jesús. Nos amó, nos perdonó, nos enseñó y entregó su vida por nosotros. Hagamos lo mismo. No estudiemos carreras en teología y nos llenemos de doctrinas sin permitir que Cristo realmente reine nuestras vidas. No dejemos de trabajar para el Señor por pensar que no tenemos el conocimiento suficiente. El Señor Jesús nos enseña que cuando visitamos al enfermo, al que está en la cárcel y damos de comer al hambriento y de beber al sediento y vestido al que está desnudo, en realdad se lo hacemos a Él. Entregue su vida a Él; viva en Él; arráiguese en Él y crezca en Él, y no deje de vivir agradecido de todas sus bendiciones. Eso, mi estimado amigo, es estar realmente cimentados y arraigados en Él.

Por tanto, de la manera que habéis recibido al Señor Jesucristo andad en Él” Andad o caminar en Él, es usada para referirse a la manera que uno lleva su vida. Por ejemplo: Enoc y Noé caminaban con Dios (Génesis 5:22, 24; 6:9). Dios le dijo a Abraham, “anda delante de mí, y sé perfecto” (Génesis 17:1). El Salmista dijo, “Bienaventurado el varón que no anduvo en consejo de malos, ni estuvo en camino de pecadores” (Salmo 1:1). Dios juzgó a los israelitas por no caminar según sus estatutos – por no guardar sus leyes (Ezequiel 5:6-8).

Ahora la palabra de Dios nos dice a estos que caminemos en Cristo, que nos unamos a Él, que vivan como Cristo quiere que vivamos, que sigan sus pasos, sus enseñanzas. Es correcto hacerlo porque eso es lo que le agrada a Dios.

El versículo añade “arraigados” Así como las plantas dependen de sus raíces para su nutrición y sostenimiento. Las raíces pueden estar bajo tierra, invisibles para el simple observador, pero son esenciales para el bienestar de la planta. Pero mucho también depende de la tierra en que las raíces están plantadas. Si la tierra tiene humedad y nutrientes, las raíces los extraen para alimentar la planta para que la planta pueda prosperar. Sin embargo, si la tierra no contiene humedad o nutrientes, las raíces quedan desamparadas incapaces de sostener la vida de la planta y la planta muere.

La palabra de Dios nos enseña que debemos preocuparnos por la tierra espiritual en la que nuestras raíces están plantadas. Es decir, que deben estar arraigadas a Cristo, cuyos recursos espirituales son literalmente infinitos. Pasen tiempos buenos o malos, siempre nos podremos apoyar en sus raíces porque estaremos firmemente plantadas en Cristo.

Estando edificados en Cristo, entonces podremos dejar a un lado nuestros deseos e ideas que muchas veces son egoístas y viviremos para Cristo, y pensaremos más en los demás. Entonces tendremos un mundo mejor.

Estimado lector crea en Dios, sea feliz en este mundo y un día vaya al cielo.


sábado 20 de julio de 2019

El Suicidio ¿Qué Hacer?

sábado 13 de julio de 2019

Arraigados y Edificados en Cristo

sábado 06 de julio de 2019

A Los Que Aman a Dios

sábado 29 de junio de 2019

Nunca es Tarde

sábado 22 de junio de 2019

Con la Mirada en Dios

sábado 15 de junio de 2019

El Reino de Dios y la Familia

sábado 08 de junio de 2019

Que Se Abran Los Cielos

sábado 01 de junio de 2019

Él Es La Puerta

sábado 18 de mayo de 2019

¿Qué aroma despedimos?

domingo 12 de mayo de 2019

Dios Lo Llena Todo

Cargar Más